La necesidad del colapso económico de Puerto Rico

Quizás el título puede sonar desagradable y se preguntarán… ¿cómo rayos podemos esperar que el colapso económico de PR sea algo necesario o deseable?

Al final de mi última entrada, había mencionado que la isla puede ver una esperanza de resurgir si la economía finalmente colapsa. Voy a explicar en varios puntos el proceso que podría ocurrir que puede favorecer la isla, aunque eso implique ciertas cosas que no nos van a gustar, si la economía finalmente colapsa. Pero no sin antes establecer el siguiente precedente que es tan real como que el sol existe: el gobierno actual, no importa cuál de los partidos esté al mando, no constituye solución alguna para la isla. Todos los políticos desde que salió Luis A. Ferré del poder han llevado a la isla al borde del inminente colapso pues se preocupan por su bienestar personal y no por la del pueblo. Por otro lado, el pueblo no ha sabido responder de manera correcta ante la realidad y como personas que se han acostumbrado a esperar por milagros y a vivir en la fantasía, siguen poniendo a estas personas que siguen en el curso de llevar la isla al abismo.

Todo esto se puede resumir en una oración simple, corta y real: PUERTO RICO ES UN PAÍS INGOBERNABLE.

Afortunadamente, aún Puerto Rico no es una república independiente (y de hecho, si lo fuera tampoco sería que no hay esperanza pues muchos países independientes colapsaron y ahora están en un proceso de resurgimiento, como lo son el caso de Irlanda, Grecia y poco a poco España).

Colapsar no necesariamente implica que la isla dejará de existir y que PR quedará desierta. Aunque honestamente una de las mejores cosas que pueden suceder es eso- que la isla quedara desierta para que así se repoblara con personas interesadas en aprovechar al máximo sus miles de atributos. Puerto Rico puede estar al borde del colapso pero su valor geográfico y climático sigue siendo excelente. Sencillamente, si Puerto Rico colapsa, por su condición de status, Estados Unidos podría simplemente decidir tomar las riendas de la isla, igual que sucedía antes de que se eligiera a Luis Muñoz Marín como gobernador de PR. Antes de esto, no se sabía con precisión cuán preparado estaba PR de gobernarse a sí mismo, pero con más de 60 años decayendo sin dar uno brinquito en la gráfica, ya está comprobado que la actual población no tiene la capacidad de gobernarse y eso es aún más contundente cuando estamos volviendo un paraíso terrenal en un infierno social, donde todos los años el promedio de asesinatos es de 900.

Estados Unidos podría enviar personas desde acá a la isla, y reconstruir la isla en un estilo americano, o sea que muchas de nuestras costumbres e identidad patria se verán afectadas. Aunque muchos puertorriqueños profesionales que viven acá podrían regresar junto con los extranjeros que repoblarían la isla, se establecerían unos fondos para la reconstrucción educativa, de seguridad, de salud, de infrastructura; se buscaría la manera de decentralizar y desarrollar la agricultura, sacar las porquerías de molinos inútiles de Santa Isabel e intentar hacer ese terreno nuevamente de uno fértil, eliminar la ley de cabotaje y hacer de las ayudas federales algo parecido acá aunque bien puede hacerse que personas que son capaces de trabajar se les quite los beneficios a menos que trabajen en algo, o sea que complementen las ayudas con un salario que les permita vivir bien sin necesidad de hacer dinero por el lado en algo ilegal. Despenalizar las drogas y legalizar la marihuana, no permitir que la Iglesia intervenga en los absoluto con las decisiones del Estado como ocurre actualmente, y aunque todo esto pueda significar que en la isla se hable inglés o por lo menos se ponga como el idioma de facto, es mejor eso a que sigamos viendo la isla como esta- la gente yéndose y la isla quedándose con los pobres que no pueden abonar al desarrollo de la isla por su situación financiero y los retirados que ya en 40 años no van a estar por todo esto.

Claro, existe el riesgo de que Estados Unidos decida “mandar al…” a Puerto Rico y dejarlos ser una república independiente… esto por lo menos significa que ya la isla tiene capacidad decisional para hacer negocios con el resto del mundo pero entonces tendría que venir gente a tratar de que se logre- y sabemos que con lo que hay actualmente, no es posible. A Puerto Rico no le conviene ser independiente pues podríamos terminar siendo algo parecido a Cuba, Venezuela u Honduras pues desgraciadamente no tenemos en general la disposición que tienen otras personas como los irlandeses o las personas de Singapur pues estamos demasiado acostumbrados a las fantasías y emociones y no pensamos analíticamente y de manera práctica. PR necesita ser gobernado y liderado por personas de esta mentalidad y los americanos tienen a estar mejor preparados en ese sentido. Así mismo muchos puertorriqueños que se han adaptado a esa manera de ser de acá pero que aún tienen amor patrio.

Mientras la isla esté en estado de observación, no se sabrá bien que hacer con la isla. Los políticos seguirán guisando y robando, la gente decente seguirá yéndose aunque no quieran, y no importa lo que suceda, colapsará. Es mejor que colapse de una vez y no esperemos más tiempo a lo inevitable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s