La Biblia: ¿la Palabra de Dios?

La Biblia, el libro más leído, vendido y traducido del planeta… Con tantos historiadores, teólogos y personas que incluso hacen grados académicos alrededor de este libro y en todo lo que derive y se relacione a él… Sin dudas en términos de literatura, el libro más exitoso de todos los tiempos, por lo menos que sepamos.

Se le llama la “Palabra de Dios” por los cristianos y se le adjudica el título del “libro de libros”, la “máxima autoridad irrefutable” y hay quienes lo ven como algo que no tiene el más mínimo error. Y sin embargo, el libro es viejo, tan viejo que hay cientos de versiones en diferentes idiomas e incluso algunos incluyen más libros. También se estableció que libros que les quitaron para el tiempo el que el cristianismo estaba subiendo en fama (el primer milenio d.C.).

Bueno pues vamos a empezar meditando sobre gran parte de su contenido. Aunque nunca leí la Biblia desde el principio del Génesis hasta el final del Apocalipsis, lei gran parte de ella y con honestidad digo, tiene algunas porciones que son buenas. El que sea agnóstico no quiere decir que vaya a crucificar toda la biblia como hacen algunos no-cristianos, pero eso sí, NO creo que sea ningún libro inspirado por deidad alguna. Sencillamente todo indica que fue un libro escrito usando una gran imaginación en combinación con ideas culturales y porciones de otras culturas que dan forma a lo que tenemos hoy día en nuestras manos como la Biblia.

No creo que sea necesario explicar con tanto detalle por qué considero la biblia como un libro más después de todo; lo que si me perturba es que muchos creyentes lo vean con ese nivel de impecabilidad, especialmente cuando la biblia en forma literal tiene muchísimas contradicciones. El antiguo testamento es prácticamente un compendio de libros que combina la historia de Israel con mitología y simbolismos, y especialmente los libros deuterocanónicos, contienen una explicación cruda de cómo eran las leyes en ese entonces y del lugar que tenían las mujeres en dicha cultura; los libros de Levítico y Deuteronomio son brutalmente misóginos y algunas de las costumbres sencillamente son detestables para nuestros ojos modernos. Pero sí tengo que decir que sea cierta o no esa historia, los relatos de Abraham, Isaac, Jacob y José fueron de mi agrado (o sea, no me aburren) y hoy día si veo una película basada en los personajes de Génesis y Éxodo, no me voy a aburrir.

El Antiguo Testamento presenta a una deidad absolutamente injusta, con mucho rencor, odio y unas características que lo ponen como una deidad dictatorial à la Hitler. Nada más conque “Dios” eligiera a un pueblito de tantos que había en el mundo para quedarse con tierras de otros, vemos que hay un problema. Aparentemente, la falla de esos pueblos por lo cual Jehová los odiaba tanto que mandaba a los israelíes a matar animales, niños e incluso maldecía generaciones por los males de sus ancestros, se limitaba básicamente a “no creer en él”. Quizás algo dentro de mí de niño me decía “ay este dios es demasiado injusto” pero la indoctrinación me mantenía temiendo y mantendiendo silencio mientras que otras cosas pasaban en mi vida para que terminara abandonando el cristianismo al final. Uno de los relatos más tontos es ver que Dios se enojara con Moisés básicamente por una estupidez (golpeó unas rocas en lugar de hablarles) y por eso no lo dejó ver la famosa tierra prometida.

Las historias de David y Salomón siguen en este análisis. La historia de Saúl es sencillamente patética; Jehová decidió sacar a Saúl del reino porque no cumplió a cabalidad con el mandato de exterminar otro pueblo. Entonces eligió a David, joven descrito como hermoso y potencialmente bisexual (aunque según los cristianos Dios no tolera la homosexualidad) que lo sustituyera, aún cuando, siendo un ser omnisciente, sabía que en el futuro mataría a un buen hombre para quedarse con su mujer. Decidió maldecir su descendencia haciendo que uno de sus hijos tratara de matarlo y luego al que tuvo con la mujer que era del otro le dio sabiduría y conocimiento solo para que al final se desviara del camino de Dios y por ahí seguimos con una línea de reyes casi todos malos, que sometieron al llamado pueblo de Dios a abusos de otros pueblos. La Biblia contiene par de historias de personas que se corrompieron después de conocer y hablar personalmente con Dios. Algo no está cuadrando.

Pasamos entonces a la invasión de Babilonia y Persia, pueblos que eran totalmente paganos (hoy día del Islam), en el que vemos el mismo patrón. Ester, una de las únicas dos mujeres (la otra Ruth) a las que se les dedica un libro en toda la Biblia pero totalmente subyugadas a sus maridos Booz y Jerjes, cuya historia es sencillamente absurda- el primo se niega a arrodillarse ante otro hombre y este en represalia decide exterminar a toda la etnia de ese varón, mientras que Ester era tratada como plato de segunda mesa y tuvo que romper un mandato que la expuso a morir (aparecerse sin permiso ante su marido, ???) para salvar a su pueblo. Después vemos historias sacadas posiblemente de la imaginación de un niño israelí, Daniel y sus amigos, uno descendido a una fosa de leones y los otros enviados a un horno donde hablaron con un cuarto hombre desconocido.

Y no podía faltar Job. La historia que demuestra a Dios en su forma más ruin y terrible posible; Job era un hombre ejemplar, bueno, exitoso, casi perfecto, bueno el libro pone al mismo diablo poniéndolo como el paladín de la bondad en todo el planeta. Al diablo le dio ganas de tentar al supuesto todopoderoso y después de varios sucesos, Dios decidio poner “a prueba” a Job permitiendo que Satanás matara a todos sus hijos y haciendo que la esposa lo dejara, sus amigos casi todos lo abandonaron y vivió una vida de aflicciones, el libro se va en una mezcla de cuestionamientos, dudas y reclamos de Job a Dios pero nunca se mueve al “dark side”, el libro prácticamente muestra la historia de una apuesta entre Dios y Satanás, que el todopoderoso sabía ganaría al final pero comoquiera aparentemente tuvo la necesidad de asegurarse de que Job no lo rechazaría al final. Y sí, al final recibe todo “duplicado” pero los años que pasó afligido los perdió (y fueron muchos, no fueron unos meses), y el sufrimiento estuvo ahí.

El Antiguo Testamento solo tiene unos pocos libros que se pueden considerar positivos: los proverbios y los cantares. Claro, tienen sus porciones que a muchos no les agradan pero en general consiste de unos consejos y recomendaciones que entiendo se pueden aplicar aunque claro, desde un sentido razonable. Otras historias como la caída de Nínive, Jonás en el pez y Habacuc y la palmera que creció mientras deambulaba, tienen demasiada fantasía.

Ahora, vamos al Nuevo Testamento. Definitivamente más “light”. Aparentemente Dios decidió que no podía seguir siendo tan dictatorial y le ofrece al mundo la oportunidad de acercarse a él a través de la reencarnación de un ser, según los evangelios, concebido por el Espíritu Santo. Aunque personalmente no creo que la historia de Jesús sea totalmente falsa, sí creo que es BIEN exagerada. No creo que Jesús (el verdadero) haya nacido en una circunstancia diferente a los demás, y de hecho, los libros gnósticos que la iglesia decidió sacar hablan de su vida en los 12-33 años de edad. Jesús posiblemente fue un hombre especial, como Madre Teresa, Buda y Mahoma. Que creó un precedente tan importante que la iglesia decidió inmortalizarlo y exagerar su vida para hacerlo ver como lo ven los cristianos: el hijo de Dios. Cuando solamente un grupo de gente acepta eso y otros lo ven como un profeta más o un ser especial pero no con poderes especiales, hay que cuestionar.

Finalmente termino con Pablo. El famoso perseguidor nacido en Turquía que después de un encuentro personal con Jesús, se convirtió en el primer evangelizador de renombre del cristianismo. Pero Dios como siempre tiene que probar la lealtad de sus seguidores a base de injusticias y sufrimiento lo cual en el caso de él incluyo ser apedreado par de veces, víctima de burlas, echado de ciudades, encarcelado y finalmente decapitado por el emperador Nerón.

Lo demás fuera de la historia se limita a cartas, salmos y poemas, de estas no tengo mucho que decir. El Apocalipsis muestra lo que se espera pase al final de los tiempos, pero obviamente todo es simbólico y cuestionable, de hecho muchos de los datos del libro son de sucesos referentes al final del Imperio Romano. El Imperio Romano oficialmente terminó hace poco más de seis siglos y aquí estamos, con la ciencia desarrollada como nunca antes y más conocimiento que jamás previsto en el milenio y medio que duró el Imperio Romano.

El libro como fuente de información y guía es cojo y llamarlo el libro de sabiduría es bastante inapropiado en mi opinión. Es un libro obsoleto, con cosas que ya no aplican y connotaciones culturales que no nos corresponden. Tiene un contenido relativamente confuso, contradictorio y si vemos como son muchos predicadores y expertos en la Palabra, vemos que tiene todo lo necesario para ser cuestionado con la siguiente pregunta: ¿fue realmente inspirada por Dios, o es solo un compendio de cuentos e historias exageradas con sucesos que nunca pasaron? Como libro con fantasías y mitología me parece un poco interesante, pero como guía de vida… no es mucho lo que se pueda sacar: solamente varios de los proverbios, las parábolas de Jesús y algunas de las cartas de Pablo. Y con la siguiente pregunta termino, si ya sabemos que la Biblia ha sufrido modificaciones, ¿cómo sabemos que en ella es verdad y qué no lo es?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s