La religión en Puerto Rico

El tema de la religión, al igual que la política, es uno sumamente delicado y se puede ofender sin darse cuenta en el proceso de hablar de estos temas, pues se trata básicamente de convicciones que las personas adaptan a su vida por diferentes razones y son convicciones que constituyen muchas veces parte de su personalidad en la medida que crecen como seres humanos.

Yo voy a hablar primero de mi experiencia con la religión- específicamente la denominación protestante pues es en la que me crié durante más de veinte años. De niño, era miembro de la Iglesia Discípulos de Cristo, en el área de Guaynabo. Mis padres dejaron esa iglesia y fuimos a una nueva en el área del pueblo de Cidra, a la cual asistimos por poco más de un año, pues un día invitaron a una pastora de la otrora iglesia Robles de Justicia, con sede en el área de Caimito y de esa invitación surgieron invitaciones adicionales que terminaron en la fusión de la iglesia de Cidra como una “sucursal” o parte de la otra iglesia que ya tenía par de congregaciones a lo largo de la isla.

Fuimos a esa iglesia por varios años, y por lo menos tengo que decir que mi experiencia fue intermedia, con algunos momentos bien negativos que comenzaron a cementar mi desconfianza en la iglesia pero que era muy prematuro, como por el ejemplo en el incidente en el que en medio de una clase bíblica, una muchacha que daba la clase tropezó accidentalmente con mi pie y cuando le pedí perdón me miró mal y me dijo con coraje que se lo diría a mis papás. Recuerdo que no pensaba en otra cosa sino “¡fue un accidente!” y ahora que lo veo tras varias experiencias hasta hace poco me doy cuenta de que mucho del comportamiento que vemos hoy día en las iglesias solo pueden explicarse en el hecho de que hay gente que se congrega con la intención de “tapar” o “buscar indulgencias” de los pecados que cometen constantemente cuando no están en la iglesia.

Tras unos incidentes que no vale la pena contar, mis papás salieron de esa iglesia y fuimos a otra, esta vez presbiteriana. Aunque el ambiente fue mucho mejor, todavía me chocaba la cuestión de que por alguna razón nunca pude desarrollar una química con los miembros jóvenes de esa iglesia, al igual que en las pasadas. Cuando me vine por un tiempo a Estados Unidos visitamos una pentecostal y fuimos durante algún tiempo, pero tampoco cuajamos bien.

El asunto es que una vez entre en la universidad busqué una por mi cuenta, y asistí por poco más de un año a una presbiteriana en Hormigueros. Deje de ir después que por mi propia cuenta me diera cuenta de unas cosas que no me estaban gustando- un miembro que parecía estar tratando de “usurpar” el lugar del pastor y que no era nada simpático. Luego estuve par de años sin ir hasta que me vine a Florida en 2006 y aquí fui a una al principio, de nuevo sin mucho éxito a la hora de tratar de desarrollar amistad fuerte con los cristianos aunque tampoco fue tan “contundente” como en las iglesias anteriores, pues a veces nos reuníamos y hacíamos actividades. Par de años después cuando viví un tiempo en Virginia asistí a una al principio, latina, pero igual que las pasadas- esta vez la congregación tenia gente un poco más “de caché” que las anteriores y jamás pude hacer amistad con nadie de esa iglesia. Esa fue la última fui de manera formal- luego visité alguna que otra que me invitaban o cuando me apatecía ir, pero ya para ese entonces estaba en un proceso mental muy fuerte con respecto a la iglesia en general, que eventualmente terminaría en mi salidad de la religión cristiana a eso de mediados del 2011.

Durante todo este tiempo también había visitado con alguna frecuencia a la iglesia católica, pues estudiaba en una escuela de esta denominación (que dicho sea de paso, la pastora de la iglesia de la cual hablé- Robles de Justicia- pretendía que me sacaran de esa escuela para ponerme en una no-católica, pero mis padres no accedieron, afortunadamente) y no tengo tanto que decir sobre ésta en comparación con la protestante.

Lo que ahora puede ver como persona no religiosa es cómo la vida me puso durante todo ese tiempo en una “ruta” que terminaría precisamente en mi salida de las religiones. Durante toda mi vida se me había indoctrinado en que si me mantenía en los preceptos que aprendí en la iglesia, si temía a Dios y si era fiel a mis convicciones espirituales mi vida iba a estar llena de prosperidad y básicamente podía pensar que todo aquello “bueno” que yo quería me iba a llegar. La realidad es que en todo ese tiempo se me hizo bien difícil hacer amistades pues la mayoría de las personas de mi edad hacían cosas que chocaban con los preceptos que se supone aprendieramos y entendieramos estaba mal según la Biblia. Claro, yo no estaba realmente tan pendiente de joven en el comportamiento falso de los adultos, algo lo cual pues lo sabría después. Siempre creí que iba a tener una hermosa novia cristiana servidora de Dios, pero eso nunca llegó- por el contrario, todas las muchachas cristianas que me interesaron o no me hicieron caso o se asustaron conmigo. Claro, en ese entonces no tenía idea que mis días como religioso estaban contados amén de que eventualmente me daría cuenta que yo no soy una persona “diseñada” para relaciones sentimentales pues no soy romántico. Lo mismo sobre trabajo- tuve trabajos en los cuales por razones diferentes, tuve que irme. La llamada prosperidad por haber servido a Dios todo este tiempo no estaba dando los frutos esperados.

Tras varias experiencias lamentables en todo este tiempo y especialmente en los últimos años, en los cuales básicamente todas mis amistades devotas cristianas- las poquitas que pude tener- me sacaron el cuerpo por diferentes razones, y en algunos casos también he visto comentarios muy deplorables de algunos llamados “cristianos”, atacando a minorías y asociándose con gente de dudosa reputación (políticos inescrupulosos por ejemplo) y viendo que realmente no hay indicios de que haya una relación directa entre portarse bien delante de Dios y ser “bendecido” pues muchas personas malas prosperan y muchos buenos no logran el éxito deseado y pasan por tragedias que digámoslo así- no merecen- pues es natural que haya finalmente decidido retirarme de la religión. Que quede claro, quienes se sientan bien siguiendo una convicción- ya sea de la religión que sea, o denominación o filosofía, se le respeta.

Ahora puedo entonces explicar cual es por lo menos mi opinión sobre la religión en Puerto Rico, aunque esto es algo que también puede aplicarse a otros lugares del mundo. Según el cristianismo, el precepto moral es seguir el ejemplo de Jesús. Los protestantes normalmente añaden el factor “salvación por aceptación” el cual a mi me perturba pues básicamente es como una especie de “licencia” para pecar (todos somos pecadores pero si aceptamos a Jesús como nuestro salvador pues somos limpios en la Cruz)- nunca pude entender bien ese dicho pero al final al ver el comportamiento de tantas personas que se hacen llamar cristianas pues mi conclusión es que eso es una forma “complicadísima” de decir “podemos pecar en confianza porque ya Jesús nos salvó por su amor por nosotros”. A mi me han contado- y también he visto como muchas personas que asisten a la iglesia, cuando están fuera incurren en comportamientos que van incluso hasta lo más bajuno y ruin, incluyendo perversión sexual de todo tipo- y lo hemos visto en las noticias- hasta robo y delincuencia, todo hecho de una manera “especial”.

Puerto Rico presenta un problema social craso, comprobado en los prejuicios, en comportamientos como los que vimos ayer en el viernes negro y lo que vemos en las noticias a diario- pero sin embargo, es donde más iglesias hay por densidad en toda Latinoamérica. Entonces uno esperaría que un cristiano ejemplar dé el ejemplo y como la población en su mayoría va a algún tipo de congregación pues lo normal sería ver una tasa de divorcios prácticamente nula, una criminalidad bajita, poca o ninguna corrupción en el gobierno, justicia en los trabajos, entre otras cosas y sin embargo ven como es todo lo contrario. Algo anda mal entonces en el mensaje de la Iglesia, o en las personas que asisten.

Y lo malo es simple- no hay creencia real, no hay convicción alguna real. Cuando uno lee los comentarios de muchos cristianos en diferentes foros- vemos que creen en un Dios iracundo, con ganas de castigar a una persona o un pueblo, achacándoselo todo al diablo, y no vemos los principios básicos del amor aplicados. La hipocresía que hay es “olímpica”. En la Biblia se mencionan todos los siguientes como pecados: borracheras, adulterio (incluyendo el mental- fantasías sexuales), el chisme, los pleitos, el ofender, el crear contiendas, el robo, el hablar falsedad de otros, la promiscuidad y dependiendo de algunas versiones la homosexualidad. Pero noten ahora como todos los primeros son tan abundantes en la isla y contesten si la iglesia en general les ha declarado la guerra. Oh sí, a los homosexuales solamente. Todo lo demás “es parte de la naturaleza humana”. Los programas más vistos en la TV así como los programas de radio más escuchados son de chismes. La tasa de divorcios ronda el 90%. La bebelata ha sido parte de la cultura puertorriqueña- sobre todo entre hombres. Por cualquier cosita te pitan en la carretera, y te buscan pleito. No hay mucha paciencia y el crimen está altísimo. Pero cuando hablan de gays- “no eso no se puede permitir, porque eso es aberración y si les dan derechos Dios castigará a nuestra isla del Cordero”.

Recientemente me añadio a Facebook un muchacho de denominación protestante y compartimos en el chat durante algún tiempo, pero finalmente sin yo saber por qué, me removió. Gente que conozco que son cristianos protestantes devotos directamente implicados en la iglesia decidieron sacarme de sus vidas sin “previo aviso”. En diferentes foros he traido algunas preguntas sobre lo que estoy discutiendo y si bien algunas personas han sido corteses, también he tenido experiencias que consolidan mi correcta decisión es salirme de la religión, como cristianos llamándome “ignorante”, “perdido”, “engañado por Satanás”, “traumatizado” y con una conducta arrogante- incluso borrándome comentarios o hasta bloqueándome.

¿Ustedes piensan que actuando de esa manera van a acercar a la gente a su creencia? Bueno veamos alrededor del mundo como el cristianismo en manera general ha perdido adeptos. Yo no soy el único que se ha alejado de la religión y las nuevas generaciones están dándose cuenta más rapido que los más maduros en edad de los oximorones y contradicciones entre conviccion y comportamiento de algunos cristianos y eso lo que hace es alejarlos de la religión. Además ahora con tan fácil acceso a información las nuevas generaciones pueden comparar y concluir si las religiones están en lo correcto o no según su criterio.

Yo no quiero decir con esto que los religiosos están oficialmente mal pero sí que hay que respetar las diferentes maneras de pensar de las personas. He debatido con cristianos respetuosos, incluso algunos abiertos de mente que comprenden el concepto de la diversidad de opiniones. Son personas que respetan, que dan su opinión que puede diferir pero no te juzgan si no estás de acuerdo con ellos. Pero en mi experiencia personal no puedo decir que sean la mayoría- por lo menos en la comunidad protestante. Aún cuando puedo intentar mantenerme neutral en el tema religioso, siempre aparece alguien que malinterpreta y ofende y etiqueta a uno de “hereje”, “irrespetuoso”, “ateo” o “blasfemo”- simplemente si no oyen lo que desean uno simplemente está mal. A éstos se les conoce comúnmente como fanáticos religiosos. Y lamentablemente son muchos en Puerto Rico y en el mundo. El fanatismo religioso es el principal causante de la mayoría de las guerras en el mundo así como causa de divorcios, separaciones familiares, finales de amistades y demás.

En Puerto Rico la inmensa mayoría de la población se identifica como cristiana- con más de la mitad católicos. El catolicismo en realidad en Puerto Rico aunque tiene muchos seguidores fieles se ha convertido más en una cuestión cultural, pues sigue mucho las tradiciones y unos conceptos sistemáticos por lo que es más común ver personas con mentalidad liberal o abierta. El protestante por otro lado, aunque muchos son abiertos de mente y son receptivos a todo tipo de gente- aunque no estén de acuerdo con ciertas cosas, es predominantemente conservadora y muchos de sus seguidores consisten en personas con pasados oscuros y/o situaciones emocionales vulnerables, esto lo digo por experiencia de lo que he visto- que han visto en la religión un refugio, o como muchos dicen, un “hospital”.

En realidad, hay que tener mucho cuidado de muchas de las iglesias y no digo esto con intención de ofender pero pongo mi experiencia según conté arriba porque muchos son, sin duda, un fraude. Su enfoque mayor es la parte del diezmo y buscan como controlar tu vida, usando elementos “bíblicos” para que vivas con miedo y termines no atreviéndote a cuestionar nada de lo que hacen, de manera que una vez saben que ya estás “bajo control” te usan. Anoche estuve viendo un video perturbador de un pastor/predicador que estaba pidiendo el diezmo mientras alababa y adoraba, y usaba el “chantaje emocional” como método se sonsacar a los presentes (“para que tu matrimonio se restaure”, “para que te asciendan en tu trabajo”).

Muchos protestantes tienen una noción de un Dios “furioso”, “con deseos de venganza”. Cada vez que sucede algo en Puerto Rico (que podría pasar en cualquier parte del mundo) como un fenómeno atmosférico, un temblor o un evento extremo, muchos se lo achacan a “la furia de Dios ante la maldad que se está apoderando de Puerto Rico”.  Si es cierto que nuestra isla sufre una situación social caótica, esto no necesariamente implica que Dios va a castigar a la isla- pues Puerto Rico no es el único lugar en el mundo donde la situación social es delicada. Cada vez que no pasa algo entonces vienen y dicen que “Dios es bueno con nosotros”… la intención al decir esto ciertamente no es mala- es más el factor de agradecimiento, y eso está bien. Pero la connotación no deja de ser léxicamente arrogante y no deja de consolidar mi desconfianza en la mayoría de las personas que profesan la fe protestante. Entonces Dios desvía los huracanes por amor a la “Isla del Cordero”, pero a Filipinas le manda un tifón con vientos de casi 200 millas por hora, a Japón lo sacude con terremoto que ocasiona un tsunami mortal y a México lo sacude con huracanes por todos lados- en todos estos países hay cristianos y servidores de Dios, pero Dios prefiere a Puerto Rico. A mí esto me inquieta. ¿Entonces los cristianos protestantes y muchos también católicos aman y siguen a un Dios que selecciona gente?

Vamos ahora  pensar un poco sobre religión y ustedes llegará a su conclusión y decidirá si debe cuestionar o debe seguir creyendo: en el mundo hay cientos de religiones y creencias. Sí, hay algunas más practicadas como el cristianismo, el islam y el judaismo. Pero hay diferentes personas con maneras de practicar dichas religiones, muchas incluso chocando con otras (católicos vs. protestantes, sunitas vs. chiítas, etc.) ¿Por qué cada sector piensa y está seguro de que su manera de pensar es la correcta, y declara con tanta seguridad que los demás están equivocados? ¿Por qué solo un grupo sera salvo? ¿No será esto parte de la naturaleza humana de querer siempre tener la razón y dominar a los demás? Estamos en un Universo muy grande y probablemente pueda haber vida inteligente en otros lugares del Cosmos. Es muy poco probable que esos seres inteligentes sigan las mismas religiones que los humanos, sobre todo cuando aquí mismo hay tantas mentalidades religiosas, por lo cual una de dos en mi opinión aplica- o ninguna es correcta y todo se trata de un espejismo creado por el hombre para buscar creer en algo y dar explicación y razón a la vida, o todas tienen cierto grado de validez y todas concluyen lo mismo básicamente. Definitivamente sea como sea, pensar que una esta bien y las demas mal, o algunas bien y otras mal, cae en la arrogancia y yo no puedo adoptar ideas arrogantes. Nadie debería.

El comportamiento humano casi siempre “choca” con lo que pretenden muchas religiones. No voy a decir que todo sobre la religión es negativo- en realidad las religiones pueden ayudar mucho, en el caso del cristianismo la religión consolida bases morales que bien aplicadas, te llevan a vivir una vida emocionalmente estable. El cristianismo condena muchas cosas que sin necesidad de creer en religiones podemos después darnos cuenta de que no son buenas, por eso una base religiosa puede proveer las herramientas para no caer en esas cosas que no son buenas y así evitar que uno se de cuenta del error cuando ya es tarde- por ejemplo- cometer adulterio, chismear, hablar de los demás, beber desmedidamente, entre otros, teóricamente. Sin embargo como mencioné anteriormente, curiosamente a pesar de la aparente cristianidad en la isla, es uno de los lugares con mayor incidencia de adulterio, borracheras y todo tipo de males sociales- por lo que obviamente, muchas personas no están adaptando a su vida lo que escuchan en el culto o la misa. ¿Por qué?

Podrán haber cientos de excusas, entre ellas las más comunes- “somos humanos”, “la carne es débil”, etc. Pero entonces son las mismas personas que después se congregan en una marcha masiva frente al Capitolio en contra de los derechos de los homosexuales y son los mismos que en la iglesia condenana los que cometen los pecados que cometen cuando están fuera. Y si se lo increpas, te censuran. Si en Facebook les dices que son farsantes y que posiblemente son ateos en “denial”, te reportan en Facebook y hacen que te bloqueen por 12 horas. Quieren tolerancia y respeto pero no tienen la intención de respetar a los demás por que “hay que convertirlos a Cristo esa es la misión y san se acabó”. Aún cuando están lejísimos de ser como Jesús según la Biblia.

No cabe duda, de que la práctica real de la fe cristiana en Puerto Rico es casi nula. Si no fuera así, Puerto Rico no estuviera como está, con las separaciones amorosas y los problemas de violencia tan fuertes. En realidad esto no es sólo en Puerto Rico. En Estados Unidos también hay mucha falsedad. Es curioso y a la vez delata la hipocresía en la religión que las personas que se identifican con el protestantismo en Estados Unidos generalmente son: racistas, elitistas, ricos, personas de alto poder político. En Estados Unidos hay un gran área que se le conoce como el “Cinturón Bíblico” (Bible Belt), área que coincide casi en su totalidad con la zona altamente conocida por su intolerancia abundante hacia los afroamericanos y latinos, aunque poco a poco va cambiando y ya está en descenso (Texas, Mississippi, Alabama, el norte de  Florida, Georgia (excepto Atlanta), Tennessee, Arkansas, las Carolinas y Virginia (excepto la parte que bordea con Maryland y Washington, D.C.). El área más liberal, el que menos devotos a la religión tiene o que menos conservadores tiene, como el oeste, el noreste y el medio oeste (Midwest), es el área que tiene las regiones más prósperas. En Europa pasa lo mismo- las áreas más aferradas a la religión tienden a ser más atrasadas socialmente (Portugal, España, Italia, Grecia) que las más liberales (Alemania, los países escandinavos). Se ve una relación “extraña” y a la vez inequívoca entre fanatismo religioso y atraso social.

No hay que ser ateo, ni siquiera agnóstico o no-religioso para prosperar. Lo que si se necesita es aprender a pensar, a razonar, a cuestionar y a dudar sin miedo y llegar a unas conclusiones- si estas son seguir siendo cristiano, perfecto. Pero no se puede anteponer la religión ante la realidad: los desastres naturales, los problemas sociales y los eventos extremos no tienen nada que ver con ser bueno o malo, seguir o no seguir religiones- sino son parte del mero hecho de la suerte. En Puerto Rico muchas personas oran, pero no hacen más nada significativo para dar ideas para solucionar los problemas que sufrimos los puertorriqueños. Aún en el cristianismo hay un dicho que dice “la fé sin obras es muerta”. Se vive con una hipocresía que “apesta”. Y lo peor es que se justifica en lugar de buscar la manera de evitarlo- y son las personas que pretenden seguir el ejemplo de humildad de la figura de Jesús.

No olvidemos lo siguiente: la religión es humana. No hay nada “divino” en las religiones per sé. Si podemos comprobar la existencia de una deidad sea Jehová o Yavé, Alá, Odín, Kronos o como lo llamen diferentes personas, la relación espiritual que puedan tener las personas con este Ser no tiene que ser a través de un modelo estandarizado creado por el hombre, como lo es la iglesia, la mezquita o la sinagoga entre otros lugares  “sagrados”. La relación de las personas con Dios puede ser completamente individual. Pero si usted prefiere congregarse, lo puede hacer solo que no pretende imponer sus creencias y manera de pensar a los demás, porque ahí entonces empieza el problema que ha aportando grandemente a los males de la isla y alrededor del mundo.

Advertisements

One thought on “La religión en Puerto Rico

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s