¿Cómo podemos mejorar la infrastructura de Puerto Rico?

Vamos a asumir que la población de Puerto Rico se reduce a 3 millones de personas.

En este momento hay 3.5 millones, reduciéndose a consecuencia de la emigración hacia Estados Unidos pero contrario a lo que se dice, la salida de gente es beneficiosa teóricamente, y se está yendo toda clase de gente (no solo profesionales como se quiere hacer creer).

Nuestro escenario actual es tétrico y como mencioné en mi pasado artículo no va a mejorar si no cambiamos la mentalidad. Pero pensar en soluciones y alternativas es mejor que seguir lamentándose, esperando por milagros y magia.

Digamos que desarrollamos la agricultura y el turismo, mejoramos las carreteras (que de hecho, se asignaron unos fondos ahora mismo para ello esperemos se usen para lo que es) y la infrastructura física en general. Si se mantiene un IVU y no tuviéramos las leyes federales de cabotaje, el dinero fluiría en la isla para el desarrollo de todo tipo de industrias así como para mejorar la educación, seguridad, salud y transportación. Con 3 millones de personas y un plan de redistribución tal que nos decentralicemos de San Juan, desarrollando digamos las áreas de Ponce y Mayagüez, la isla puede prosperar fuertemente.

Si la fuerza laboral fuera amplia y se impone una contribución en las planillas que sea lo suficiente para poder obtener una cantidad suficiente de dinero para el desarrollo y mantenimiento de la infrastructura, educación, salud y otros organismos sociales, sin que tampoco se cree un problema concerniente al costo de vida del puertorriqueño, se puede tener una isla que atraiga inversiones de afuera. Con esto hay que tener cuidado pues podría provocar un aumento en la población lo cual no es deseable.

Asumamos que 1.5 millones de personas trabajan y ganan salarios dignos, entiéndase $40,000 (o más). Si se taxea un 20% al año serían 12 billones de dólares sin contar lo taxado a corporaciones e IVU. La cantidad de dinero es más que suficiente para el desarrollo y posterior mantenimiento de los organismos que constituyen la isla (de hecho nuestra isla requiere más mantenimiento que nueva infrastructura por lo general). Eso, claro, asumiendo que nuestro gobierno no tuviera ningún tipo de falla en cuanto a corrupción se refiere.

Si bajamos las alcaldías de 78 a 17 también habría un ahorro grande de dinero, en millones de dólares. También podemos reducir los salarios absurdos de gran parte de los políticos. Se elimina todo tipo de puesto innecesario y este se sustituye por otros de los que surjan cuando el mercado internacional se interese en la isla y traigan empleos, así como en agricultura y turismo. Nótese que este escenario no necesariamente requiere un cambio ds status aunque en el sentido práctico la independencia sería la mejor opción, y la estadidad tampoco sería una mala opción con la excepción de que todo estaría sujeto a lo que diga el Congreso de los Estados Unidos.

Puerto Rico cuenta con los atributos para que mercados internacionales traigan sus intereses sin, obviamente, menospreciar la necesidad urgente de desarrollar la agricultura y el turismo que serían las industrias que más dejen en la isla. Y debe ser local, recuerden que lo extranjero se lleva la mayor parte de las ganancias a sus países de origen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s