9 meses de agnosticismo: cambios y visión

Ya han sido nueve meses desde que adopté el agnosticismo como mi “creencia” (que realmente sabemos no es una creencia sino un pensamiento que cuestiona y duda sobre conceptos teístas y religiosos) y en resumen puedo decir que mi relación con la gente no ha sufrido cambios significativos, pues ya la gente que me traicionó y no me demostró la lealtad esperada lo habían hecho desde que era creyente. Asumo que quienes hayan conocido de mi mentalidad actual, probablemente piensan peor de lo que pensaban de mí, pero eso no importa.

Podemos decir que es mucho lo que he pensado sobre el tema de las religiones, deidades y temas relacionados, y mi conclusión es que aunque sigo una tendencia ateísta en mi agnosticismo, no puedo adoptar el pensamiento ateísta; la alta gamma de posibilidades en nuestro universo no nos permite (en mi opinión) certificar que no existe algo sobrenatural, entiéndase deidades, espiritualidad, etc. aunque tampoco podemos certificar o estar seguros de que existen.

He debatido en diversos foros, y mi relación con los fanáticos religiosos se ha mantenido negativa, como ha sido siempre aún en mi tiempo de creyente. Mi relación con los creyentes regulares tampoco ha cambiado mucho, aunque si han habido algunos desacuerdos y debates, incluyendo una persona que me borró de Facebook, pero solo fue una persona. Con los ateos, mi relación mejoró muchísimo pues no me llevaba mucho con ellos en mi tiempo de creyente. Se puede concluir que por ende, ha habido una mejoría significativa, aunque obviamente ser agnóstico en una sociedad teísta y fundamentalista no es tan fácil pues la sociedad asume que todos somos creyentes.

Si hay algo que me molesto enormemente dentro del mundo del teísmo es el fanatismo religioso. Para mí es una enfermedad, y grave. El fanatismo religioso es sin duda uno de los mayores causantes de problemas sociales, incluyendo divorcios, rompimientos de amistades, rompimientos familiares, guerras, discriminación social y laboral, entre otros. Cuando un creyente no está en su subconciente seguro de que su creencia es correcta y tiene que imponerla, y quien no cree “es del diablo”, esto es un problema. Un verdadero creyente no se preocupa por la opinión ajena de su creencia. Lo único que puede hacer a un creyente dudar es pensar, no dejarse influenciar por otras personas.

Ahora, la creencia moderada no es mala- no hace daño el que la gente crea, aún si las creencias para muchos nos puedan parecer absurdas. La realidad es que el ser humano promedio, desde el principio de los tiempos, ha sentido la necesidad de creer en algo. Es un instinto humano, el mismo que hace que muchos crean en el amor romántico y otros elementos igualmente cuestionables en cuanto a veracidad de que existan. Enfrentar posibles realidades de que no hay nada más alla de los que percibimos con nuestros sentidos, sobre todo en el tema de la muerte, es duro para el humano promedio y no son muchos los que podemos aceptar que quizás no hay nada más allá de los que vemos y vivimos ahora. El problema de muchos ateos es que ignoran esta naturaleza en la mayoría de la gente. Muchos quieren que los creyentes entiendan que no hay dioses, ni paraísos, infiernos ni nada sobrenatural, y a veces lo hacen de manera hostil, lo que a su vez provoca que los creyentes de convenzan de que sus creencias son correctas, porque como dice el refrán, la razón no grita, la razón convence.

Para llegar de la creencia al agnosticismo no fue cuestión instantánea. Yo diría que quizás siempre fui agnóstico pero con una tendencia teísta hasta que me puse a preguntar cosas como las siguiente:

1. ¿Por qué tantas religiones y no hay consenso entre éstas?
2. ¿Por qué “Dios” luce tan selectivo y favoritista?
3. ¿Por qué hay tanto creyente farsante, que supuestamente debe seguir unos preceptos y en la práctica no lo hace?
4. ¿Cómo sé que libros sagrados como la biblia, el corán y otros no han sido manipulados, editados y modificados a favor de los cuerpos institucionales religiosos?
5. ¿Por qué hay gente mala que triunfa en la vida y gente buena que fracasa?
6. ¿Por qué no hay una tendencia a mejorar en cuanto a nuestra situación social?
7. ¿Por qué los países menos religiosos y supersticiosas son más prósperos que los que lo son más?

Y por ahí siguen las preguntas que si se quieren contestar de la forma más realista, tienden al agnosticismo, no a continuar creyendo.

Definitivamente cada persona toma la decisión de seguir lo que cree es correcto pero no puede imponer sus criterios. A estas alturas es imposible que regrese a la tendencia teísta y mi pensar es que no existen deidades específicas, lo que sí recomiendo a todos es a pensar, libremente; a preguntar sin miedo, a cuestionar y a dudar, y llegar a las conclusiones que más satisfagan a uno.

Sí tengo que criticar algo pero es algo muy personal y es cuando algunos ateos ponen frases, fotos y artículos que realmente no tienen ninguna función útil, como poner cosas ofensivas sobre el personaje de Jesús, Mahoma, Buda, y otras figuras religiosas. Hacer esto no va a deconvertir a nadie y hacerlo por revanchismo, intención de molestar o bajarse al nivel del fanático religioso demuestra inmadurez. A veces uno pone ciertas expresiones fanáticas con la intención de mostrar a los demás los males del fanatismo, pero para ello no hay que recurrir a mostrar imágenes ofensivas hacia las religiones per sé. Recordemos que los males sociales se deben a los humanos, no a elementos independientes como tal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s