Algunas soluciones contra el crimen y los males sociales en Puerto Rico

          En mi pasado artículo, mencioné las raíces del crimen en Puerto Rico (las cuales son básicamente las mismas en todo el mundo) y había concluído que para lidiar con las raíces del crimen (la crianza, el desempleo, las injusticias de la vida, los abusos, etc.), hay que primero desarrollar la habilidad de tener una auto-estima alta, algo que se puede hacer de muchas formas- algunas personas que creen en religiones usan la biblia o el Qu’ran entre otros libros sagrados, otras personas leen libros de auto-ayuda, o buscan algún tipo de orientación profesional, entre otros métodos que bien usados, pueden funcionar. Es imperativo tenerse auto-respeto hacia la personalidad propia de la persona- si se hacen las cosas con el objetivo de ser aceptados y queridos por otros antes de uno mismo, no se puede proceder con desarrollar ideas y soluciones reales contra los males sociales que afectan a Puerto Rico y al mundo.

          En nuestra cultura, y como había mencionado al final del pasado artículo, se le muestra a los pequeños una visión de un mundo irreal: “pórtate bien, estudia mucho, respeta a los demás para que así puedas desarrollar buenas amistades, sé honesto, ético y moral, mantente en el buen camino siempre- no te corrompas, y se te hará más fácil conseguir una buena pareja, criar a tus hijos, encontrar un buen trabajo y disfrutar una vida plena”. Es ésta “figura” de una vida estilo “cuento de hadas”, donde todo es perfecto, y se enfatiza tal que muchas personas llegan a la adultez esperando que todo lo que le dijeron sea cierto.

          Sabemos que muchas personas aún con esto muestran una actitud “rebelde” en la juventud y tras muchos errores entonces aprenden a darle valor a lo que realmente lo tiene. Sin embargo, y por experiencia propia, lo digo: la sociedad en general, espera que todo el mundo haga las cosas bien, sin realmente estar interesadas en cómo se hagan bien. Una de las grandes curiosidades que siempre he tenido es como si hay tanta gente con pareja, por ejemplo, algunas personas se les hace tan fácil tener una. La realidad es que muchas personas no respetan a los demás y por eso vemos hoy en día tanta infidelidad y tanta falsedad en las relaciones personales, como por ejemplo personas que se involucran con parejas de otros; lo mismo en los trabajos, sabemos muy bien que para conseguir un buen puesto ya no importa tanto tus esfuerzos académicos o tan siquiera en muchos casos la experiencia, sino a quién conoces y cuán influencia puede tener para darte ese trabajo. Las corporaciones hoy en día no están para atender el bienestar de los empleados, en general. ¿Saben una de las formas en que la sociedad contribuye a la formación de criminales? El estilo de como es el trabajo hoy en día, en prácticamente todas las carreras profesionales. Hay padres de familia que están todo el tiempo viajando, o aún si no viajan trabajan tiempo extra, fines de semana y días feriados, compartiendo poco o nada con sus familias. Esto suele ocasionar entre otras cosas- problemas matrimoniales, infidelidades, rebeldía en los hijos y depresión. Muchos padres están fastidiados de que sus vidas sean de sólo trabajo y trabajo y mantener económicamente un hogar del cual no pueden disfrutar. El poco tiempo que están con su familia, están agotados, sin energía y sin ganas de hacer actividad alguna. Así que evidentemente, una de las soluciones contra el crimen habita en el principio de que la familia debe ser prioridad, y no hacer dinero sobre todas las cosas; y esto no es nada que no sepamos. Sin embargo, hay que reforzar esta idea. Con tantas personas en el mundo que están preparadas para hacer un trabajo no hay necesidad de explotar a las personas tal que no pueden estar con su familia por estar dedicadas prácticamente todo el tiempo a su trabajo. ¿Para qué tener familia si no se puede disfrutar de ella? Al contrario, los hijos de padres ausentes buscarán refugio en la calle y ya saben cuál será el resultado, explicado en mi pasado artículo.

          Existe otro problema que aumenta la incidencia criminal- la sobrepoblación. Para entender este problema debemos enfocarnos en dos situaciones actuales: la economía y los recursos. El espacio como tal no es, todavía, un problema. Pero definitivamente estamos viendo el efecto de la sobrepoblación en el costo de vida. Sabemos que mientras más se consume un producto, más rápido se agota y por lo tanto tiene que ser más caro obtenerlo. Si combinamos este precedente con los daños que se está haciendo a la tierra, la cual se está maltratando (un ejemplo son los molinos de viento instalados en la parte más fértil de la isla, donde NO hace viento), y también en el aumento en el uso de la tecnología tal que ésta esta reduciendo el tiempo de trabajo de una persona, o reemplazándolo por completo, vemos que el problema es severo. Puerto Rico presenta actualmente un problema craso de sobrepoblación, y posiblemente aún si se combatiera la corrupción gubernamental y corporativa y se impulsara una economía variada, la cantidad de profesionales sería demasiada para la isla y todavía tendría que seguirse yendo gente. Por tanto, hay que controlar la tasa de natalidad. No se pueden seguir dando beneficios especiales a la gente mientras más hijos tienen, porque eso está creando una sociedad de mantenidos que no está llevando a la isla por un buen camino y al mismo tiempo, aumenta la criminalidad porque por más ayudas federales o estatales que se reciban una familia de más de cinco personas hoy día es un costo masivo que no hay trabajo en la isla que sea suficiente, tomando en cuenta el costo de vida absurdo que hay- por lo cual muchos tienen que recurrir al bajo mundo, a los robos y a toda clase de actividad ilegal e inmoral.

          Un problema que tenemos como sociedad y que crea precedentes para la criminalidad es la mentalidad “blanco y negro” de muchos puertorriqueños. Si hay algo que es bochornoso y que no hay razón alguna para que sea así es que los policías y maestros en Puerto Rico reciban una remuneración salarial tan mediocre. La educación es la base de cualquier otra profesión- por lo que personalmente entiendo que debería ser la profesión mejor pagada del mundo, o por lo menos igual que la medicina por la necesidad inequívoca de estas profesiones para la vida funcional de las personas. Sobre todo cuando el trabajo magisterial es tan difícil y agotador al tener que lidiar directamente con personas en desarrollo con todo tipo de formaciones o antecedentes. Debido a la pobre remuneración, esta profesión y otras más son “minimizadas” y vistas como trabajos mediocres, y muchos padres refuerzan en sus hijos una profesión “de renombre”- sobre todo si pertenecen a esas profesiones. Hablamos más que nada en la isla de oficios como las leyes/derecho, la ingeniería, la banca, la medicina y carreras de alto nivel adquisitivo y económico y de alta estrata social. Cada persona tiene un talento y hacer algo que no le gusta no le causará felicidad en el futuro. Trabajarán en algo en lo que no serán felices, y si bien ya la sociedad como está actualmente fuerza a las personas a veces a trabajar en algo que no es su agrado, no necesitamos que hayan padres con mentalidades inmaduras e infantiles que “chantajeen” emocionalmente a sus hijos para que estudien algo que les dé “renombre social” si no les gusta. Eso causará un ciclo que terminará en lo mismo- la continuación de los males sociales. Forman una familia pero trabajan en algo que no les gusta por lo cual no podrán disfrutar de su familia por estar de mal humor, deprimidos, inconformes e infelices por hacer algo que no los hace feliz. Puse esto de ejemplo pero podemos también aplicar este mismo principio a una situación emocional, como por ejemplo cuando padres tienen hijos homosexuales o que toman un camino diferente digamos en el nivel de mentalidad económica, política y religiosa. Por “seguir las tradiciones” se sacrifica la felicidad, y cuando se sacrifica la felicidad, no hay forma que no se pueda evitar una caída eventualmente. Tenemos una mentalidad que no promueve la felicidad.

Esto son solo algunas soluciones posibles para evitar un camino que conduzca a males como el crimen. Resumidos: la prioridad debe ser la felicidad emocional, y en Puerto Rico en muchos casos esto radica en la familia; mantener en balance la población y respetar los deseos y maneras de pensar de las personas. Quisiera en otro artículo próximamente indagar más sobre este tercer punto, pero por lo pronto espero que hayan podido entender en este artículo los elementos básicos para reducir los males sociales- no es tan simple como “rehabilitar”, tenemos que arrancar la raíz de cuajo, de los males sociales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s