Creer en religiones: ¿Opción o necesidad?

La religión es uno de los elementos más antiguos que existen, y básicamente la razón original se puede suscribir a explicar lo que es la vida y también enfrentar el temor a la muerte, aunque hoy día también se usa más que nada para controlar las masas, debido a que en la medida que avanzan la ciencia y los descubrimientos sobre nuestra realidad y nuestro universo, realmente las religiones van perdiendo credibilidad (al menos así lo veo yo y muchas personas).

Hoy es 2 de agosto del 2014, el día del paso de la tormenta Bertha sobre Puerto Rico. En los últimos días he estado en varios foros locales y en la mayoría veo comentarios de estos que me perturban y me incomodan enormemente y explicaré en breve: gente pidiéndole a “Dios” que traiga la tormenta para aplacar la situación de la sequía.

Yo no puedo quedarme callado ante ese tipo de expresiones y se que probablemente es del desagrado de muchos cristianos incluyendo gente que conozco personalmente pero es que sencillamente no puedo con el hecho de que estos fenómenos de la naturaleza son absoluta y total e inequívocamente arbitrarios, y hemos vemos como muchos de estos fenómenos embisten a ciudades y países matando cientos y miles de personas, para que la gente diga cosas como “Dios bendice a Puerto Rico (porque trae lluvia o porque desvía un sistema)”. Es sencillamente molesto para mí, aunque se que no existe ninguna deidad que desvie ni traiga fenómenos arbitrarios como terremotos, tornados, huracanes y otros.

De aquí podemos pensar sobre varias cosas sobre esto de creer en deidades. Vamos a establecer una aparente realidad: el ser humano por su naturaleza es orgulloso, y por lo tanto no tiende a enfrentar la realidad de la vida ni tampoco a aceptar responsabilidades, añadiendo el elemento de tener una naturaleza fantasiosa, son elementos que he podido concluir observando nuestro entorno social. ¿Pero por qué somos así? ¿Por qué no podemos enfrentar la realidad cruel de la vida?¿Nos hace bien creer en potenciales mentiras?

Vamos con el ejemplo de esta tormenta. Hay una sequía severa en Puerto Rico, por lo tanto un fenómeno que traiga tanta lluvia como para aplacar o posiblemente terminar con esta sequía pareciera ser una bendición. Quizás a primera instancia los cristianos no tienen mala intención en agradecerle a “Dios” pero el problema está cuando vamos atrás y vemos sucesos como lo de las Filipinas, Katrina en New Orleans, Mitch en Centroamérica… Inundaciones en China y otros fenómenos donde en lugar de acabarse la sequía lo que se acaban son muchas vidas. ¡Algo no cuadra!

Aún así, aún cuando se menciona esta, la actitud “noble” de muchos creyentes se torna hostil, necia y arrogante; empiezan con justificaciones, a defender su postura de que “Dios nos bendice”, con frases como “somos la isla del Cordero” y otros comentando barbaridades como “eso les pasa a esos países por no creer en Dios o no tener fe”. Esta actitud aportó mucho para mi salida del cristianismo, pero aún me perturba ver como tanta gente no se da cuenta de que su creencia actual está mal; y no tanto por creer en Dios sino por creer en un Dios tan exclusivo, selectivo y favoritista.

Lo mismo aplica en el caso de cuando alguien se cura de enfermedades, consigue trabajo, pareja, aumento, o cualquier otro aspecto positivo. “Gracias Dios”…. Aunque hay niños siendo despedazados vivos en Gaza y Siria y hay millones de pobres en África que pasan días y semanas sin comer mientras pastores como Wanda Rolón, Joel Osteen y el Vaticano completo viven suculentamente en sus mansiones o habitaciones de lujo. “Gracias Dios por un trabajo”… Aunque hayan miles quedándose sin empleo, despedidos, cesanteados u obligados a renunciar. “Gracias Dios, por curarme de mi enfermedad”, aunque otros mueran de la misma. “Gracias Dios, por haberme cuidado en mi camino a mi casa o en este vuelo”, aunque un misil derribara un avión con 300 vidas y todavía algunos cadáveres estén pudriéndose en el área del accidente.

Si comento estas cosas en mi página de Facebook o en alguna red social, o en foros principalmente, la respuesta de los cristianos en su mayoría es una de hostilidad extrema, insultos, acusarme de negativo, y en fin, no hay forma de que analicen o piensen más allá de lo que QUIEREN creer, seguramente me cueste amistades, relaciones familiares, y reputación en general. El status quo es que “respetemos el pensar de los demás” y creamos aunque podamos estar equivocados.

La realidad es incontrovertible: no hay una aparente conexión entre sucesos positivos o negativos y deidades. No se ve. La vida es arbitraria, y todo lo que tenga que ver con “causalidades”, más allá de lo que se sabe que genera causa y efecto, es una falacia. No existe ninguna protección ni mucho menos favor divina. Pero también tenemos a veces que tener cuidado de como expresamos nuestra opinión en contra de las creencias religiosas; hay veces que uno puede tolerar y hasta cierto punto entender, no todos tenemos esa disposición de cuestionar o dudar, ya sea porque nos da miedo aceptar la realidad o nos ocultemos en el closet para evitar represalias a nivel familiar, social y hasta por parte del gobierno. La gente muchas veces cree porque no mira más allá de sus experiencias personales; “si todo me va bien, significa que Dios si me ayuda y me ama y me protege”. La realidad es que el ser humano es egoísta por naturaleza. El atruismo es un valor moral adquirido, no es parte de la naturaleza del ser humano. Se necesita porque vivimos en un mundo en el que tenemos que compartir pero sin normas, reglas éticas sencillamente cada quien batallaría su espacio. La historia nos lo prueba: guerras, invasiones, conflictos familiares, actitudes avaras y ambiciosas en los trabajos… Y el ser ser humano no acepta esta realidad por lo cual atribuye su naturaleza maligna a pecados originales, diablos y otros inventos para no asumir responsabilidad.

¿Y por qué creemos? Las creencias no se limitan a religiones; se creen en sistemas económicos, políticos, “el amor”, los valores etc. Si hay algo en lo que mucha gente me ha criticado toda la vida, y me ha costado amistades y relaciones familiares es mi perspectiva considerada como “negativa”. La negatividad muchas veces va de la mano con la realidad, y si vemos nuestro mundo alrededor solo tenemos dos opciones: aceptarla o taparla. La mayoría de nosotros la prefiere tapar. La minimizamos, le damos explicaciones que no existen y buscamos soluciones donde no las hay. Por eso el mundo está como está, por eso el desempleo, la pobreza y el tercermundismo no terminan y en algunos lugares aumentan. Si se quieren buscar soluciones reales a los problemas reales hay que ACEPTARLOS primero, enfrentar nuestra responsabilidad y buscar soluciones reales y dejar de estar dejándoselo todo a un ser que nadie sabe a fin de cuentas si existe y solo se puede creer por fe y no con pruebas. O por lo menos actuar, hacer algo tangible, orientar, educar y no estar solamente en ritos y supersticiones que no conducen a ninguna realidad. Nuestra realidad actual tiene ambas: positivo y negativo. Si nos enfocamos en lo negativo y no tomamos en cuenta lo positivo, estaremos siempre en la mentalidad de que nada se está resolviendo. Hay que admitir que para como se vivía antes, en el tiempo de la Era Oscura, la invasión al continente americano, o como aún se viven en ciertos países, hemos progresado bastante, pero FALTA. NO ESTAMOS BIEN. Cuando uno acepta la mediocridad, se incurre en aceptar un aspecto negativo. Nuestra actitud social hoy día es una sumamente infantil e inmadura, y aún cuando hayan personas que nos traicionen y quieran seguir viviendo en la mentira, no podemos dejar de educar a la gente ante la CRUEL realidad de la vida. No existen causas para tragedias arbitrarias. No hay castigos, ni premios divinos. Cuando usted le agradece a “Dios” por su éxito en la vida, con intención o sin ella está proclamando superioridad sobre otras personas. Y si usted culpa a la la otra persona, juzgándole, es entonces arrogante y prepotente. Supuestamente a “Dios” no le agrada eso así que aún si existiera, no tiene NADA que ver con su éxito en la vida. Usted simplemente tiene talento y buena suerte, nada más.

Por último, entiendo que para la mayoría de los humanos es difícil aceptar una realidad arbitraria porque esta es, en sí, deprimente. Puede sonar triste que todo lo que vemos sea simplemente arbitrariedad y suerte. Pero a muchos de nosotros no nos pueden convencer ideas que no cuadren, como puse en el ejemplo de horita. Si existe una deidad misericordiosa, justa y buena, tiene que serlo en un nivel absoluto. Mucha gente dice que creer es individual… Para mí eso es bien chocante. Insiste en que entonces hay deidades que son exclusivistas y por lo tanto injustas. Sigue habiendo un severo descuadre entre las creencias de la gente y lo que se enseña sobre estas creencias.

2 thoughts on “Creer en religiones: ¿Opción o necesidad?

  1. Mas que necesidad se ha convertido en costumbre… y hoy dia al parecer es hasta un estatus social… en donde si eres de x o y religion te hace estar por encima de los demas.. Indiferentemente el hijoputismo de la.persona

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s