¿Es saludable criar a los niños en la religión? ¿Cuáles son los posibles beneficios y peligros de ésta en ellos?

Tenemos que aceptar la realidad de nuestro país: somos una sociedad extremadamente fundamentalista, de hecho en algún momento leí que más que el estado de Alabama en Estados Unidos (uno de los estados más cristianos). Por lo tanto, criar a un niño en la isla lejos de la influencia del cristianismo es prácticamente imposible. Aún en las carreteras vemos pancartas y letreros que nos instan a creer en Dios y ya sabemos de los decretos de oraciones y ayuno en muchísimos pueblos, aunque también sabemos que si se usan fondos privados para estos decretos (si es que realmente cuesta dinero) los alcaldes en su carácter personal lo pueden hacer.

El cristianismo es la religión de mayoría (por mucho) en la isla y tenemos un porcentaje de creyentes en casi un 100%. Por lo tanto, la norma es que todos seamos cristianos para efectos sociales; dondequiera que vamos se nos habla como si fuéramos todos creyentes. El ateísmo no es visto como una mentalidad apropiada y se asocia con “coraje con Dios”, rebeldía y confusión. Por eso, mientras el nivel de creencia sea tan alto en nuestra isla, nuestras futuras generaciones prometen mantener la religión en un nivel alto.

Ahora, ¿realmente es negativa o positiva la influencia de la religión en los niños? ¿Qué positivo se puede sacar de la religión y que negativo se puede sacar? Bien, en realidad tenemos que ser objetivos; aún cuando la historia temprana del cristianismo lo hacer ver como una verdadera monstruosidad y quizás para algunos lo siga siendo por ser una religión que (junto al Islam) promueven la creencia en un dios preferencial, hitleriano, inmisericorde y con deseos de destruir a la humanidad que te manda al infierno por “default” a menos que aceptes a una figura exagerada sobre un hombre que no hay evidencia contundente que haya existido aunque probablemente sí existió como tu salvador (y en esto no todos los cristianos están de acuerdo), hoy día hay unos elementos que asocian con el cristianismo y son el valor de la honestidad, los valores y los principios morales: ayudar al prójimo, ser altruista, pensar en los demás, no engañar a otros, no mentir, no ser injusto, ser vertical, ser dedicado y perseverante, ser valiente… En fin, estos atributos positivos que es lo que se conoce tradicionalmente como principios cristianos. Estos no son exclusivos del cristianismo y ni siquiera de la religión, pero por lo general son principios que mucha gente necesita cultivar “a cambio de algo”… ¿Qué es ese algo? El favor de Dios.

Por mi experiencia personal como ex-cristiano, como mencioné hace tiempo, ser cristiano no te hace necesariamente, para nada, ser una persona de bien. Seguimos viendo en las noticias a pedófilos y ofensores sexuales que están activos en la religión; estafadores, gente arrogante que se cree que su deidad los prefiere a ellos, y yo diría que alguien que se las echa de cristiano es en realidad alguien que no es confiable. Pero vamos a separar a los cristianos farsantes (que quizás sean la mayoría o la minoría de los cristianos en el mundo, no podemos saberlo con precisión) de los cristianos de buen corazón.

No todos los cristianos son farsantes, o hipócritas o falsos. Estamos acostumbrados a la fama que han creado algunos como Wanda Rolón, Joel Osteen y otras figuras que hacen que uno piense que Dios es un ser que escoge a gente para vivir como ricos, pero también tenemos pastores y líderes que incluso saben como muchos de los suyos lo que hacen es hacer a la gente abrir los ojos y cuestionar las religiones y sobre todo a los religiosos. Muchos de estos no tienen malas intenciones, y se meten enla cuestión de las iglesias con la intención de hacer una diferencia positiva, pues sabemos que la sociedad hoy día ve las iglesias como lugares muy positivos donde la gente va a buscar paz espiritual y emocional. Estos promueven más los valores y los principios morales e incluso evitan caer en prejuicios típicos de otras iglesias que lo que tienen por líderes son a buitres y serpientes.

Si un niño es criado en una iglesia “light”, entiendo que será criado en un ambiente positivo, pues aunque crea en algo que no sabemos con evidencia empírica que existe, por lo menos aprende a respetar a quien opina o piensa diferente. Ahora, cuando un niño es criado en un ambiente “fundie” donde aprende a mirar a los homosexuales, ateos, musulmanes y todo tipo de gente que no es la norma como seres “del infierno”, “confundidos”, “terroristas” o “en pecado”, lo que podemos esperar es que la isla siga en la debacle social que está. Que siga teniendo gente hipócrita y falsa a granel, a personas entrometidas y que aporten a los males sociales indirecta o directamente; en otras palabras, los fundamentalistas religiosos son de los mayores exponentes de los males en la sociedad, irónicamente y contrario a como ellos piensan.

De manera que podemos concluir (digo, esta es mi opinión) que la religión per sé NO es un elemento que perjudica o ayuda a un niño a desarrollarse, sino el ambiente que vea en medio de un lugar donde se practique la religión. Yo no estoy en contra de la religión aunque no la sigo, pero sí estoy en contra de los fundamentalismos intolerantes que desgraciadamente son los que más ruido (y por lo tanto, más influencia) hacen. Si usted quiere criar a su hijo en la religión y entiende que hará bien- considere evitar un lugar donde los enseñen a ser intolerantes, prejuiciosos, arrogantes, creídos y totalmente opuestos a los que supuestamente Jesús representa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s