Cuando las personas cambian…

Los seres humanos somos seres cambiantes en ciertos sentidos. Por lo general nuestra personalidad y carácter no tienden a cambiar a menos que ocurra un evento casi siempre traumático- como lo que si puede generar cambios es cuando una persona normalmente feliz y efusiva es víctima de alguna situación de violencia o abuso; pero las ideas y manera de pensar muchas veces si cambian de forma más natural, ya sea por diferentes causas como edad, experiencia de vida, cambios en el ambiente familiar, nuevas amistades y/o relaciones y otros.

Muchos de nosotros hemos sido víctimas de alguna forma de traición o estamos notando cuando gente que apreciamos toma una actitud hostil y negativa hacia uno. No hace mucho yo tenía a una muchacha en Facebook que al principio, durante los primeros meses, me pareció respetuosa, amigable y muy madura, solo para después casi de manera súbita y sorpresiva asumir una actitud hostil y grosera, hasta que finalmente me borró porque todo lo que yo escribía, según ella, era negativo. También hace muchos años una muchacha que estaba conmigo en escuela elemental tuvimos una diferencia sobre un tema relacionado a Puerto Rico y terminó borrándome de la red social. Muchos de ustedes posiblemente han pasado por algo similar. Y no solamente en las redes sociales- también en persona, uno nota como cada vez te llaman menos hasta que te das cuenta de que el mensaje que te están dando es claro: “ya no me interesa tu amistad”.

Hace algún tiempo escribí sobre el principio de la amistad. Esperamos de los amigos una confianza y un cariño que se supone no cambie, pero a veces ignoramos qué es lo que rodea la vida de una persona que te saca el cuerpo sin realmente entender el por qué. Tomando el ejemplo de la primera muchacha arriba: yo sé que yo posteo en Facebook noticias que como ustedes saben muchas no son positivas. Pero sé también que comparto cosas positivas, aunque puede ser que deba postear un poco más de estas últimas. El problema es, como mencioné en un reciente artículo, no soy persona de postear cosas estilo fresita. No soy persona de ilusiones ópticas, delirios o pensamientos positivos que no se basan en la realidad. Si esto me hace alguien desagradable para otros, esta es la realidad: nadie es 100% simpático, y además, me he dado cuenta de un detalle sobre estas personas que se alejan de otras por ser supuestamente negativas todo el tiempo: son personas que tienen vidas negativas en sí mismos y/o han preferido seguir viviendo una vida basada en mentiras y falsedades que es lo que muchas veces lo que promueve la decadencia de la sociedad actual.

He oido y leído personas que prefieren no leer o escuchar noticias para no llenarse de negatividad. Pues esta es la realidad: ver series de mentira en la TV, novelas, películas rosadas y alienarte de la realidad no va a cambiar la realidad de la vida. De hecho puede ser incluso contraproducente: si en tu comunidad aumentan los casos de asaltos y robos domiciliarios de forma tremenda y no lo sabes porque no quieres ver noticias porque siempre hablan de crimen y cosas malas, no te vas a poder preparar bien. Como he dicho: los problemas no se resuelven tapándolos. El “approach” de la mayoría de la gente ha sido “amiplín con los problemas de los demás” y nos hemos vuelto más y más individualistas, egoístas e incapaces de sentir empatía por los demás. Todo esto en una sociedad que se supone sigue una religión cuyo mensaje es el de amar al prójimo.

Cuando uno es niño, los adultos le pintan a uno un mundo donde cuando uno sea grande si uno se propone las cosas, las logra. Un mensaje que es positivo, pero no te dicen los detalles de la vida adulta y cuán complejo es lograr unos objetivos cuando hay tantas personas que están compitiendo por un lugar en la sociedad. La vida cambia cuando uno se da cuenta de diferentes realidades y se van “eliminando” las ilusiones que uno tiene de más joven (en otras palabras cuando uno va perdiendo la inocencia). Una persona cambia cuando pasa por un divorcio, un despido de un trabajo o se entera de un problema de salud severo entre otros ejemplos. A veces nos sorprende cuando un “mejor” amigo se enamora de la novia de uno, o crea un chisme sobre uno que es falso, o simplemente te falla atrozmente (adrede) y uno no entiende por qué. A veces alguien que parece bien amigable no es más que un “espía”, alguien que solo quiere usarte para luego desecharte cuando no seas más útil. Vivimos en un mundo donde la hipocresía es impresionante, pero tampoco debemos generalizar; al día de hoy yo sigo en contacto con gente que conozco desde niño, es decir, han probado su confianza, aunque muchos han cambiado por diferentes razones pero son cambios entendibles y que uno tiene que procesar.

En Puerto Rico pasa mucho que la gente cambia cuando se casa o entra en una relación. Evidentemente, una persona joven y que está aprendiendo a vivir experimentará diferentes cosas, y comúnmente los solteros pues tienen un poco más de tiempo para compartir con amigos, familia y personas en general que una persona en una relación o casada y aún más cuando hay hijos que requieren un tiempo indispensable. Mucha de la gente que he conocido obviamente no es la misma desde que son padres de familia, pero los cambios son positivos en casi todos los casos. Seguimos compartiendo y hablando con un tiempo un poco más limitado, pero no han habido cambios que creen problemas como lo ocasionaría que una persona cambie de ser alguien simpático a alguien antipático.

Duele cuando nos traicionan, pero ¿saben qué? Al final, los traidores no valen la pena. Es natural por ejemplo en una relación de pareja que si alguien te engaña, te duela y te sientas mal. Pero no hay que deprimirse por ello; al final piensa ¿realmente una persona infiel vale la pena un sufrimiento? Puedes pensar en qué hiciste mal y si encuentras que algo en tí pudo haber influido, buscar ayuda y mejorar para una potencial relación nueva en el futuro. A veces uno sin darse cuenta hace que otras personas cambien con uno. Yo he decepcionado varias personas desde que me volví agnóstico (aunque sorprendentemente no han sido tantas y las que han sido no son personas de tanta relevancia, de hecho casi nadie me ha borrado de mi Facebook personal aún cuando a veces pongo cosas que sean no del agrado de mis amigos y familiares que siguen el cristianismo). ¿Pero me pongo a pensar que puedo hacer para no decepcionar? No puedo volver a ser creyente. Pero si puedo evitar caer en una conducta de insultos, dimes y diretes con creyentes en temas que realmente no son de importancia. Generalmente me limito a atacar el fanatismo religioso- no las religiones per sé. Hay otros que sí lo hacen y son mucho más militantes no solo en contra del fanatismo sino de las religiones. Lo mismo sucede con mi pensar independentista y socialista-democrático. Soy una minoría y las personas que prefieren seguir el status quo algunas he notado como ya no son conmigo como antes e incluso a veces me tiran o me comentan su desacuerdo, pero eso es parte de la vida. Mi experiencia de vida me ha cambiado, quizá si otra fuera mi experiencia ahora mismo seguiría siendo cristiano, de mentalidad capitalista y estadista. Cada quien es lo que es según su experiencia, lo que no existe es una verdad absoluta.

Como humanos a veces nos molesta oir o leer cosas que chocan. Como recientemente leí en un comentario de una creyente: “los ateos no tienen normas y viven haciendo daño a otras personas”… Cuando ayer salió la noticia de un cura pedófilo que aceptó su participación en un caso de tráfico de menores. Los ateos no son mejores que los creyentes ni los creyentes son mejores que los ateos. Cuando uno lee una barrabasada como la que puse de que los ateos son malas personas uno ve como la ignorancia se apodera de muchos y esa ignorancia es la que los hace seguir una vida de mentiras, falsedades y estereotipos, por eso hay que tener cuidado de quién uno toma consejo y quién está maquinando para controlarnos como si fuéramos títeres. Me da mucha pena ver adultos ya crecidos y a veces con edades ya en los 40’s y 50’s repitiendo lo que dicen otras personas sin capacidad de criterio propio, solo por seguir el status quo.

Pero al final, tenemos que aceptar los cambios de los demás, positivos, negativos o neutrales. Usted tiene todo el derecho de descartar a alguien que entiende no aporta para su vida, independientemente de que su vida se base en la realidad o en la mentira. Puede pensar como la creyente que dice que todos los ateos son malas personas, como puede pensar que la gente de x religión, raza o cultura es de x manera: pero sepa que si usted pretende creer en algo ignorante, no se puede permitir que la ignorancia tome lugar a nivel de estado y sociedad, el mundo cambia, las mentalidades cambian y en la medida que se va conociendo más de nuestra naturaleza humana, muchas ideas que tengamos se fortalecerán o perderán credibilidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s