Reconfigurando la educación en Puerto Rico

La educación es un derecho inalienable en todo ser humano, pero a la misma vez es algo que el humano debe desarrollar por su propia cuenta. A lo que me refiero es que es deber de cada persona indagar sobre temas en los que adquiere experiencia y conocimiento.

Nuestro sistema de educación yo diría que es relativamente bueno, pero amerita, digamos, actualizarse. Tanto a nivel intelectual como profesional, los ciudadanos necesitan conocer más sobre la realidad del mundo que nos rodea, así como identificar mejor cuál es su fuerte en la vida, y en nuestros tiempos donde la metodología de encontrar un trabajo o hacer uno mismo un propio negocio no es fácil, a los jóvenes se les debe monitorear mejor qué es lo que quieren hacer con el resto de su vida en lugar de intentar una carrera solo para darse cuenta que el nivel de competitividad no lo hace una carrera práctica o no son buenos o competitivos en dicha carrera.

Digamos que la educación consiste en estas dos fases: intelectual y profesional. Ambas son esenciales para poder desempeñar adecuadamente en la vida. Y en nuestra isla tenemos un problema ahora mismo en ese sentido: somos una sociedad insularista y muy fundamentalista, a la vez con unos males sociales crasos y ya sabemos que la mejor manera de atender este problema es educando al pueblo. Exploremos entonces cómo hacerlo.

1. Educación profesional

En general, se espera de cada individuo lo siguiente: ser criado en un ambiente saludable, educarse en la escuela, posteriormente educarse en una carrera y finalmente desempeñar en un trabajo. Este es el “método estándar”, la norma. Bien: debido a las tendencias actuales de tasa de natalidad y la tecnología sustituyendo la mano de obra humana (ya discutido previamente) éste método es cada vez menos funcional; se está volviendo obsoleto. Al paso que vamos, si no ya actualmente, éste método asume que todo graduado de una universidad o colegio comunitario encontrará un trabajo y podrá vivir sin problemas económicos (relativamente) y en realidad ya no es así; debido a lo complicado y competitivo de poder ejercer una profesión se recurre hoy día a métodos de “filtración” para que lo mejor de lo mejor no enfrente problemas para poder ejercer una profesión y tenga una relativa seguridad en el trabajo. En otras palabras, ya no es suficiente hacer un grado sino hay que estuzarse para competir, por lo tanto miles de personas preparadas estarán en riesgo de no poder encontrar una forma de poder subsistir en la vida, por lo que tendrán que regresar con sus padres, pedir ayudas o terminar en la calle.

Es tiempo de cambiar el método tal que se refuerce al joven su campo donde mejor ejercerá. Yo propondría que esto de K-12 en una escuela tomando cursos de historia, ciencias, matemáticas, idioma, e “introducciones” a ciertos campos sea modificado a lo siguiente: Kinder- 2do grado: Aprendizaje básica del idioma español e inglés, matemáticas básicas (operaciones de aritmética); extender los calendarios un mes (junio) y que sea de 7:30am a 5:00pm (así los padres no tienen que preocuparse por horarios de salidas de las escuelas), con dos recreos (11am-12pm almuerzo y 2:30pm-3:00pm descanso), y enfocar estos tres grados (Kinder tiende a ser quizá muy fuerte, pero por lo menos 1er y 2do grado hacerlo de esta manera) en estos tres; historia y ciencias básicas con matemática aritmética avanzada se pueden dejar para 3er-5to grado, con la misma configuración de horarios y de 6to a 8vo grado matemáticas avanzadas (trigonometría, geometría, estadísticas y algebra), junto con cursos de inglés avanzado (conversacional), pues ya el español debe estar completamente dominado para finales de 5to grado, con clases de historias y ciencias avanzadas. Si piensan que son muy chicos para esto, vean como en algunos países estos cursos se toman en estos grados. Los cuatro años de escuela superior deben ser vocacionales y también con enfoque intelectual, de lo cual discutiré más adelante. Es en estos grados donde a los jóvenes se les debe enseñar diferentes vocaciones y dárseles pruebas donde puedas identificar qué es lo que quieren hacer una vez cumplan la mayoría de edad. Ideas incluyen clases de cocina, enfermería, talleres de mecánica, programación, junto con clases donde aprenden de diferentes culturas y formas de pensar tal que llegan a la mayoría de edad con un nivel de educación muy superior al que hoy día.

En resumen

K-2: Español, inglés y matemática básica
3-5: Español avanzado, inglés intermedio, matemática aritmética avanzada, introducción a las ciencias, estudios sociales e historia de Puerto Rico
6-8: Inglés avanzado, matemática avanzada, historia del mundo, ciencias avanzadas (biología, química, geología, universal y física)
9-12: Vocacional, introducción a las diferentes vocaciones e identificación del fuerte de cada estudiante, junto con clases de psicología y conducta humana y social; introducción a la vida adulta (vida en los trabajos, universidad, etc.)

Con un calendario académico que solo tenga un mes de descanso y que sea horarios laborables (7:30am-5pm).

2. Educación intelectual

En el aspecto intelectual, la población puertorriqueña necesita una mejoría urgente, yo diría que nuestro nivel de conocimiento intelectual es sumamente pobre. Podemos resumir lo que he discutido en pasados artículos: como el puertorriqueño ha adoptado una mentalidad asimilista e insularista que no les permite ver más allá de lo que conocen. Muchos piensan por ejemplo que Estados Unidos es lo último de la avenida. Que necesitamos seguir siendo parte de ellos para subsistir, que no tenemos los recursos para ser independientes o que nunca podremos echar para adelante porque estamos acostumbrados al baile, botella y baraja.

Los latinos somos una raza muy apasionada, no tendemos a ser personas prácticas. Tendemos a llevar todo al sentimiento y nos fanatizamos con extrema facilidad. Miren como la mayoría de la gente aún se identifica con los partidos más malos que hay en Puerto Rico. Por más corrupción que haya, por más despotismo y abuso, seguimos poniendo en el gobierno a la misma escoria cada cuatro años. Lo mismo en el nivel religioso: no hay problema con creer en una deidad, o de seguir unos preceptos, pero hay una mala costumbre de imponer los criterios religiosos tal que somos una sociedad altamente homofóbica y con prejuicios alimentados por dogmas. Mientras Japón, Suecia y Noruega progresan enormente con su porcentaje altísimo de personas que no se identifican con una religión, nosotros aquí seguimos con nuestras supersticiones y tonterías de que si aceptamos a las personas, digamos por ejemplo por su orientation sexual homonormativa, “Dios va a castigar a la isla”.

Tenemos que crecer y educarnos intelectualmente. Veamos como es el mundo alrededor, comparemos el desempeño económico y político de otros países y veamos en que estamos fallando y en en que estamos bien. Es crucial que ya entendamos que el mundo es un lugar diverso, donde las mentalidades son diferentes y no podemos esperar que todos se ajusten a nuestra manera independiente de pensar. Cada persona es lo que es su crianza, carácter y personalidad. El principio básico del respeto es que mientras no se afecte el bienestar de otras personas, se deje a cada ser humano tomar sus propias decisiones. Afectar a los demás no se refiere a no complacer a la sociedad, sino a no violentar la integridad de otra persona. Nuestra sociedad insiste en estandarizar a todos bajo la normativa cristiana. Se ataca a la gente por ser gay, fumar marihuana, ser ateo, o hacer algo que en realidad sólo le concierne a esa persona. Haciendo eso se detiene el progreso intelectual, pues ya la ciencia ha probado que la homosexualidad no es una enfermedad ni el ateísmo es un mal, por ejemplo.

Noruega por otro lado con un número altísimo de no religiosos es unos de los países más estables del mundo. Lo mismo Holanda, con las prisiones cada vez con menos gente. La legalización de la prostitución y la marihuana en este país no ha condenado a Holanda a ser un lugar indeseable para vivir. Veamos Colorado recientemente, la criminalidad ha bajado enormemente. En lo personal no abogo por el consumo de ninguna sustancia, ni lo recomiendo, pero no obligo ni pretendo imponer que otras personas no consuman sustancias porque para mí esté mal.

Tenemos que entender que la vida no siempre es A o B, o blanco y negro. Somos muy propensos a brincar a conclusiones con personas que no siguen la norma. ¿Soltero a los 30? “Nah, ese es pato”. ¿Qué clase de mentalidad mediocre es esta? La leo constantemente en foros locales y muestra cuán pobre estamos en lo intelectual. ¿No trabaja? “Ah, ese es un cuponero y vividor”. Parece mentira que aún cuando encontrar trabajo hoy día es tan fácil como pegarse en la loto, todavía hay gente que cree que todo desempleado es porque no quiere trabajar. El que está bien piensa que todo el mundo tiene que estar igual que ellos, y esto también es falta de educación intelectual.

Ciertamente uno de los mejores “maestros” en educación intelectual son los errores que cometemos en la vida. A veces cuando pasamos por momentos difíciles es cuendo aprendemos a ser altruístas y a comprender mejor a los demás mientras que quien triunfa consistentemente tiende a la arrogancia y a que nunca pasará por crisis. Pero es función de nosotros como sociedad no pretender que la ignorancia y la arrogancia tengan influencia en nuestro desarrollo pues esto afecta a la sociedad en general. Un ejemplo es como en muchos trabajos hay gente que sencillamente no tiene la capacidad de pensar más allá de su ego. Y como la vida es básicamente suerte muchas veces nunca pasan por crisis y siguen triunfando.

En cuando a educación en relaciones humanas, es esencial que a los jóvenes se les de lecciones de cómo será la vida adulta. Se nos tiende a enseñar que si perseveramos y luchamos y nos mantenemos firmes en nuestros pasos todo nos saldrá bien. La vida consiste de momentos buenos y malos y estos no discriminan. A mi como persona se me ha criticado que en esto sueno negativo, pero la realidad es la realidad. Y en Puerto Rico hay mucha gente ilusoria. Uno no debe rendirse pero la vida hoy día no es fácil y los momentos depresivos y frustrantes van a presentarse. No hay prácticamente forma de evitarlo. Vamos a conocer gente falsa, gente que se hace la amigable y simpática esperando el momento propicio para soltar la máscara y revelar su verdadera naturaleza envidiosa, malsana y malintencionada. Vamos a conocer gente que hablará a nuestra espaldas, gente que alabará a uno para que uno le lamba el ojo y si no entonces buscarán hacernos daño. Entendamos lo siguiente: hay personas buenas, malas y mentalmente enfermas. Y las vamos a conocer y tenemos que lidiar con ellos. Es algo que debe aconsejársele a los jóvenes aunque se empeñen en darse cantazos en la vida.

Tenemos que aprender a ver más allá de la caja. A percibir a las personas malintencionadas que conoceremos. A ser hábiles y astutos, pero tampoco aprovecharse de los demás. Hay que aprender a valorar lo que tenemos, en Puerto Rico tenemos que amar y valorar lo que tenemos. A apreciar el valor del dinero sin caer en la avaricia y mezquindad. A no ver a las mujeres (y a los hombres) como elementos de satisfacción visual y sexual. A aceptar a la gente y no estar metiéndonos en la vida de los demás. A entender que hay mentalidades diferentes, gente que siguen otras religiones, otros modos de vida. A que todos los trabajos valen y que no existen profesiones “de clase”. A que hay un mundo allá fuera donde no se parecen a nosotros y que no por eso ya están mal. Tenemos que reconocer los peligros de la forma de vida que llevamos hoy en día en la que no respetamos la naturaleza y queremos controlarlo todo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s