Los farsantes de la fe

En Puerto Rico, domina la religión cristiana como fe, practicado (formalmente o que la gente se identifica) por una mayoría significativa de la población. Así mismo en la mayoría de los países en América (el continente) y Europa, en algunos países domina el protestantismo, especialmente en los Estados Unidos; y en otros domina el catolicismo y la división ortodoxa. Quizá en otro artículo discuta sobre el conflicto de las religiones pero aquí me interesa más el aspecto de las personas que usan las religiones para beneficio personal.

Nos preguntamos, ¿cómo hacen muchas personas que fundan una iglesia para tener tantos seguidores (feligreses)? Primero: hay muchas iglesias con pastores y líderes con buenas intenciones. Muchas veces tendemos que oir por parte de los no-creyentes que “todas las iglesias son un negocio”, pero en realidad no sería justo clasificar a todos en el mismo saco. Personalmente yo respeto por lo general las iglesias humildes, las que todos sus miembros son personas de clase baja o media. No voy a negar que no me simpatizan para nada las que son de feligresía de clase alta pues la feligresía no es, generalmente, de confiar.

Cuando yo era niño asistía a una iglesia cuyos miembros la mayoría eran personas con mucho poder adquisitivo. Tenían un ministerio de adoración tremendo y muy llamativo, y el estilo de dar sus estudios bíblicos sonaba muy carismático y atractivo. Sin embargo, el comportamiento de los feligreses siempre me pareció incongruente con lo que se predicaba. Y mi primera mala experiencia que puedo recordar en una iglesia se dio ahí cuando una maestra tropezó con mi pie y en lugar perdonarme cuando le pedí disculpas (y así cumple con el mandamiento de Jesús de perdonar al prójimo) decidió decirle a mis padres que la hice tropezar. Desde ese entonces la experiencia aunque no puedo decir que SIEMPRE fue mala, lamentablemente lo positivo no dominó hasta que a mis 27 años abandoné la religión y a los 30 entré al agnosticismo por factores adicionales que como dije quizá sea mejor discutir en otro artículo pues no tienen todo que ver con mi experiencia cuando era creyente.

Desde entonces, aunque no ataco las creencias de nadie (y si lo he hecho pido disculpas), sí ataco algo que entiendo es peligroso para la sociedad y ya lo discutí en un artículo reciente: el fanatismo religioso. Pero no entiendo como personas de igual o mayor edad que yo, no despiertan y no analizan, ni razonan sobre la estafa contundente de muchos farsantes de la fe, que el mismo libro sagrado de los cristianos en una parte ni el mismo Jesús toleró. Como estos mercaderes usan la biblia a conveniencia para apoyar la homofobia, el sexismo, incluso ponen en peligro la salud física, mental y emocional de las personas, promueven la mala higiene, el abandono personal, y sin embargo no se inmutan en chismear, hablar por detrás y destruir la reputación de personas aparte de condenar y juzgar. Muchos feligreses muy por dentro saben todo esto, pero en lugar de darse a respetar justifican estas acciones y las emulan, creando un ambiente en algunas iglesias insostenible.

La arrogancia es una de las características más comunes en estos farsantes. No solo mienten y engañan a la feligresía sino que a la hora de que se les enfrenta, ejercen todo el poder que tienen para hacer que nadie los exponga como el fiasco que son. No solo no se arrepienten sino que justifican sus acciones. Hemos visto casos horrorosos de algunos líderes religiosos envueltos continua y activamente en abusos contra feligreses incluyendo pederastía y pedofilia, pero aún a algunos los atrapan y sus feligreses siguen creyendo en ellos y los apoyan.

El problema es que si tenemos esta situación es evidente que nuestra sociedad está exageradamente enferma. NADA justifica que un adulto abuse de un menor y más de la forma en que algunos lo hacen- extorsionando y amenazando. No solo son unos farsantes sino que son diametralmente opuestos a lo que predican para endulzarle el oído a muchos creyentes. Con este comportamiento, las personas que entran en un proceso de conflicto existencialista y duda es más fácil que termine siendo agnóstico o ateo porque asocia lo que estoy explicando con la posibilidad de que todo lo que “profesan” es algo que ellos mismos por dentro saben que o no existe, o es muy fantasioso.

Los farsantes de la fe no son cristianos ni religiosos; son tan ateos como el ateo declarado. Un cristiano que tome en serio su fe no hace NADA de esto. Pero lo hacen porque por dentro o no creen, o dudan y están inclinados a la perspectiva ateísta pero saben que la religión, que es libre de impuestos, le generan ganancias, ganancias muy buenas monetariamente y aprovechándose de la vulnerabulidad mental o emocional de la feligresía pueden llegar tanto como a violar y estafar sin ser expuestos ante las autoridades porque “hipnotizan” a las víctimas para consentir sus propósitos malsanos.

La cuestionabilidad de cada religión no debe para nada radicar en la farsa de los pseudo-líderes, la cuestionabilidad radica en otros aspectos más complejos, pero ver que un número grande de farsantes logra tanta aceptación de personas da rienda a cuestionar la veracidad de la religión.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s