El concepto de la amistad

La amistad es un concepto que muchos seres humanos no pueden comprender a la perfección. Hay un dicho que dice que los amigos son la familia que una persona escoge en vida, y es un dicho bastante cierto. Pero una amistad no es simplemente una relación entre dos personas que comparten. La amistad amerita una confianza y un aprecio que hoy día no es muy valorado, y a veces ni existe. Muchas veces sucede que una persona busca a otra sólo con el propósito de satisfacer una necesidad, ya sea no sentirse solo, ser ayudado o recibir algo que le conviene recibir, pero ésto no es amistad. Para que una relación de amistad exista tiene que haber un sentimiento mutuo, altruista y sin condiciones.

Hoy día en Puerto Rico se entiende como “amigo” (y no solo en la isla sino en muchas partes del mundo) alguien que es tu compañero de salidas, fiestas, bebidas, sentarse a ver un juego deportivo… hablar de temas efímeros que en realidad se pueden hablar con cualquier persona en general por ahí sin ser tu amigo. Digamos por ejemplo un hombre soltero que invita a un amigo a irse a una barra a beber y conocer mujeres y solo hablan de curvas, de lo “buena” que está una mujer y temás de similar contenido efímero. Eso por sí mismo, no es amistad.

La amistad requiere de algo para que sea llamado así: amor fraternal. Los amigos se buscan en los momentos buenos y malos, se ayudan mutualmente y tratan de tener una comunicación en la que puede haber un respeto aunque no siempre estén de acuerdo con ciertas ideas u opiniones. Los amigos no siempre están de buenas y puede haber algún tipo de roce entre ellos, pero siempre buscan armonizar las diferencias, y sobre todo, no desaparecen sin ninguna razón. Un “amigo” que te deja de hablar porque tienen unas diferencias políticas

Sin embargo, hoy día vemos muchas personas- sobre todo jóvenes- que creen que tienen muchos amigos. Es parte de la vida, en el proceso de madurar y conocer la realidad del mundo alrededor, darse cuenta de ciertas ideas equivocadas a la hora de pensar que uno tiene muchos amigos- cuando en realidad las personas promedio sólo cuentan con un número pequeño de éstos, a veces ninguno. Quizás es el hecho de no aceptar la idea de que ese “amigo” que uno cree tener en realidad no te tiene ningún aprecio, y esto se demuestra muchas veces de manera inequívoca:

1. Nunca te llama

2. No te devuelve las llamadas o mensajes

3. Hace muecas cuando habla contigo y te desvía la mirada

4. Sólo habla temas efímeros contigo

5. Sólo se limita a “hacer cosas juntos” pero no hay confianza para hablar temas profundos

6. Es constantemente grosero o grosera contigo

7. Sólo te critica tus defectos, nunca te destaca tus virtudes

Estos son solo algunos ejemplos de cosas que si ves en alguien que piensas que es tu amigo o amiga, debes reconsiderar aceptar la verdad de que no lo es. Un verdadero amigo

1. Siempre te busca y responde recíprocamente a tu amistad

2. Te mira a los ojos con seriedad

3. No te dice Sí o No todo el tiempo

4. Te critica tus defectos, pero destaca tus virtudes

5. Te pide perdón cuando te ofende de alguna manera

6. Se preocupa por tí

7. Comparte contigo de alguna manera y no usa excusas para justificar el no hacerlo

Existe un dicho el cual yo personalmente estoy muy en desacuerdo y no logro comprender como hay tanta gente que lo ha adoptado- y es que un amigo es alguien que puede pasar mucho tiempo sin tener contacto alguno contigo y cuando te busca es como si nunca se hubiera alejado. No entiendo la lógica de esto y para mí personalmente es una manera social muy triste de justificar la falsa amistad. Ciertamente hay muchas situaciones en la vida que pueden crear cambios emocionales, fuertes y complicados que pueden hacer que un amigo, sin intención, se aleje- o si lo haga con intención pero lo haga por razones que puedan ser probablemente entendibles- pero que un amigo que tu crees tener de repente no te responda por ningún medio pero de alguna forma sepas que no está pasando por ningún proceso que pueda justificar su alejamiento, para mí da la impresión que ese cariño amistoso o no existió o dejo de existir por razones que muchas veces no podemos saber pero pueden ser:

1. Ya no hay compatibilidad amistosa. Un ejemplo es que uno de dos amigos ya no tengan un interés en común que marcaba grandemente su amistad. Pueden ser experiencias vividas, religión, gustos por los deportes. Aunque generalmente la amistad debe estar fundada por un aspecto emocional y no físico.

2. Cambios en la manera de ser de uno de ellos que promueve el alejamiento. Puede ser que una persona pasa por un proceso de cambio que hace que decida alejarse pero no tiene el deseo de hacerlo saber de manera directa. A veces ese es impulsado por la idea de que esa persona que considera amigo o amiga ya no es igual y ya no desea seguir siendo su amigo o amiga.

3. Algún chisme falso. Hay veces que otras personas que sienten desagrado por uno de los dos le comenten a otros de cosas falsas o de presentimientos falsos en contra de esa persona por la cual sienten desagrado y la otra parte en lugar de confiar en su amigo deje influenciarse por el chisme.

4. Sentimientos confundidos o que cambian y afectan la amistad. Esto muchas veces pasa cuando se trata de dos generos opuestos- una de las partes empieza a sentir algo más allá de lo normalmente amistoso, como por ejemplo empieza a sentir deseos sexuales y físicos hacia el amigo o amiga pero por temor de afectar la amistad, se aleja o hace el acercamiento pero al ser rechazado o rechazada, se aleja y decide eliminar la amistad igual.

5. Distancia y tiempo. Lamentablemente, en algunas amistades, así como sucede con muchas parejas, la distancia y el tiempo hacen una guerra campal contra el sentimiento entre dos amigos, y aunque pueda ser dura, a veces triunfan la distancia y el tiempo. Viven lejos, pasan mucho tiempo sin conectarse de manera directa y con la llegada de otras personas, las nuevas experiencias de vida, los cambios de pensamiento y otros elementos, la amistad se lacera hasta que finalmente termina.

En estos tiempos, contamos con tecnología impresionante que puede mantener un contacto prácticamente directo entre dos personas, con la única diferencia en que no puede haber contacto sensorial físico directo. Con el Facebook, Twitter, Tango, Facetime, Skype, los teléfonos móbiles, los correos electrónicos e incluso quizá muy pronto en el futuro el uso de hologramas, realmente ya no hay razón “desconocida” para que las amistades culminen a menos que sufran uno de los elementos explicados anteriormente. Se usan muchas excusas para justificar una falta de contacto absoluta entre dos amigos, usados muchos entre ellos:

1. No tengo tiempo estoy muy ocupado entre trabajo, familia, hijos y lo demás

2. No escuché la llamada

3. Te iba a llamar pero no pude

4. Se me presentó un inconveniente

Hay que tener en cuenta de que no hay evento en el mundo que justifique la lejanía total de un amigo o amiga por un tiempo bien considerable de tiempo- digamos, un mes o más. Quizás antes, cuando no había tecnología ni herramientas de comunicación rápida, si se podía entender. Pero hoy día a veces puedes ver en Facebook, o en Twitter, que esa persona que consideras tu amigo realmente te está sacando el cuerpo. Si ves que en tu “Portada de Noticias” o News Feed de tu Facebook ese “amigo” que ni siquiera le da un trapo de like a nada de lo que escribes por mas positivo que sea, escribe cómo está pasándola bien en la playa, o en una actividad social, es bien obvio que ya no quiere amistad contigo. Sólo que por ejemplo haya tenido un accidente y esté en coma o discapacitado de comunicarse por un largo tiempo, algo que notas porque no ves nada de ese amigo en las redes sociales, no responde a los saludos que recibe de otras amistades en común, etc. Y no hace falta hacer “stalking” ni nada por el estilo de un perfil de una red social para averiguarlo: simplemente con un cambio en la foto de su perfil o con una foto que ponga y lo veas en tu portada de la red social, o veas en un comentario de un amigo muturo algo de esa persona que muestra que está bien, sabes que esa persona “está bien” por lo cual te está sacando el cuerpo y tienes que aceptarlo, aunque duela. Esa persona no quiere seguir siendo tu amigo. Y de nuevo- se aleja totalmente, no interactúa bajo ningún método o medio posible contigo.

Cuando un amigo o amiga deje de llamarte, no responda tus llamadas, ni tus mensajes… lo mejor es pasar el trago amargo y aceptar que ya se acabó. Como si fuera una relación de pareja, el final de una amistad que consideraste fuerte e íntima, es un proceso que duele y a veces tienta a uno a recriminarle, pero eso resulta peor- simplemente estarías dándole la estocada final a la amistad. El tiempo muchas veces muestra memorias de cosas que se vivieron y a veces uno puede llegar a la conclusión de que fue lo mejor. Las personas cambian su mentalidad, su manera de pensar y a veces piensan que es mejor alejarse porque ya no comparten una manera de ser que es lo que unía esa amistad, como mencioné antes. Entrar en una etapa de la vida como matrimonio o paternidad no justifica la lejanía absoluta de amistades verdaderas. Evidentemente son etapas en las cuales va a haber una lejanía pero no justifica que sea absoluta. Pero entrar en una “etapa” por ejemplo en la que se abandona la religión, o se admite que se es algo que la sociedad generalmente no acepta, como por ejemplo pasa en el caso de los homosexuales o ateos, sí puede constituir una base para el final de una amistad que sabes que no va a aceptarte porque tiene unas ideas fundamentalistas o emocionales muy fuertes.

En Puerto Rico, y de esto quiero discutir un poco, hay una costumbre muy mala, y ya explicaré por qué, de que una vez una persona se casa, esa persona se aleja de sus amistades de tal manera, que muchas veces la lejanía conduce al final de esa amistad. Un ejemplo es de una mujer que de soltera comparte con muchas amigas, pero entonces conoce a este hombre único y especial del cual se enamora y en realidad es un controlador que empieza a celarla y a decirle cosas de sus amigas y como está enamorada le hace caso, y abandona buenas amigas por creerle a un hombre que lo que quiere es tenerla en su control. Se casa y su vida social se convierte en una que gira alrededor de su marido, y cuando vienen los hijos es peor porque entonces estos ya por naturaleza ocupan un tiempo significativo que no se puede negociar, y el poquito tiempo libre es para el marido. De repente, el entorno social de muchas amistades se reduce a cero. Esto no está bien.

Evidentemente, consideramos a muchas personas conocidas como amistades, pero son solo eso, personas conocidas. Estas personas “se las lleva el viento”, “desaparecen” por motivo del mismo tiempo a veces sin uno darse cuenta. Son personas que solo comparten con uno pero no constituyen emocionalmente nada. Cuando se entra en una etapa como matrimonio o paternidad, naturalmente estas personas desaparecen. Pero los verdaderos amigos, aquellos que te quieren en las buenas y en las malas, merecen ser parte de esa nueva vida, pueden darte consejos, ideas, sobre todo si al igual que tu son personas casadas o padres de familia- ahora, esto no significa que una persona casada obligatoriamente solo pueda tener amistades casadas. Si bien es cierto que muchas veces ser amigo de una persona casada, especialmente si se es del género opuesto y las dos personas tienen orientación heterosexual puede resultar “molestosa” o “conflictiva” cuando una de las partes no respeta la indisponibilidad de la otra persona, la verdad es que no hay restricciones estándares para tener amigos si hay un respeto, una confianza y una claridad de que cada uno tiene su vida aparte y tienen unos límites.

La verdad es que las personas tienen que desarrollar una habilidad de controlar los impulsos sexuales que puede provocar la figura física de una persona. Si una persona, sea heterosexual, homosexual o bisexual, tiene amistad hacia alguien que es del genero que es la que le gusta, y es una persona casada o con pareja, tiene que entender que esa persona no está disponible. Vivimos en una sociedad exageradamente sexual, donde todo gira alrededor de sexo de alguna forma u otra, y más en la cultura latina. En la música, en la televisión, en los medios en general, todo es muy sexual y no se está estableciendo los límites de hasta dónde puede llegar una persona con otra, aún si fueran dos solteros.

Es bien triste y en mi opinión personal- lamentable- cuando dos amigos terminan su amistad porque una quiere algo sexual con otra. Que quede claro- si dos adultos deciden interactuar sexualmente no estando comprometidos con otra persona cada uno, ese es su asunto- pero en muchas ocasiones, el sentimiento de amistad, se afecta. La amistad debe estar basada en el afecto emocional y en la confianza, y si bien a veces una manera de ser “enamora” a otra y a veces ocurre de manera mutua, las dos personas deben salvaguardar la relación amistosa ante todo pues aún si se enamoran y se casan y todo lo demás, es la parte amistosa la cual hará que se sientan unidos- dice el dicho, que el esposo y la esposa debe ser los mejores amigos de cada uno, de manera perfectamente recíproca. Pero si una persona no corresponde al sentimiento de romance de su amigo, debe ser claro o clara y poner los límites claros y si no hay forma de que esos límites sean respetados, quizás es mejor entonces terminar la amistad. Pero también hay que acabar con ese dicho tan equivocado y tan usado como excusa para hacer lo indebido “en el corazón no se manda”… El corazón no manda nunca, es la mente. Y la mente sí se puede controlar. Si una persona está prohibida, está prohibida. Además piensa- si esa persona casada o con pareja llegara a ser infiel contigo, crees que no lo volverá a hacer, si deja su actual pareja por ti? Es obvio que sí. Hablar de infidelidad per sé es tema de otro artículo que quizá escriba en un futuro, pero en este tema lo importante es- mantén respeto por tu amigo o amiga, siempre. Si te enamoras, si eres de los que crees que eso “surge” sin importar el status sentimental, CONTRÓLALO. Y valora la amistad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s