¿Cómo podemos evitar que continúe el exodo masivo de puertorriqueños?

Saludos aquí con mi sexto artículo y la continuación del tema de antier- sobre el éxodo masivo de puertorriqueños hacia los Estados Unidos.

Es tiempo de pensar en soluciones para evitar o minimizar por lo menos la cantidad de personas que se ven forzadas a dejar la isla y alejarse de su entorno, su familia, sus costumbres y su tierra, pero estas soluciones deben ir de acuerdo a un plano posible. Ya ayer discutí por qué causas mucha gente se va y la relación entre este éxodo con el desempleo y los problemas sociales. También mencioné la realidad- con experiencia siendo yo uno de los muchos exiliados- de que vivir aquí no implica necesariamente una felicidad envidiable como muchas veces se les hace creer a los puertorriqueños que viven en la isla pero bueno, quizás la mejor manera de saberlo es viviendo acá en los Estados Unidos un tiempo.

1. Entender que el estilo actual de gobierno no atiende el tema de la “huida” de gente.

El actual gobernador Alejandro García Padilla (2013) aparenta estar haciendo trámites para crear nuevos empleos, algunos los cuales según las noticias son empleos de buena paga (salarios que dan para vivir) pero el asunto es que también vemos noticias como antier de la salida de la farmacéutica Pfizer de Barceloneta, así hemos visto otras compañías grandes irse por diferentes razones y entonces el esfuerzo que aparenta estar haciéndose por un lado se pierde por otro.

UPDATE 5/5/2014: En lo que he podido observar desde el 22 de noviembre que publiqué esto, se han visto ciertos aires positivos en cuanto a la originación de empleos de buena paga en la isla. Por ejemplo la llegada de Lufthansa a Aguadilla. Tambien personas del extranjero han propuesto que la isla tiene el potencial de ser como Singapur. De manera que hay personas interesadas en mejorar a Puerto Rico y se están viendo, aunque a suero de brea, aires de recuperación y mejoría.

Puerto Rico es uno de los lugares con más alto costo de vida en nuestro continente, e incluso se pagan deudas más altas que en muchos otros lugares de los Estados Unidos. Por ejemplo, la luz en Estados Unidos (con excepción de Hawaii) promedia entre $60 y $120 al mes dependiendo de la temporada, mientras que en Puerto Rico oscila entre $125 y $400, con algunas excepciones que pagan un poco menos. El agua y la gasolina también son más caras. La renta, el costo de un automóvil, la comida, el teléfono y el internet cuestan igual que en Estados Unidos, y solamente los servicios médicos y servicios general y algo del entretenimiento es más barato en la isla. En adición se paga el IVU, las contribuciones cada abril 15 y por donde quiera hay peajes que no son baratos.

Si ésta es la realidad de Puerto Rico pues evidentemente no se puede vivir, mucho menos si se tiene una familia, con un salario menor de $40,000 apretado. Es un poco difícil pero se debe llegar a un consenso con las compañías que emplean a la gente, sobre todo las grandes, para que no se les obligue a pagar tanto a Hacienda y así puedan pagar más a sus empleados que a su vez tendrán mas dinero para aportar a la economía local. Por otro lado, se puede también reducir un poco los estándares del proceso de permisología para que personas con intención de hacer un negocio propio puedan echar hacia adelante. Exigirles pagos masivos al gobierno por tener su negocio lo que hará es que eleve los precios a los consumidores y estos se verán perjudicados amén de que posiblemente ni siquiera compren en esos negocios, provocando lo que estamos viendo- cierres todos los meses de cadenas locales, y las cadenas extranjeras cuyos dueños ya son multimillonarios y que pagan salarios mediocres a sus empleados se apoderen de la economía de la isla.

Las personas que hay en el gobierno no están atendiendo este problema, de manera que es crucial poner a otras personas así que la primera solución para el problema de que la gente se las vea negras y tengan que irse es tener un gobierno completamente nuevo que no esté comprometido con los partidos y sí con el pueblo. Parece utópico y posiblemente lo es, pero si no se hace esto, ya perdemos totalmente la posibilidad de reducir/evitar el éxodo de puertorriqueños. Con el “bulk” de los políticos actuales, es sencillamente imposible que Puerto Rico mejore.

Todas las contribuciones por parte de los ingresos e IVU se pierden, o mejor dicho- se los roban. La evidencia está ahí, con los hoyos en las carreteras, proyectos que usualmente en Estados Unidos toman meses en Puerto Rico tardan años, vemos en las noticias cómo el gobernador y otros funcionarios viajan constantemente a Estados Unidos para propósitos que en nada ayudan a levantar al pueblo (recaudar fondos, etc.)… y esto ha estado sucediendo en los pasados 30 años. Evidentemente el gobierno no ha mostrado compromiso ninguno y para sacarlos del poder, hay que dejar el fanatismo político. Tradicionalmente nos queremos identificar igual que nuestros familiares, amigos y donde se mueve la corriente pero muchas veces, no por eso significa que donde uno se identifica sirve. Ni el PPD ni el PNP están visiblemente comprometidos con el pueblo.

Los ciudadanos deben evaluar cada político, hacer un “research” de lo que estos han hecho en sus carreras especialmente si llevan mucho tiempo y comparar con resultados visibles. Creo que viendo como esta nuestra sociedad- asesinatos todos los días, casos de estafa, pedofilia, violaciones, atracos, robos domiciliarios, carjackings, violencia de género y crímenes de odio en aumento- es más que notable que el compromiso del gobierno para atender la situación social mental del país es totalmente nulo.

2. Mejorar los salarios

Si tenemos un gobierno con un nivel mínimo de corrupción y que haga su trabajo relativamente bien, y se establece un acuerdo con las compañías y se hace un cambio en los proceso de certificación y permisología más flexibles, habrá la suficiente economía para que se pueda mejor a los ciudadanos. Ésto a su vez significará que la gente podrá ganarse de la vida con el salario adecuado para el costo de vida y a su vez al mejor los servicios éstos pueden bajar, tal que la calidad de vida mejoraría significativamente en Puerto Rico. Existen dos profesiones en Puerto Rico que son esenciales y fundamentales y sin embargo la paga ofrecido es algo que da, por así decirlo- ganas de vomitar. Estamos hablando de los policías y los maestros.

La base de toda profesión- TODA- es el magisterio. Sin maestros, sin educación, sin el conocimiento básica del habla, de las matemáticas y de la ciencia, es imposible que una persona pueda llegar a ser un buen CPA, un buen ingeniero o un buen médico entre otras profesiones. Los maestros deberían ser los profesionales mejores pagados del mundo por esta razón, pero por razones desconocidas, porque el trabajo del maestro es arduo y requiere tanto de habilidad física y mental como de paciencia y de esmero, en Puerto Rico se les paga con un salario sumamente vergonzoso. Es entonces comprensible que siendo atropellados por el gobierno actual no sientan el esmero y el compromiso necesario para cumplir con su trabajo como es debido. El usar el elemento de “deber amar la profesión” no debe ser la excusa para justificar el que se les pague tan poco cuando es una profesión que requiere de estudios y no es fácil pues el maestro igual que cualquier otro profesional, come, bebe y necesita de un buen salario y muchas veces tienen familias que mantener. La consecuencia la hemos estado viendo en las últimas décadas: los estudiantes están desorientados, muchos sencillamente pierden el norte y se meten en donde no se tienen que meter. La falta de desarrollar habilidades intelectuales crea una sociedad sumamente insularista y cerrada de mente, donde si no piensas de manera A o B entonces estás mal. Estamos creando una sociedad mediocre.

Así mismo, si vemos como los criminales campean por su respeto en la isla, si vemos que ahora hasta andan en grupos de más de dos, como sucedió recientemente en la tragedia sucedida con el ex-policía de Utuado, es sumamente crucial que se hagan arreglos para mejorar el desempeño de la policía- y esto sólo se puede hacer aumentando los salarios de éstos. Quizás para ser policía no se necesite algebra, geometría o trigonometría, o conocimiento de química, física o probabilidad estadística, pero hay una cosa- un policía es una persona que sale de su casa sin saber si regresa. Bien, nadie sabe cuando va a morir- pero los policías son los más expuestos de todos por lidiar con personas altamente peligrosas. El sacrificio que hacen estos policías no justifican el salario absurdo que reciben. Esto no motiva y por eso vemos el crimen en tanto descontrol.

En realidad, todas las profesiones y trabajos merecen un salario que sea digno. Parcial de 8 dólares por 20 horas a la semana no es suficiente para vivir ni siquiera para una persona soltera. No se puede sacar dinero de la nada- pero sí el gobierno y las corporaciones privadas pueden dejar de malgastar y en hacer proyectos inútiles y usar ese presupuesto para pagarle a la gente con salarios que sean admisibles. No todo el mundo es profesional y no por eso tienen que vivir del mantengo o ayudas de algún tipo- incluyendo de la familia. Muchas personas se indignan con la idea que un conserje, un cajero de McDonald’s o un persona que hace un trabajo que no requiere estudios se les pague con un sueldo aceptable. Es que el asunto no estriba en eso sino en el derecho innato de las personas a vivir decentemente. Estudiar para hacer una carrera no debe ser motivado por el hecho de hacer mucho dinero porque entonces harás un carrera que no te va a gustar necesariamente y sólo por hacer dinero serás infeliz. Hay muchas personas que no pueden cursar estudios universitarios por muchas razones y no por eso merecen terminar deambulando o viviendo de sus padres, hermanos, amigos o sencillamente muertos. Se entiende que el sacrificio de un estudio debe ser recompensado- bueno pues sencillamente que se le de un salario aún más alto del que se ofrece para que pueda tener los lujos que le guste, pero ¿por qué una persona que trabaja en algo que socialmente se considera de baja categoría tiene que ganarse una miseria que lo obliga a tener que depender de familiares, ayudas federales o eventualmente irse de la isla o de cualquier lugar donde viva?

3. Decentralización de San Juan.

Puerto Rico no es la única jurisdicción en Estados Unidos que tiene todo centralizado en un lugar: Georgia, Massachusetts, Illinois y el estado de Washington, por ejemplo, sufren del problema de la centralización de todo en un área. Hoy día, San Juan sirve básicamente como el único corazón económico general de la isla, lo cual obliga a las personas a tener que moverse de sus respectivos municipios (especialmente si son del oeste) para vivir y trabajar en una ciudad extremadamente sobrepoblada y muy mal planificada. El ejemplo lo vemos en las congestiones que se ven todos los días. Aún con el éxodo masivo de puertorriqueños, las congestiones que se forman siguen siendo grandes, provocando atrasos de más de una hora. San Juan cuenta con las oficinas centrales de prácticamente todo, y actualmente los principales hospitales, las principales universidades, las mejores escuelas, algunas tiendas solo se pueden encontrar en el área metropolitana de San Juan. Personas del área oeste tienen que viajar constantemente a San Juan para cosas que se podrían tener en sus respectivas áreas. Ponce y Mayagüez quizás tengan alguna que otra cosa que alivie pero no es lo suficiente.

Puerto Rico puede decentralizarse y enfocar una economía que se desarrolle a lo largo y ancho de la isla. Algo que me da mucha tristeza es ver como el terreno más fértil de Puerto Rico se alteró y daño con la instalación de unos molinos, que para variar es una zona donde no hace mucho viento porque las montañas de la Cordillera Central y el Yunque rompen los vientos que vienen del este. Ésa era un área que se podía reservar para un desarrollo total de la agricultura. Así mismo, si bien el mercado de las farmacéuticas está aún bastante estable aún con los recientes despidos y movidas a otros lugares, combinando la reducción de contribuciones y el uso adecuado de los dineros por parte del gobierno central, se puede volver a renovar la industria. Ponce y Mayagüez pueden desarrollarse como centros urbanos económicos del sur y el oeste, sin alterar demasiado el resto de la isla porque no es muy grande. Siempre recuerdo que tuve un sueño una noche, en el que Mayagüez se veía como una ciudad futurística, la PR-2 convertida en una carreteras con túneles y edificios y rascacielos a lo largo y ancho de la parte del pueblo, se veía como una ciudad bien grande, algo parecido a Osaka o Tokio en Japón. ¿Por qué pensar que esto es imposible? Se pueden crear centros de salud completos, volver a poner un banco como lo era el Westernbank que era del oeste, volver a tener compañías locales lecheras, de ganadería… hay muchas personas que preferirían no vivir en el ya atestada área de San Juan, pues movámoslas al sur y oeste y que usen su talento para desarrollarse en esas áreas. Aguadilla tiene algo bueno que pueden emular otros pueblos- promover el turismo. Hagan más parques, más lugares de entretenimiento familiar, a los artistas que ofrezcan conciertos en el área oeste tambien y en el sur… como podría ayudar a la economía de esas áreas si un artista de renombre se presenta, digamos, en el balneario de Boquerón o en la Guancha, en lugar del Choliseo o el Centro de Bellas Artes? Ahora mismo, Humacao inauguró un centro de Bellas Artes, pero no se oye de eventos ahi- todo sigue siendo en Caguas, Guaynabo y San Juan. No tenemos una isla lo suficientemente grande para decentralizar brutalmente la economía pero por lo menos se pueden desarrollar a Ponce y a Mayagüez, como ciudades grandes que ya son, para que tengan nuevos elementos que ya hay o que quizá no hay en San Juan. Pero hay que comprometerse y dejar los partidismos.

4. Incentivar el amor a la patria y dejar de mirar a los estadounidenses como símbolos de perfección.

Esto lo menciono por experiencia propia- cuando niño, siempre veía en la televisión y en los medios en general como se miraba a Estados Unidos como la tierra perfecta, como la envidia del mundo y como un lugar donde no hay problemas, con una economía perfecta, personas razonables y con el sentido común en su lugar. Muchos vivimos con esa mentalidad tal que cuando llegamos a ser jóvenes y empezamos a notar el deterioro social craso que hay en la isla entonces ese deseo de irnos- en combinación con la cuestión política de la estadidad y con lo poquito que se ve en los viajes y se idealiza, incrementó.

Bueno, pues aquí estoy en Tampa (Update: hasta Mayo 2, 2014), Florida. Un lugar chévere y del cual no tengo quejas. Pero… no veo mucha diferencia entre las maneras de ser entre la gente aquí y la gente en Puerto Rico. Algunos son simpáticos, otros son antipáticos. Algunos son serviciales, otros son groseros. Claro, aquí no hay tantos asesinatos o actos de delincuencias como en Puerto Rico. Pero… LOS HAY. Y como los hay, entonces el sentido de perfección del cual fui víctima fue uno falso e incorrecto. Aquí también asaltan, cometen robos domiciliarios y hasta tiroteos se han reportado en la autopista, como una vez en verano que un muchacho salio de un lugar y lo persiguieron en la interestatal 4 hasta que lo mataron cerca de la intersección con la interestatal 75. Hay racismo, intolerancia, mentalidad mediocre y corrupción como en Puerto Rico, aunque también a menor escala.

Los seres humanos son todos lo mismo, sea cual sea su cultura, religión o idioma. Dondequiera hay gente buena y mala. Por tanto, el puertorriqueño tiene que aprender a querer su tierra y valorarla, y eso hará que se comprometa con su tierra desde niño. Esta mentalidad debe ser adoptada por todos- no por algunos, pues algunos pocos no pueden enderezar la isla como se debe. Criar a un niño con la mentalidad de que “esto no sirve” y “tienes que irte a la tierra de las oportunidades” solo creará una mentalidad donde si, eventualmente se irá pero a menos que se desarrolle como una persona con una mentalidad absolutamente capitalista donde todo se reduce a hacer dinero, descubrirá que esto no es ningún Edén. Esa mentalidad a la vez afecta a la isla pues se van las personas que quieren echar adelante y se quedan los que aceptan a la isla como está. Esto es análogo a un matrimonio donde una mujer se queda con un esposo abusador, maltratante y que va rumbo a hacerle daño pero ella lo acepta tal y como es. Pues esto pasa con muchos puertorriqueños (mujer maltratada) y el gobierno/entidades (hombre maltratante).

En conclusión, mientras la población acepte lo que hay y deje todo en manos de otros o Dios sin hacer nada, seguirá el aumento en el abuso y en la delincuencia. Amar a Puerto Rico no es aceptar la isla con sus defectos horribles. No es querer que sea perfecta, pero hay que buscar aproximarse a esa perfección. La aceptación de la mediocridad solo está provocando más salida de gente, que no está dispuesta quedarse en un lugar a ser asaltado en cualquier momento y a vivir encerrado por su seguridad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s