La religión y la apatía a los homosexuales en Puerto Rico

Saludos. (Esto fue escrito hace meses, está actualizado en Mayo 9, 2016)

Este es mi primer artículo formal y voy a exponer mi punto partiendo de la premisa del artículo que vi en el Nuevo Día

http://www.elnuevodia.com/rickymartinfirmasulibroinfantilensupatria-1645976.html

He podido leer los comentarios de diferentes personas, y como siempre ha sucedido, en toda noticia relacionada con Ricky Martin o cualquier otra figura de los medios que es homosexual, aparecen las personas que defienden los derechos de los miembros de la comunidad LGBTT, así como los que los critican y juzgan.

Se puede resumir de la siguiente manera: quienes defienden al sector usan argumentos sustentandos por su visión liberal (secular) como el hecho de que es su vida, que son adultos y deciden qué es lo mejor para ellos, que con su comportamiento no afectan a nadie y que si son felices se les debe respetar, fundamentalmente hablando; quienes no defienden al sector usan argumentos generalmente sustentados por su visión fundamentalista y religiosa, basadas en preceptos tradicionales que la realidad es que no tienen base más alla de lo que genera una creencia personal.

Es por eso que quiero escribir este primer artículo sobre el problema que ha causado el fanatismo religioso y la mentalidad fundamentalista de ultra-derecha, en el pueblo de Puerto Rico y que también se da en otros lugares del mundo incluyendo muchos países latinoamericanos y el sur de los Estados Unidos.

Yo personalmente crecí en un ambiente cristiano, predominantemente protestante aunque también pude ver mucho del ambiente católico. Mi experiencia con la Iglesia, en resumidas cuentas, no fue la mejor. Y al mirar los comentarios de gran parte de la comunidad “cristiana” así como incidentes recientes que he tenido con personas de esta comunidad, me han hecho desconfiar severamente de ellos, aunque quiero señalar que no quiero generalizar pues también hay creyentes respetuosos que aunque no están de acuerdo conmigo en algunas cosas, entienden mi punto de vista y el otros que piensan diferentes y los respetan. Leo cosas como que “son personas que están en pecado grave, que ofenden a Dios, que cometen aberración” y también algunos usan palabras que pues normalmente sabemos cuales son y no hay que escribirlas, aún cuando su creencia religiosa prohibe el prejuicio y la etiquetación ofensiva, y me pregunto si realmente estas personas, muy por dentro, creen en sus preceptos religiosos y/o en Dios o la Energía Suprema/deidad que sirven. Sin embargo, ignoran pasajes de sus libros que condenan otros comportamientos como el adulterio, o aún contienen relatos perturbadores como el incesto abundante en el libro de Génesis. Y cuando les refutas, usan excusas y pretextos para defender su obstinada posición homofóbica.

La homosexualidad existe desde el principio del mundo. Llevamos milenios existiendo entre homosexuales, nunca han sido la mayoría en ningún lugar del mundo, y todavía hay personas que por dentro piensan, equivocadamente y bajo un nivel severo de desconocimiento, que la homosexualidad es una especie de plaga. Que es algo “pegajoso”, “contagioso” y que se decide, cuando analizamos detenidamente sabemos que es absurdo pensar que un hombre que se siente sexual y físicamente atraído hacia las mujeres y viceversa, vayan de repente empezar a gustarles las personas de su mismo sexo. Las atracciones por lo general se dan de manera espontánea, sin poderse controlar ni mucho menos decidir- solo se puede reprimir o evitar, pero no se pueden cancelar o destruir. La homosexualidad, y ya está siendo sustentado cada vez más con estudios e investigaciones, no se puede ni elegir ni eliminar (o curar). Por eso fue eliminado como una enfermedad en la década de los ’70. Y de hecho en algunos estados, las “terapias” para curar la homosexualidad ya no son legales.

La pregunta es, qué es lo que pasa con algunos grupos religiosos que se sienten tan amenazados y ven a los homosexuales de una manera tan equivocada?

En Puerto Rico hay un movimiento denominado “Puerto Rico por la Familia”, liderado por el Rev. César Vázquez y apoyado fuertemente por la pastora Wanda Rolón y varios líderes conocidos de la comunidad fundamentalista, aunque son miembros de diferentes iglesias. Su principal objetivo es evitar que la comunidad gay pueda conseguir exactamente los mismos derechos que tiene la comunidad heterosexual (civiles), con el argumento de que “no fue lo establecido por Dios” y que “atenta contra los valores familiares tradicionales más fundamentales”. (Actualización: en estos momentos ya la facultad para casarse y tener los mismos derechos que los matrimonios heterosexuales fueron otorgados tras la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos). Me resulta gracioso porque curiosamente Puerto Rico es uno de los lugares en el continente con mayor incidencia de divorcios, infidelidad y separaciones matrimoniales/de pareja, todos los cuales inequívocamente afectan y/o destruyen el concepto fundamental de la familia, y sin embargo ustedes me dirán si estoy equivocado pero no veo a ese movimiento enfrentarse a estos males. Se concentran en los homosexuales y a veces, con menor intensidad, a la legalización de la marihuana (que es otro tema).

Naturalmente entonces tenemos que preguntarnos cual es la situación real que afecta a los cristianos en Puerto Rico, en su mayoría, que no respetan a estas personas. Y que quede claro: aunque normalmente casi todos los cristianos no apoyan o aceptan la homosexualidad, algunas la respetan en las personas que son homosexuales- o sea, no los condenan, no los juzgan y se limitan a expresarles su “estar en desacuerdo” pero no es como que se lo están empujando- todos tienen derechos a estar o no estar de acuerdo con algo aunque estén equivocados en su postura per sé. Pero esta oposición tajante, arrogante y terca por parte del sector fundamentalista, es preocupante.

El cristianismo, religión la cual ya no sigo por razones personales (ya no creo en ninguna religión, de hecho soy agnóstico), pero el cual conozco por haber sido criado en ella por más de veinte años, se supone que recalca la importancia de conceptos básicos de la tolerancia: el amor, la misericordia y la compasión. Por lo tanto, que un cristiano juzgue a un homosexual es como que un mentiroso le reclame a una persona por haberle mentido. Es absurdo. Cuando un cristiano se comporta en diferencia a lo que su religión le “ordena” o exige, aparte de la hipocresía que demuestra, está invitando a otras personas que no están fuertes en su fe, a abandonar la creencia porque eventualmente les resulta una falsedad.

La biblia es un libro que ha sido cambiado, modificado, traducido y manipulado durante miles de años y tomarla de manera tan literal y como si no tuviera un solo error no es recomendable. Por lo general hay varios relatos usados por los cristianos para apoyar su oposición a la homosexualidad, pero lo que me perturba es que, como mencioné anteriormente, hay otros relatos que también condenan el adulterio, incluso el mental (lo que conocemos como fantasías sexuales) y no los veo tan preocupados por eso- por el contrario, si las tienen te dicen que “es parte de la debilidad y la naturaleza del hombre”. En otras palabras, su forma de pensar es convenienciera.

Que no esten de acuerdo con la homosexualidad en su esencia es una cosa- el que quieran cambiar a las personas por entender tajantemente que están mal es otra. No todo el mundo- incluyendo parte de los homosexuales- siquiera siguen alguna religión. No vas a convencer a estas personas a dejar de ser lo que son para “obedecer a Dios según lo estipulado en la biblia”. Es como que le digan a un cristiano que no haga algo por que ofende a Alá, según el Qu’ran. Es obvio que al cristiano eso no le importa porque entiende que el Islam es un error. ¿Por qué pensar que la manera de pensar del cristiano es la absoluta verdad?

Independientemente de que la esencia de la homosexualidad para algunos resulte chocante, que no les agrade o entiendan que está mal, la realidad es que hay diversidad de pensamientos, de ideas y de comportamientos, y que siempre y cuando no se afecte de manera directa a nadie, no hay razón para tratar de imponer nuestras propias ideas. El heterosexual que esté bien seguro de su orientación no tiene siquiera que preocuparse por la homosexualidad en lo absoluto. Los cristianos y todos los religiosos que practiquen una religión fundamentada en el amor y el respeto deben centrarse en éstos y no estar persiguiendo a personas con diferentes maneras de pensar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s