Estado Libre Asociado: Una fórmula muerta

En los pasados artículos, he hablado sobre la independencia y la estadidad, las únicas dos fórmulas dignas bajo la realidad actual de la isla en cuanto a lo social, político y económico se refiere. Sin embargo, hoy 25 de julio del 2014 se cumplen 62 años de una fórmula de gobierno que en realidad, ya agotó su “batería”.

¿Qué es el Estado Libre Asociado (ELA)?

El título nada más suena absurdo y oximorónico. No existe tal cosa como “libre” y “asociado” a la vez cuando se habla de aspecto político. Bajo la fórmula del ELA, Puerto Rico NO es libre. ¿La prueba? Las leyes de cabotaje y la superioridad del gobierno y constitución federal sobre la local (o estatal). Cuando un pueblo no tiene la propiedad de ser autosuficiente y poder tomar decisiones políticas y económicas por sí solo, no es libre.

De manera que el título adecuado para la fórmula actual es Estado Asociado, o mancomunidad que es como se conoce en inglés. El ELA fue una iniciativa que fue trabajada mayormente por Luis Muñoz Marín en el intento de levantar a la isla de una realidad de pobreza fuerte, siendo parte de Estados Unidos durante 64 años antes del nacimiento de dicha fórmula. El enfoque laboral en la isla era la agricultura, pero esta no pagaba lo que merecía y bajo la fórmula se implantaron unas medidas que atrajeron las industrias, mientras la agricultura fue quedando atrás hasta desaparecer. Los elementos de la ley 936 ayudaron a Puerto Rico a prosperar para la era de los ’70 y ’80 y el ingreso per cápita aumentó brutalmente. En sí, el ELA no fue una mala idea y ayudó mucho al desarrollo de la isla, pero aquí está el detalle: esta fórmula era transicional, no permanente, pues la fórmula natualmente traía la característica de conducir a Puerto Rico a una nueva realidad política donde tuviera identidad, ya sea en forma de estado de su dueño durante 116 años o independiente.

El Partido Nuevo Progresista surgió cuando su fundador Luis A. Ferré admiró el crecimiento económico de Estados Unidos y pensó que podíamos gozar de esa prosperidad emulando y eventualmente formando parte de la nación emergente. Pero su iniciativa no fue solo deseos, el gobernador trajo varios proyectos durante su mandato y el más influyente es el que permite que un viaje de San Juan a Ponce tome poco más de una hora. Todo lo que le siguió después, ya ustedes saben. Supuestamente Pedro Rosselló trajo progreso pero, ¿a santo de qué? Corrupción, chanchullos, despilfarro y un desorden social que incluyó la eliminación de la 936 y la consiguiente firma de sentencia de Puerto Rico a caer en el caos que hoy es, una colonia que ya no tiene esencia económica y que no quiere soltar la mediocridad.

Ayer llevaba a mi abuelo a su doctor, y este me contó como en las cuatro últimas clases graduandas de concentración en urología la Escuela de Medicina, el 100% se fue a los Estados Unidos. Esto es tétrico. En parte pienso que contra, como el deseo de hacer dinero y tener capital puede ser tanto para alejarse de las familias y de su tierra pero, ¿el gobierno motiva a la gente a quedarse? Porque mientras la mayoría del pueblo no sienta el deseo de levantar a la isla del fango, los pocos que la quieren no la van a levantar de sueños y deseos…

¿Y podemos tener un Estado “Libre” Asociado con fuerza si implantamos las iniciativas que he discutido en mis artículos? Recordemos que mientras la isla se mantenga en un status de dependencia de los Estados Unidos, estos se someten a la voluntad y mando del Congreso. Solo podría hacerse lo que éste permita. El status colonial actual no concede los mismos beneficios económicos que el gobierno federal concede a los estados, pero como discutí sobre el futuro de los Estados Unidos si sigue como va, en realidad no hay diferencia significativa entre el ELA y la estadidad.

El ELA ha demostrado que no puede mantenerse por más tiempo. Hay sectores crecientes que quieren definir el status a algo más digno (aunque en mi carácter individual no considero que la estadidad sea digna, pero esa es mi opinión no tienen que estar de acuerdo) y mucha gente se sigue acostumbrando a las ayudas y beneficios de lo que conocemos como cupones, mientras la clase trabajadora está siendo abusada. En conclusión, el ELA y la estadidad son fórmulas que carecen de futuro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s