Solipsismo: Relatividad dimensional para cada ser vivo

A veces cada uno de nosotros se pregunta cosas como: ¿por qué esto sólo me pasa a mí? ¿Por qué algo tan fácil para muchos a mí se me hace tan difícil? ¿Por qué X persona me detesta tanto si yo nunca le he hecho nada? A veces se ha dado casos como que una persona es simpática contigo y de repente, por motivos desconocidos, te trata de manera diferente. Pueden suceder cosas como que alguien les contó un chisme sobre un suceso negativo del pasado, o incluso totalmente falso, y la persona lo creyó y por eso cambió. Pueden haber muchas otras explicaciones, pero no significa que uno no se tienta a pensar que sencillamente la persona cambió y uno no sabe por qué.

De la misma manera vemos como la vida es aleatoria: a muchos les toca la fortuna de hacer dinero o tener recursos por mera suerte. Un ejemplo es Justin Bieber, el famoso cantante canadiense amado por muchos y odiado por otros. El hombre se hizo famoso por vía de YouTube, cuando fue visto por alguien que se interesó en desarrollar una carrera de música para él. Pero muchos otros también hacen videos, a veces con el mismo esmero y hasta más, pero no pasan de ser personas desconocidas que apenas reciben comentarios. ¿Cuál es el motivo detrás de la suerte de muchos? ¿Por qué hay gente que no logra sus objetivos cuando tienen las mismas herramientas y habilidades que otros que terminan siendo conocidos por millones de personas?

Vamos entonces al tema de los universos paralelos del cual he estado hablando en los últimos meses. Recordemos que es solo una teoría, pero que es cuánticamente posible y mucho más lógica que teorías como la existencia de dioses mitológicos que son, al momento, las preferidas por la masa de la gente en gran parte del planeta. Si existe una cantidad infinita- o casi infinita- de versiones de cada uno de otros en cada universo paralelo, ¿qué quita que lo que percibimos en nuestra mente es solo producto de un solo universo diseñado para nosotros? A lo que me refiero con esto es que, por ejemplo, tú hablas con otra persona- llamémosle Carlos- y lo lógico es pensar que ambos coinciden en este universo porque pueden comunicarse. Sin embargo, bajo la teoría del solipsismo, tú y Carlos realmente viven en dimensiones paralelas diferentes: en el tuyo hablas con Carlos, pero en el de Carlos puede estar pasando otra cosa, incluyendo algo que no te incluye porque a lo mejor ni sabe quien eres. Recordemos que en algunos universos paralelos tú no existes, al menos como ser humano o incluso un ser vivo, lo mismo Carlos.

El solipsismo es una filosofía en sí, por su propia descripción, deprimente. Pensar que todo lo que vives es producto de tu percepción y que nada de lo que vives es realmente uniforme con los demás puede provocar una mentalidad depresiva, por lo que naturalmente no es una filosofía aceptada por casi nadie. Desgraciadamente, no es algo que pueda descartarse científicamente- aunque estoy seguro que si algún día se llegase a probar que cada persona vive realmente en su propia dimensión sería algo que no saldría a la luz para evitar una depresión masiva. Como seres sociales la mayoría vive buscando la aceptación de los demás, por lo que pensar que esa aceptación es en realidad falsa porque todo lo que se vive es solo producto de la percepción individual y no es algo absoluto, puede ser funesto y triste. Pero ya sabemos que el cosmos es de por sí, caótico y aleatorio. Personas mueren más jóvenes que otras, a veces en circunstancias que van desde absurdas hasta perturbadoras, y suceden tantas cosas negativas que no podemos controlar que no sería extraño que resultara cierto que cada ser vivo vive una dimensión específica y no que todos viven en la misma y la perciben de la misma manera.

La realidad es que esto es sólo una teoría y por lo tanto no hay evidencia de que ciertamente vivamos cada uno en su propio mundo y que todo lo que vemos y sentimos es independiente de lo que vive otra persona. Pero aún si fuese cierto, aunque sea todo “ilusorio” es lo que vivimos y hay que aprovecharlo como si fuera absolutamente real.

Cielo/infierno vs. dimensiones paralelas

En nuestra sociedad influenciada por la religión, la inmensa mayoría de las personas creen que al morir iremos al cielo o al infierno (en el catolicismo también está el purgatorio, un lugar un poco más suave que el infierno). La realidad es que no hay elementos en la ciencia, ni a nivel físico ni a nivel cuántico, que puedan proveer evidencia de que esto sea cierto. Los creyentes de esto entonces lo creen por fe.

Naturalmente debido a cómo es nuestro mundo, todos quisiéramos que los malos paguen por sus malas acciones y los buenos sean recompensados. La creencia en estos lugares, por ahora los cuales se pueden considerar ficticios, provee alguna esperanza de justicia para las personas para evitar caer en la depresión si aceptaran que lamentablemente todo es aleatorio y no existe tal cosa como recompensa divina o castigo eterno. Cuando morimos, nuestro cuerpo deja de funcionar y nuestra conciencia ya no trabaja más en la realidad 4D. Si nuestro cerebro y todo lo que tiene (las neuronas, neurotransmisores, etc.) se convierte en energía, esta sin embargo, podría transformarse y transportarse, reteniendo memorias o fragmentos de éstas a través de las cuatro dimensiones conocidas así como quizá, otras que no percibimos.

Al igual que el cielo/infierno, los universos paralelos no cuentan con evidencia física, sin embargo la última cuenta con teorías cuánticas razonables. Ya en otros artículos he descrito el concepto de los universos paralelos e incluso hablé sobre como se puede relacionar estos, potencialmente, con el antes de la concepción y después de morir. Sin embargo resumiendo, yo creo que cuando morimos, inmediatamente sentiremos vida de nuevo a través de un nuevo ser; no vamos a retener las memorias completas de la vida que tenemos, sino que seremos un ser 100% nuevo, aunque sí tendremos fragmentos de memorias de vidas pasadas o alternas que se manifestarían en sueños y déjà vu. También esa vida no tiene que limitarse a nacer en el futuro, sino también en el mismo tiempo que estamos vivos ahora, en el pasado, o en un universo paralelo. Y tampoco necesariamente seremos humanos en una “próxima vida”. Esto es científicamente mucho más sensato que la creencia en un cielo o infierno, aunque no sea lo que uno necesariamente desee porque no dabemos que nos tocaría ser- si alguien mejor, o si alguien peor.

Para más sobre este tema vean mis pasadas entradas sobre el tema de los universos paralelos. 

El multiverso y la imaginación

Hace un tiempo atrás había escrito sobre el tema de los universos paralelos y de la posibilidad de que la imaginación humana pudiera, básicamente, componerse de fragmentos de memorias o conceptos de ideas de cosas que aunque muchas no sean posibles en nuestro universo, sí lo pueden ser en otros universos. En este artículo abundaré un poco más al respecto usando ejemplos. Antes de seguir quiero enfocarme en que lo siguiente no es una teoría científica pensada sino solamente una posibilidad dado que nuestro entorno cósmico es un misterio.

¿Qué es la imaginación?

Desde que empezamos a registrar memorias, los humanos tenemos la habilidad de imaginar cosas. Especialmente los niños, imaginamos a veces cosas que no son posibles bajo las leyes físicas que conocemos. Ejemplos: imaginamos que el agua se convierte en algún otro líquido, pensamos en humanos que pueden volar por su cuenta, animales que hablan y sienten como la raza humana, objetos que desaparecen y aparecen sin que haya explicación lógica posible. Podemos, entonces, definir la lógica como aquello que se mantiene estrictamente bajo los parámetros de las leyes físicas de nuestro universo observable. Por supuesto, podemos imaginar cosas posibles, como por ejemplo- viajar a algún país que no hemos ido, visualizarse como padres, ganar un premio y otros. Por lo tanto, tenemos la habilidad de imaginar situaciones reales y situaciones fantasiosas. Las fantasías son aquellas situaciones que no obedecen la lógica. Los primeros ejemplos mencionados en este párrafo son ejemplos de fantasías.

¿Es la fantasía posible fuera de nuestra realidad 4D?

Nuestra realidad 4D (las tres dimensiones del espacio y la dimensión del tiempo) está regida estrictivamente por leyes físicas, muchas las cuales aún no conocemos a cabalidad, pero otras que las conocemos bien y no pueden ser alteradas en nuestro universo. Por tanto, la fantasía por definición no es posible en nuestro universo. Pero las leyes físicas solamente aplican en nuestro universo. Hasta el momento, el punto más pasado al que podemos llegar es al inicio de nuestro universo observable: la singularidad que dio lugar al Big Bang. Sabemos que la lógica indica que no puede formarse algo de una nada absoluta. Hay tres teorías comunes para explicar el orgien del universo observable: una singularidad que nunca tuvo inicio, la creación (la más aceptada por la mayoría de la gente) y el multiverso (preferida en ciertas comunidades científicas). Asumamos que la tercera fuese la correcta. Pensemos un momento que el mundo científico descubre que nuestro universo no es el único y que en efecto, hay una cantidad de universos donde se dan todos los arreglos de partículas fundamentales posibles. Pensemos un momento en eso que acabo de mencionar: todos los arreglos de partículas fundamentales. Eso significa que en todos los universos que existen, por lo menos en alguno o algunos, todo lo que imaginamos es posible. Todo.

Si el multiverso contiene una cantidad indefinida de universos, donde en cada uno se dan elementos diferentes, entonces en algunos van a haber versiones alternas de cada partícula de nuestro universo. Y cuando digo partículas obviamente esto incluye combinaciones de éstas, en otras palabras- seres vivos y materia inanimada. En algunos de estos universos podrán tener características imposibles en nuestro universo, así como seguramente en el nuestro hacemos cosas que no pueden en otros universos. Ejemplo: en algún universo paralelo ocurre que los humanos se comportan como reptiles y los cocodrilos son la especie dominante, que funda civilizaciones, hablan y desarrollan la ciencia. En otros universos, los humanos vuelan. En otros, respiran bajo el agua, o viven debajo del agua; en otros universos, la Tierra no existe. La combinación de partículas es infinita y todo lo que imaginamos es posible.

En conclusión, si esto llegara a ser cierto, podemos decir que el humano no es capaz de crear algo de la nada; todo lo que imagina está basado en ideas y memorias que van más allá de las cuatro dimensiones conocidas. Es posible que cosas como la materia oscura, los neutrinos, etc. lleven consigo algo que cuando hacemos contacto con ellos nos den la habilidad de imaginar de todo, pero por alguna razón sabemos que nuestra mente tiene unos límites. Si la materia oscura tiene algo ue ver con contactos entre universos paralelos podemos partir de una teoría en la que todo lo que hacemos e imaginamos se mantiene dentro de leyes multiversales.

El dios del protestantismo moderno: ¿un ser de amor o un monstruo?

Sabemos que el dios cristiano en términos generales, para todos los cristianos, es el mismo: el creador del universo, el cosmos y todo lo que nos rodea y según la mitología que la define, Jesús es su encarnación en la Tierra. Si nos preguntamos por qué en un cosmos tan inmensamente grande su creador escogió a un punto azul pálido como le llamó Carl Sagan a nuestro planeta considerando la perspectiva del tamaño del cosmos, y que no tan solo eso sino que de todos los seres vivos que hay solo los humanos (y para variar, solo algunos, poco menos de una cuarta parte de ellos) lo creen así, la respuesta apunta fuertemente a que el cristianismo, al igual que el Islam y otras religiones y filosofías, son solo inventos humanos que han tenido propósitos diferentes a través de los siglos. Hoy día el cristianismo se encuentra seriamente fragmentado, al punto que no todos los cristianos se ponen de acuerdo en su interpretación de su figura divina. En este artículo me quiero concentrar en la división del protestantismo, especialmente enfocado en el tiempo moderno.

Sabemos que el protestantismo se originó de la oposición a las posturas de la Iglesia Católica, llamada también Universal, en tiempos donde sabemos regulaba totalmente la política de los países que practicaban la religión. Hoy día en muchos de nuestros países donde (se supone que) prevalece el laicismo, el protestantismo ha tomado un tono que varía entre lo moderado y lo rígido, dependiendo de las denominaciones.

Hay grupos protestantes no denominacionales que prefieren ser llamados solamente cristianos. Pero hay una serie de criterios que determinan si un grupo cristiano es moderado o rígido, tomando el término fundamentalista como sinónimo de rígido a partir de ahora: su capacidad de flexibilidad ante los estatutos establecidos por los principales líderes de los grupos, así como del libro sagrado, la Biblia.

Los metodistas son uno de los grupos protestantes más flexibles, en algunos casos permitiendo las celebraciones de matrimonios entre personas del mismo sexo. Aunque nunca he visitado una iglesia metodista, por lo que he podido saber es un grupo bastante abierto de mente, aunque limitados en el ámbito de la ciencia pues al igual que los demás grupos cristianos, creen en Jehová como la base en la cual se fundó el cosmos. Los pentecostales y evangélicos por otro lado forman la ala más rígida, al punto que forman grupos de discriminación en contra de comunidades como la lesbiana, bisexual, gay y transgénero, así como oposiciones bien fuertes en contra del aborto, la legalización de la marihuana y la eutanasia, y sus cultos en algunos casos son muy ruidosos. Son estos los grupos que suelen ser también los más prejuiciados, los que menos toleran la diferencia de opiniones y también donde hay más personas falsas, hipócritas y mentalmente enfermas.

Es común ver en los sectores fundamentalistas las personas más antipáticas y antisociales, algunos con pasados oscuros y muchos viviendo una doble vida; simulando una vida espiritual “llena” mientras que fuera de la iglesia maltratan a sus hijos, engañan a sus parejas, cometen delitos, infrigen la ley y actúan como si tuvieran total libertad de hacer lo que quieran. Algunos se hacen pasar como los “convertidos” para aparentar que quienes fueron antes ya no lo son, pero sus actitudes delatan que realmente no cambian.

No es de extrañar que en las filas del protestantismo hayan líderes multimillonarios, o por lo menos que no tienen problemas económicos en lo más mínimo, gozan de estilos de vida lujosos, viajan por todo el mundo y todo a costa de la ingenuidad, la necesidad de aliento espiritual y la baja autoestima de miles de creyentes que no son capaces de cuestionar si lo que siguen tiene sentido. Es común ver en foros de Facebook a creyentes actuar de manera extremadamente hostil, a veces incluso amenazando a quienes no estén de acuerdo con ellos. Lo que lleva a la pregunta, ¿qué clase de Dios siguen estas personas?

Echando una mirada a comentarios diferentes foros donde participan los fundamentalistas, las características del dios al que siguen son unas de un dios intolerante, contradictorio, con ganas de hacer daño, vengativo e injusto. En noticias sobre homosexuales, como por ejemplo Ricky Martin, Kany García o Ellen DeGeneres, o de ateos como Stephen Hawking, Rickard Dawkins o Seth MacFarlane, o incluso de personas con otras creencias como los católicos o gente con posturas neutrales, estas personas se refieren a ellos como “agentes del enemigo”, “personas que necesitan salvación” o “seguidores de falsas doctrinas”, como quien dice, la doctrina fundamentalista es la única correcta. La misma que siguen personas que juzgan, ofenden y tratan de menos a otros. En Estados Unidos podemos añadir que muchos de estos fundamentalistas son precisamente personas con altos niveles de racismo y que se alínean con grupos políticos que promueven la discriminación. 

El enfoque del dios cristiano en el fundamentalismo es el de un carácter colérico y sediento de sangre, sufrimiento y dolor. Amenazas como “si sigues como vas terminarás en el infierno”, “si haces esto vas al infierno y allí sufrirás por toda la eternidad” y expresiones que aluden a la venganza y a ver a otros en situaciones extremadamente negativas solo por no seguir el estilo de vida que ellos entienden es el correcto son comunes en los círculos del fundamentalismo. El dios que ellos siguen es en realidad un monstruo, y eso nos pone a pensar si eso es la proyección de lo que ellos son como individuos.

¿Por qué son así? ¿Son los fundamentalistas personas malas de conciencia? Puede tentar a uno a pensar que la naturaleza de los fundamentalistas es de gente mala que tratan de establecer un orden que resulte atractiva, pero la realidad es que hoy día la mayor parte del fundamentalismo es heredado o indoctrinado (o ambos). Personas con pobre criterio propio, bajo intelecto, problemas severos o algún tipo de problema en general son presa fácil para los farsantes y charlatanes que introducen religión usando el lenguaje del miedo y del terror. Por ende, quienes no se educan, solo ven programas de chisme y farándula en la televisión, no leen, no salen de sus entornos, no usan el internet excepto para usar Facebook, consumir pornografía o navegar por lugares donde se alimenta el morbo, eventualmente son víctimas de las corrientes fundamentalistas que los enredan y hacen que se vayan de un extremo malo al otro. No es que sean así por alguna naturaleza malévola- los que sí tienen una naturaleza malévola son aquellos que son capaces de mentir con tal de obtener beneficios financieros o personales. Los líderes de los grupos religiosos más intolerantes son generalmente personas con agendas escondidas, muchos los cuales ni siquiera creen en religiones y solo las usan para coger a las personas con problemas de tontos. No quepa duda que el sector fundamentalista, el cual hoy día se alínea en el cristianismo hacia la rama protestante, es la más nociva y dañina para una sociedad que poco a poco empieza a abrirse paso al conocimiento y al intelecto.

La situación actual de Puerto Rico: Sobre la junta de control fiscal y el futuro socioeconómico de Puerto Rico

Puerto Rico vive en estos momentos en uno de los períodos más difíciles de su historia, si se habla de la situación fiscal. Luego de casi cinco décadas de mala administración, la economía está viendo un deterioro sin precedentes y es tiempo en el que Puerto Rico debe definir su futuro. En este artículo voy a exponer mi punto de vista personal basado en observación, datos y expectativas sobre lo que conlleva rescatar la isla de un colapso irreversible.

1. Status político

Puerto Rico lleva cerca de 65 años con el estatus de ‘Estado Libre Asociado’. Este status originalmente se diseñó como un proceso transitorio entre un tiempo donde Puerto Rico contaba con una economía pobre hacia una economía competitiva. Desde 1962 hasta mediados de los ’80’s, Puerto Rico contaba con una economía relativamente robusta y pocas personas se veían obligadas a emigrar a otros países, especialmente a los Estados Unidos continentales. Las industrias estaban en crecimiento, y se veía progreso en muchos campos como la salud, la transportación, y la investigación. Con el plan 936, la economía gozaba de unos incentivos que ayudaron a muchos pueblos a progresar a nivel de toda la isla y no solo el área metropolitana de San Juan, que es la que hoy días apenas logra exhibir algo de progreso en comparación al resto de la isla.

El Estado Libre Asociado, lamentablemente, vio al mismo tiempo un crecimiento económico en el gobierno, lo cual obviamente, tentó a la malversación de fondos, a los contratos por amiguismo y politico-partidismo, y a la corrupción en general. Durante el gobierno de Pedro Rosselló, en el empeño testarudo del Partido Nuevo Progresista (PNP) de obtener la estadidad, Romero y Bill Clinton acordaron la finalización de lo incentivos del programa 936, que vería sus últimos beneficios a mediados de lo 2000’s

Durante el poco tiempo de vida que le quedaba al programa, todos los gobiernos- el del PNP y el del Partido Popular Democrático (PPD) siguieron con el despilfarro de fondos por parte del gobierno federal y de las contribuciones del pueblo que causaron que en el 2006, Puerto Rico comenzara un proceso de decadencia, el cual no ha visto ninguna mejoría palpable desde ese año y al día de hoy cuenta con varias degradaciones, dos impagos y el futuro fiscal “a punto de caramelo” para un colapso irreversible. Ya el Congreso sabe que el gobierno de Puerto Rico, por lo menos manejado por los dos partidos tradicionales, no está comprometido ni capacitado para prosperar la economía y mejorar la condición de vida de los ciudadanos.

Cuba, a 90 millas de distancia de Cayo Hueso Florida, casi 15 veces más grande que Puerto Rico y con la mano de obra probada del pueblo cubano (recordemos que la actual ciudad de Miami en Florida fue desarrollada mayormente por cubanos) ofrece más “promesa” para Estados Unidos que Puerto Rico. Justo en el momento en que Puerto Rico se acerca más a un colapso irreversible, Cuba empieza a levantarse y Estados Unidos luce ansioso por poder hacer comercio y negociaciones en la isla más grande del Caribe. Aparte de que Cuba al ser independiente cuenta también con un foco de atención por parte de muchos países a nivel mundial, como Rusia, gran parte de Europa, y países de Latinoamérica. Recientemente el presidente Barack Obama visitó Cuba por varios días y habló extendidamente al pueblo cubano, mientras que a Puerto Rico vino solo unas horas y a pesar de que lo trataron mucho mejor en terminos de preparativos que en Cuba, el interés hacia Cuba sobre Puerto Rico es contundente.

El Congreso, por otro lado, lleva meses negando ayudas posibles para la isla- ya sea un rescate, una ley de quiebras, o aumentar los fondos- por más cabildeo y presión que ejerce el comisiado residente, el gobernador que va casi bisemanalmente a la capital federal, y otros líderes en el gobierno; la negativa de Estados Unidos en ayudar a la isla es innegable.

Durante las elecciones pasadas también hubo un aparente interés por parte de una mayoría del pueblo para buscar la estadidad. Ni siquiera el Congreso hizo caso a la consulta. Ni siquiera a pesar de que quizás no hubiese contado o sido válida para propósito de consideración seria, le dieron algo, aunque sea un mínimo, de importancia para considerar un proyecto de status en la que consideraran cambiar o modificar el status actual de la isla.
Con todo esto que se ha explicado, la conclusión es irreversible: Estados Unidos no va a darle nunca la estadidad a Puerto Rico. Apenas ahora es que se habla un poco de la isla en el Congreso y es por el asunto de la crisis económica. Puerto Rico ahora mismo es una carga económica “violenta” para el gobierno de Estados Unidos y considerando lo que voy a mencionar en el siguiente punto, se puede entender que sientan desconfianza para ayudar a la isla.

2. ¿En qué se usan los fondos federales y contribuciones?

Puerto Rico cuenta con una infrastructura que no ha visto gran progreso desde mediados de los 2000’s. Por ejemplo, la extensión de la autopista PR-22 (José de Diego) hasta el municipio de Aguadilla nunca se materializó. La autopista PR-53 de Fajardo a Salinas no ha visto construcción alguna desde que terminó el billonario proyecto de los túneles de Maunabo, que debido a su longitud tan corta no valió la pena establecer un peaje porque lo que iba a suceder es que la gente no los tomaría pues su inicio y final es la misma carretera y el ahorro en tiempo era despreciable. Los fondos asignados para culminar la parte terminada en Guayama hasta los túneles no se usaron para esos propósitos y desde su construcción a mediados de los ’90’s, la PR-53 apenas cuenta con un 60% de terminación y por ahora no hay planes ni para conectar Maunabo con Yabucoa, ni con Guayama.

El Tren Urbano fue otro proyecto fallido- billones invertidos y actualmente opera con pérdidas, porque apenas cuenta con tránsito de personas. Las estaciones fueron hechas en puntos donde no hay mucha gente y con excepción de eventos de conciertos y fiestas, el uso del tren es mínimo.

Las carreteras en general apenas ven reparaciones y casi siempre consta de parches y remodelaciones vagas. Las escuelas públicas pierden maestros, los centros de salud pierden personal. El Departamento de Educación no opera adecuadamente. La paga a los maestros y educadores es mediocre. Los servicios se ofrecen de manera selectiva. En la pasada sequía, se empleó el mismo método de ahorro de agua que a mediados de los ’90’s.
Ahora, vayamos con los municipios; 78 municipios en un área que de oeste a este toma menos de 3 horas cruzarla. Si analizamos el status de “autónomo” de la mayoría, vemos que muchos pueblos están estancados; han desarrollado proyectos fracasados, los pueblos ven mermas poblacionales, pero los salarios de los gobiernos municipales no se reducen. Varios alcaldes- incluyendo de municipios como Maricao- ganan salarios jugosos y cuando uno visita los pueblos lo que ve es lo mismo que ha visto en los últimos 20 años. Ponce y Mayagüez que son los pueblos base de las dos áreas más pobladas después de San Juan cuentan con cascos urbanos deteriorados y economías en declive. Evidentemente, el dinero que se recibe a nivel municipal y estatal no se está utilizando como se debe. Muchos de estos alcaldes se han ido a viajes lujosos y los servicios municipales no han visto mejoría por ninguna parte.

3. Un pueblo dormido y sumiso en el bipartidismo

Mientras el gobierno roba descaradamente en frente de las narices de los puertorriqueños, éstos siguen absurdamente fieles a los partidos de tradición. Cuando ocurrió el primer impago, varias personas planificaron marchas de protesta, y nada… la manifestación más grande frente al Capitolio hasta el día de hoy ha sido la de los fundamentalistas homofóbicos hace unos años en contra de los derechos de los homosexuales. Mientras la cosa se ha complicado desde ese entonces, el pueblo sigue en lo mismo. Hace unos meses cerca de 10,000 personas abarrotaron el coliseo Roberto Clemente para el anuncio a la candidatura a la gobernación del hijo de Pedro Rosselló. Cuando uno ve los candidatos políticos para noviembre, vemos las mismas caras. Los candidatos nuevos- especialmente los no afiliados a los dos partidos de tradición, ven poco apoyo. Una excepción relativa es Alexandra Lúgaro, pero las encuestas no la favorecen sobre el inexperto y mediocre candidato por el PNP.

Por otro lado, la gente mayormente se opone a la consolidación de municipios. A lo sumo los que están de acuerdo están dispuestos a que se consoliden mientras sus municipios (donde viven) no se vean afectados. Aún cuando se habla de que los días del ELA podrían estar contados, la gente sigue pensando que las alcaldías definen la identidad de un pueblo. Pareciera que lugares como La Parguera, Boquerón, Río Piedras y Santurce ya no son conocidos por la gente porque no tienen alcaldes, ¿verdad?

4. Pánico a la independencia

Retomando lo discutido con respecto a Cuba, aún cuando Estados Unidos le dice a Puerto Rico sutilmente “no me interesas, ya no te quiero, ahora quiero a Cuba”, los puertorriqueños siguen empeñados en la utopía de la estadidad. Todavía vemos a políticos mediocres como Pedro Pierluisi que hablan de pedir la estadidad para la isla. Todavía hay personas que exponen como solución al problema grave económico de la isla a la estadidad. Mientras el Congreso no ha mencionado nada de importancia sobre el status de la isla, aún con las voces de congresistas como Nydia Velázquez y Luis Gutiérrez, todavía la gente- incluso puertorriqueños que viven en los Estados Unidos- mencionan a la estadidad como la solución más adecuada. 

Entendamos lo siguiente; la estadidad no va a cambiar nada si siguen los mismos políticos de siempre. El que piense que la estadidad garantizará un gobierno pulcro, obviamente desconoce de la realidad de muchas ciudades como Detroit o Chicago, o estados como California o Illinois. Con la estadidad si la gobernación del estado de Puerto Rico la ocupa alguna de las figuras conocidas de los partidos tradicionales, lo único que va a pasar es que verán más dinero para seguir malversándolo, y seguiremos igual. ¿Qué vamos a hacer? ¿Pedir más fondos?

La gente no entiende que la única manera de que Puerto Rico pueda ver más entrada de dinero a causa del fin de las leyes de cabotaje es la independencia. Pedirle a Estados Unidos que quite esas leyes, pero que siga el mantengo y las ayudas es irrosorio. Estados Unidos NUNCA da algo a cambio de nada. Ya se fueron la Marina y la Fuerza Aérea de Ceiba/Vieques y Aguadilla, respectivamente. Por medio de las grandes cadenas privadas americanas, Estados Unidos recibe una cantidad sustancial de dinero, muy superior a la que dan para las ayudas.

Debido a que el gobierno de Puerto Rico ha decidido que importar es mucho más importante que invertir en la isla, las leyes de cabotaje representan para Estados Unidos una oportunidad brutal de hacer dinero- esto en adición al dinero de las contribuciones de las empresas americanas que se benefician de sus ventas en la isla. Estados Unidos no pierde con la independencia pues aunque se eliminen las leyes de cabotaje seguirá usándose en gran parte la flota americana para traer los productos que venden las cadenas americanas, a menos claro que un gobierno de una república de PR eleve las contribuciones al punto que las cadenas americanas se vayan. Aparentemente, en la isla no hay gente preparada para establecer negocios locales. Es penoso ver como tiendas como Wal-mart, Home Depot y otras han desplazado los negocios locales, como Pitusa, Topeka, Masso, Berríos y otros.

Con la condición colonial Puerto Rico sigue dándole más a Estados Unidos de lo que éste le da. Entonces, la estadidad mantiene esa tendencia, aunque la razón de beneficio de EU/PR sea de 70/1 sería quizá de 60/1. Estados Unidos no pierde con la condición actual. El mercado privado en la isla no está bien, pero no está tan mal como el sector público y sigue generando ganancias buenas para el Tío Sam.

Pero la gente ha sido indoctrinada a que Puerto Rico no es nada sin el “hombre que la mantiene”. Puerto Rico es ahora mismo como una mujer despreciada e ignorada, y que ahora ve su relación sentimental “amenazada” por la llegada de otra mujer, Cuba.

La independencia concede a la isla la oportunidad de establecer su propia economía. Estados Unidos sigue siendo parte de ella, aunque no la controlaría más. Se abren las puertas a mercados como Europa, Latinoamérica y hasta Asia. La infrastructura actual no es mala, solo requiere mantenimiento. Si se desarrolla el turismo y la agricultura como se debe, la isla tiene un potencial grande. 

5. La junta de control fiscal

Estados Unidos no le va a dar nunca la estadidad a la isla, la colonia va rumbo al colapso y la gente no quiere la independencia. ¿Qué alternativas tiene Estados Unidos para que el resto del mundo no diga que tiene un territorio en crisis humanitaria? Por supuesto, la alternativa más costo-efectiva para ellos es que la isla regresa a un status similar al que hubo antes de la creación del ELA. Si el pueblo no está capacitado para votar inteligentemente, entonces ellos deducen que no pueden permitir que sigamos decidiendo que es lo que nos conviene. Esto, en principio, no es democrático, pero resulta que es lo que aparenta ser la única alternativa real. Al gobierno de Estados Unidos no le interesa la clase pobre y media; no le interesa dentro de la nación, ¿cómo esperamos le interese en una colonia? Ellos solo quieren que la isla luzca “bien” y eso es alimentando la oligarquía creciente; abogar por los derechos de los bonistas y la gente que ha invertido aunque eso incurra en otras cosas. En principio, la junta de control fiscal no es moral, pero en la realidad cruel, si no se establece dicha junta lo otro es seguir como estamos y ultimadamente los servicios básicos se verán afectados, de manera que esa ya aparenta ser una situación inescapable. Si el pueblo no se levanta, si no se quiere la independencia, si acabamos de entender de una buena vez que la estadidad es un sueño que jamás se hará realidad, y si entendemos que el ELA ya no tiene vigencia, entonces solo queda que se nos trate como un pueblo de “niños”, de “menores de edad”, que no tienen madurez ni capacidad para decidir en asuntos serios. Estados Unidos no va a darle la estadidad a la isla nunca y mucho menos bajo las condiciones infantiles y absurdas exigidas por parte de los partidos actuales. El gobierno allá sabe muy bien que el gobierno acá no ha hecho nada de relevancia para mejorar la economía de la isla. 

Si el pueblo sigue presionando a Estados Unidos para que les permita seguir viviendo de la guachafa, lo que va a suceder es que tarde o temprano nos van a forzar la independencia porque no van a seguir dando fondos para que los políticos sigan robando y viviendo de contratos inmorales mientras el pueblo sigue atorado en la mentalidad de que Estados Unidos es la varita mágica de la Hada Madrina.

La pedofilia y la doble moral: cuando la victimaria es una mujer y la víctima un menor varón

La pedofilia es una enfermedad mental grave, como sabemos, en la que adultos sienten atracción sexual por menores de edad, el término refiriéndose más específicamente a niños prepubescentes pero que en términos legales y sociales aplica a los menores de edad hasta los 15 o 17 años dependiendo de la jurisdicción. Hay países, sin embargo, como en algunos donde se practica la religión musulmana, donde es común e incluso legal- y como es de esperar, la religión está envuelto en ello.

Vemos casi todas las semanas en las noticias de casos de pederastía, que NO se limitan a sacerdotes o líderes religiosos. Contrario a lo que se lee u oye, la pedofilia NO es en sí el acto criminal de violar o molestar sexualmente a niños o menores; el término para ésto es la pederastía. No todos los pedófilos atacan niños, simplemente sufren de la parafilia de sentirse sexualmente atraídos a éstos y cuando se descubre que lo son, se exhorta a las personas que tienen niños a mantenerse alejados de quienes sufren de esta enfermedad, ya que puede provocar que cometan el crimen de la pederastía.

Comúnmente vemos que la mayoría de los pedófilos son hombres, pero hay casos de mujeres que sufren de la enfermedad. Cuando sale la noticia de un hombre que comete actos lascivos contra un o una menor, los comentarios y reacciones de la gente normal es que es una persona enferma y/o que merecen ser ajusticiados, muchas veces hasta con la muerte. Ciertamente los crímenes contra los inocentes no deben ser tolerados y quien comete actos lascivos contra niños, animales o personas en general que NO CONSIENTEN un acto sexual deben ser procesados como corresponde. Dentro de lo que se ha estudiado, lamentablemente la enfermedad de la pedofilia no tiene cura y se ha encontrado que los cerebros de los pedófilos tienen deformaciones parecidos a lo que tienen los psicópatas.

Pero la razón de este artículo es denunciar algo que es aterrorizante: la doble moral con la que se mide esta enfermedad cuando el caso del atacante es el de una mujer adulta y la víctima un niño varón. ¿Cuál es el razonamiento detrás de que hayan personas que defiendan a una pedófila e insulten a un menor pero cuando sucede al revés no cesan los insultos y los deseos hacia el pedófilo a morir? Principalmente, la desinformación, la ignorancia, el machismo y la enfermedad mental sexual que padecen muchos hombres, pues ver a hombres crecidos- mayores de 25 años- diciéndole “maricón” al menor por “chotear” a la pedófila porque “el sueño de todo muchacho a esa edad es tirarse la maestra” es perturbador.

Y obviamente voy a usar el caso de ejemplo de la maestra arrestada en San Lorenzo por alegadamente llevar a un estudiante de escuela intermedia a un motel para sostener relaciones con él. Aparentemente según lo que se desprende de la noticia, la maestra sufre de pedofilia a niveles extremos ya que le dejaba notas al menor donde básicamente se sentía atraída a él. Los comentarios de los usuarios de las redes sociales ante esta noticia se resumen en

Insultar al menor- decirle pato, maricón, mariposón, etc.

Lamentar que no haya sucedido con ellos cuando eran estudiantes de escuela

Minimizar la culpabilidad de la adulta

Insinuar que a los 14 años se tiene capacidad de consentimiento

Crear bochinches de que el muchacho lo hizo para lucirse ante sus compañeros

Cabe señalar que por la foto la maestra es físicamente atractiva. Muy probablemente si se hubiese tratado de una mujer no muy atractiva o mayor (ella tiene 26 años al momento de su arresto), y ni hablar si hubiera sido invertido (maestro y niña) otros serían los comentarios. Muy probablemente no… SEGURAMENTE.

El sexismo es tan fuerte en la sociedad que ni los menores se salvan. Si usted cuando era joven se enamoró de su maestra y quería “tener sexo” con ella, usted debió madurar al llegar a la mayoría de edad especialmente si ahora tiene su mujer y entender que no importa quien es victimario y víctima, la pederastía no tiene justificación por ningún lado. Cada vez que usted expresa “envidia” a un acto de pederastía de una mujer a un menor, demuestra que tiene muy pocos valores, y que necesita ayuda profesional urgente. Entienda: un menor de 14 años quizás no es inocentón que todavía juega a esconder y a carritos Hot Wheels, pero NO ESTÁ CAPACITADO PARA CONSENTIR UNA RELACIÓN SEXUAL. No tiene los conocimientos, la experiencia de vida y el desarrollo apropiado para ello- quizás antes del sexo en su inmadurez hable como hablan muchos adolescentes inmaduros, pero después otro puede ser el sentimiento. Si usted es enemigo de la pederastía hombre-menor hembra pero aprueba la pederastía mujer-menor varón, usted está enfermo.

Los menores son el futuro de la sociedad y no se puede tolerar- independientemente de su sexo- que se le arrebate la oportunidad de crecer adecuadamente. Hombre que me lee: es hora que asuma la actitud de un hombre maduro y adulto: la pederastía es un crimen serio y no tiene excepciones en cuanto a su gravedad.

¿Necesita Puerto Rico la junta de control fiscal?

Desde 1973, Puerto Rico ha tenido unos gobiernos que se han “esmerado” en darse la buena vida a costa el pueblo. Millones de dólares al año se malversan- dinero que viene tanto del erario como de fondos federales- para que alcaldes, legisladores, senadores y políticos junto con amigos y familiares de éstos puedan vivir como reyes. Dos partidos políticos se han encargado de llevar a la isla a un inminente colapso: el Partido Nuevo Progresista y el Partido Popular Democrático.
Olvidemos los ideales que éstos representan (la estadidad y la libre asociación, o colonialismo) y enfoquémonos en la realidad de que tenemos unos servicios que no están en su máxima capacidad. Tenemos varias carreteras que están en malas condiciones. Muchas escuelas públicas carecen de maestros, los servicos médicos pueden estar en mucho mejor posición. En muchas comunidades hay problemas de servicio de electricidad y agua potable. Instituciones del gobierno como la Autoridad de Energía Eléctrica, la Autoridad de Carreteras y el Departamento de Educación operan con pérdidas cuantiosas, la Universidad de Puerto Rico cada día enfrenta mayores dificultades a causa de presidentes ineficientes y el constante aumento de lo impuestos y la poca tolerancia del gobierno a ser flexible ante la situación difícil de muchos puertorriqueños crean un malestar generalizado que aumenta.
Estamos en el 2016; han pasado 43 años, casi dos generaciones y medio desde el comienzo de una era de corrupción salvaje y rampante, y el gobierno de Estados Unidos se cansó del abuso. Y ahora con la pronta apertura al comercio de una virgen y muchísimo más grande y prometedora Cuba, la cosa pinta muy mala para la isla. Pero lo complica aún más el problema más grande de todos: la fidelidad de la sociedad puertorriqueña a estos dos partidos saqueadores y criminales.

Muchas personas- aún fuera de la militación de estos partidos, se oponen a esta junta. Por supuesto, la junta no es otra cosa sino un gobierno impuesto por Estados Unidos para que se encargue de las finanzas, lo cual a su vez significa que ésta tomaría las decisiones finales sobre diferentes entidades en la isla. Entiendo que para muchos esto es indigno, humillante y es la forma de decirnos que no tenemos la capacidad de auto-gobernarnos y echar adelante sin la ayuda de nuestro amo y señor, Estados Unidos. Pero preguntémonos… ¿No es eso lo que hemos demostrado con nuestro comportamiento como pueblo?
La junta de control fiscal no es democrática, pero recordemos que nosotros no somos un país independiente. El reclamo que hacen muchos de que Estados Unidos no puede someter esta junta no es válido porque somos una COLONIA. Los únicos que pueden oponerse legalmente contra un sometimiento de un gobierno por parte de otro lugar son los países independientes; Estados Unidos puede hacer lo que desee con Puerto Rico mientras siga los parámetros de su Constitución. Esto significa que tampoco podemos demandar que se eliminen las leyes de cabotaje que tanto debilitan la economía local.
Gente: entiendan que la única salida libre a los problemas económicos de la isla es la independencia. No podemos pretender que Estados Unidos nos ayude económicamente, tras 43 años de saqueo a los fondos y dineros obtenidos de las contribuciones y siga confiando en estos en que van a “mejorar la cosa”. Cuando los congresistas ven que el pueblo sigue confiando en unos partidos que han robado y mentido por tantos años, que Ricky está al frente en las encuestas, que más del 90% de la población sigue pintada de rojo y azul, y que los mismos que han dicho que la cosa pinta mala no se reducen sus salarios, sus dietas, sus beneficios y siguen usando el dinero tan irresponsablemente, evidentemente tienen todo el derecho de querer imponer una junta que se encargue de lo que no ha podido el gobierno escogido por un pueblo mediocre. Eso claro, a menos que el pueblo quiera la independencia. 
¿Que la junta de control fiscal viene a hacer cosas que no les va a gustar al pueblo? ¿Y entonces que quieren? ¿Seguir en lo mismo? Que la bomba de tiempo siga corriendo hasta que explote y Estados Unidos por enfocarse en Cuba y otras cosas decida que ya que no cooperamos, nos las arreglemos solos? Lo último sería lo ideal, pero claro, las generaciones criadas abrazando la mediocridad y la vulgaridad no lo entienden y creen que si enfrentamos la situación solos, colapsaremos. Entonces tienen que decidir: la junta de comité fiscal o la independencia.