La importancia y ventajas de leer

Para muchas personas, el leer representa un pasatiempo muy educativo, entretenido y vemos que lo prefieren sobre otro medios para adquirir información. Para otros, sin embargo, leer resulta tedioso, monótono y aburrido, prefiriendo mejor oír información o si tienen que leer, hacerlo de manera rápida. Aunque no podemos criticar los gustos individuales de las personas, creo que Puerto Rico necesita una orientación muy relevante de las grandes ventajas de la lectura, y no solamente leer por leer, sino leer cosas que valgan la pena y sean de relevancia para el desarrollo del intelecto humano.

El mercado de la lectura es bien diverso. Desde revistas que solo hablan de chismes de famosos, situaciones personales de éstos que tienen poca o ninguna relevancia para nuestras vidas, hasta periódicos para leer noticias importantes, novelas, libros de historia, comedias, tragicomedias, documentales, ciencia y otros. Lo positivo de la lectura sobre el audio (aunque en estos tiempos con la disponibilidad de videos en sitios como YouTube se ha minimizado esa ventaja) es el poder tener esa información de manera perenne; es decir, si se te olvida algo que leíste, o llegaste a saber por algun medio aparte de la lectura, puedes volver a buscar sobre eso y leerlo de nuevo. Cuando vamos a una conferencia, y un presentador entrega notas antes de dar su presentación oral, cuando se termina dicha presentación a veces se nos olvida cosas que no están en las notas y por eso solemos escribir notas adicionales para que las podamos leer después si se nos olvida.

Quizás en Puerto Rico la gente no gusta de leer mucho porque asocian la lectura con estudios, escuela, trabajo y sienten que no están en un tiempo de ocio cuando leen. Pero la verdad es que una sociedad que aprende a investigar a través de la lectura, tiene la habilidad de desarrollar más el intelecto, aprender a cuestionar, dudar y preguntar y buscar información para desarrollar un criterio propio. Y por supuesto hay libros que no tienen ningún contenido que ayude a esto, como lo son los libros de faranduleo. Leer sobre cómo X actor le fue infiel a su mujer, qué situación sexual es la que más le gusta o sus gustos en particular no desarrolla nada el intelecto. Desgraciadamente este es el tipo de contenido que muchas veces la sociedad prefiere en lugar de leer sobre ciencia, historia o psicología, entre otros temas que inequívocamente ayudan para el desarrollo del intelecto humano.

Muchas veces las conversaciones sociales de hoy día se limitan a temas que no tienen ningún tipo de aportación relevante. Ciertamente en tiempo de ocio es bueno hablar de diversos temas, algunos divertidos y puede que un poco de “cafrería”, todo de forma balanceada; pero también seríamos una sociedad con una mejor capacidad de diálogo e intercambio de ideas si hablamos de diferentes ideas con un contenido nutrido de variación en la que las partes que dialogan aprendan. Cuando una persona dialoga y se le sale lo fanático podemos esperar que no ha leído suficiente de aquello por lo que es fanático o no se educa al respecto.

Leer es educarse (de nuevo, si se lee contenido relevante). Aunque leer en general es bueno y es un pasatiempo positivo, y a veces uno lee cosas sin relevancia intelectual para entretenerse y divertirse, lo cual es importante para la salud mental y emocional. Es importante que quien escriba y edite algo, lo haga de forma que la masa del pueblo pueda entender lo que lee y no usar un lenguaje complicado que haga de la lectura una monótona o aburrida. Pero tampoco es bueno usar un lenguaje constantemente vulgar y chabacano el cual no eduque al pueblo.

Por último, es importantísimo la habilidad de usar una ortografía correcta, especialmente si se escribe a nivel profesional. Nuestra sociedad nota mucho las faltas y errores y aunque a veces se puede reconocer un error de teclado y no un error humano (ejemplo, escribir “ajorrae” en lugar de ahorrar por la cercanía de teclas vs. “aorrar” que sería un error humano por no saber que hay una h entre la a y o) siempre es importante hacer lo que se llamar en inglés “proofreading”, o sencillamente leer un material escrito antes de publicarlo para localizar errores, arreglar ideas mal escritas o añadir algo que no se haya puesto por error o porque en el momento de releer parece importante añadirlo.

Ahora: no gustar de leer no es ningún delito ni ninguna inmoralidad por la cual se deba insultar a nadie. Sencillamente al final hay que respetar a la persona que no guste de leer y hay otros modos de educarse, cómo es adquiriendo experiencia propia o sencillamente oír/escuchar sobre algo de interés. De nuevo, la educación depende del material del que se lee o escucha; entretenerse con algo irrelevante puede ser positivo mientras eso no se lo que dicte su desarrollo intelectual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s