La muerte de Robin Williams: El gran problema de la depresión

Muchos de nosotros esperaríamos que una persona que se suicida tras una depresión sea alguien que tiene una enfermedad terminal, o se divorcia de alguien que ama, o pierde un trabajo y se ve amenazado por deudas y obligaciones que no podrá pagar a menos que encuentre algún ingreso con prontitud… Pero ninguno de estos problemas agobiaba a Robin Williams.

Un hombre rico, con una fortuna de $130 millones; con familia, hijos que aparentemente lo amaban, fanáticos que lo admiraban, que admitió sus problemas y nunca cayó en escándalos como otros famosos, con relativamente buena salud física, amado por sus amigos, que no tenía problemas con la ley, que todas sus producciones fueron sanas, con una esposa que lo amaba, en fin, lo tenía todo…

…y lo encontraron guindando del techo y no solo eso, intentó cortarse las venas antes, o sea, decidió de manera firme, morir.

¿Qué pasó aquí? Se sabe que padecía de depresión, pero también sabemos que generalmente la depresión no surge de la nada. Tenía una adicción a la cocaína y al alcohol. Pero, ¿cuál era la necesidad de una persona exitosa como Williams para incurrir en el alcoholismo extremo y en las drogas? Esta es la pregunta que todos nos debemos hacer: ¿Por qué hay personas que uno diría lo tienen todo, por lo menos todo lo necesario para no terminar en la calle, preso o con algun tipo de crisis, y deciden quitarse la vida? Quizás el caso más reciente parecido (porque no fue suicidio) más reciente fue Michael Jackson, en el verano del 2009.

Ningún ser humano alcanzará jamás la satisfacción y la felicidad “total”. Ser rico no es ser feliz. Encontrar “el amor de tu vida” no te va a hacer totalmente feliz. Tener hijos, tener fans y amigos… Nada de eso llena totalmente las necesidades de las personas, en el sentido absoluto. La sociedad espera de todos nosotros básicamente lo mismo. Y pocas personas, MUY pocas personas logran en todo el mundo lo que logró Robin Williams, que lo hizo mucho más de los que se espera del ser humano promedio. Llegó más alto que casi todos nosotros, y sin embargo tomó la decisión de acabar con un sufrimiento brutalmente escondido y diría yo prácticamente invisible, aunque si notábamos bien su mirada, quizás se podia notar que algo no lo dejaba ser feliz.

Esta tragedia marca un precedente que la sociedad tiene que reconocer, la vida simplemente, es. Cada persona tiene unas necesidades y no todos coincidirán en esas necesidades. Quizás la felicidad de Robin Williams no descansaba en nada de lo que tenía. Pero se nos enseña a que todo gira alrededor del dinero, del amor y de la salud, el lo tenía los tres y no fue un detractor para que la depresión lo embistiera hasta derrotarlo.

Cada persona tiene que identificar que lo hace feliz, y mientras no haga daño a otros, y me refiero a daño evidente y no a que otros se molesten o se incomoden con su decisión, seguir su camino. Hoy día se vive en un stress totalmente innecesario, la mayoria de los trabajadores no son felices, la mayoria de la gente casada o con pareja no es feliz, la mayoria de la gente que se refugia en las religiones no son felices… hay millones de personas que incurren en una vida de sufrimiento, para complacer a otros, para evitar ser víctima de acoso social, para agradar a una deidad porque se lo dice una religión. Personas que fingen ser lo que no son y tarde o temprano no aguantan más la mentira. La infelicidad es un virus peor que el ébola y nadie se esmera en buscar la cura. Y no esa cura no es la religión, no es seguir el status quo ni es algo en específico.

La felicidad es RELATIVA en cada ser humano. O sea no todo ser humano necesita ser rico, casarse, tener hijos, tener un trabajo espléndido, ser famoso o cualquier otra cosa o incluso todo esto, para alcanzar la satisfacción y un ejemplo fue este actor. Es una pena grande y también algo que debe despertar la atención de la sociedad. La depresión se combate expresando todo lo que atormenta a la persona y buscando la ayuda correcta, de lo contrario los suicidios continuarán y no discriminarán por ningún motivo.

Despertemos, gente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s