La influencia del reggaeton en la sociedad puertorriqueña

Desde el 1996, la música “underground”, hoy conocida como reggaeton, ha tenido una influencia en los jóvenes y algunos adultos, y son muchas las opiniones que hay sobre el llamado género urbano que van desde el gusto y aceptación que ha tenido y ha sido cíclico (pues en un momento llegó a decaer pero recientemente se está dando un resurgimiento) hasta el disgusto hacia el género que inicialmente consistía de líricas sumamente vulgares y que aunque ahora es más ortodoxa en su vocabulario, sigue siendo ordinaria en gran parte. Hay que aceptar que algunos exponentes conocidos han fusionado el género con otros y han cambiado el contenido lo cual lo hace más tolerable.

Ahora, en este fin de semana se está ofreciendo en el Coliseo de Puerto Rico dos conciertos del rapero humacaeño Cosculluela, quien estudió en la misma escuela que yo. En mi carácter personal soy bastante “odioso” al género del reggaeton pero no voy a escribir este artículo para insultar a cantantes en particular, simplemente quiero destacar el efecto de la influencia negativa en nuestro pueblo de un género que sigue dándole promoción en sus líricas a una vida de estar siempre enojado, a la defensiva contra los demás y donde se sigue tratando a las mujeres como elementos de satisfacción exclusiva para el hombre (o sea, que promueve el machismo).

El género empezó de una manera horrible. Bueno… tanto que era ilegal. Recuerdo entre los años 1995 y 1998, varios arrestos por la música underground. Todo era insultos, palabras soeces y utilización sexual de la mujer. Lamentablemente nuestra sociedad siempre ha sido atraída a la vulgaridad. En los medios programas como No Te Duermas eran los favoritos. De manera que un género que alababa la violencia y la vulgaridad resultaría atractivo a la juventud especialmente a la criada en ciclos de violencia y ambientes disfuncionales. El reggaeton no tuvo su origen en Puerto Rico, pero fue en nuestra isla donde creció hasta dar una influencia internacional.

El género en realidad no es tan diferente en temática sexual a otros géneros más aceptados como el rock, la salsa o las baladas. También alaba el sexo, aunque de una manera más soez. Quizás a muchos le agrada porque es directo al grano. Mucha de su letra se enfoca en como llevar a la mujer a la cama y darle placer, pero lo hace de una forma que no genera ningún romanticismo. Como nuestra juventud está más “mecanizada” ahora, quizás por eso les agrada este género.

La pregunta es, ¿por qué nuestro pueblo está tan atraído a este género? Fíjense otro detalle es la llamada “tiraera” entre cantantes de este género. Y no olvidemos los constantes arrestos. Aunque bueno, los arrestos y problemas con la justicia no son exclusivos del reggaetón. Es un género que se enfoca de una manera ordinaria a alabar una vida problemática, con pocas excepciones. Algunos cantantes del género que fusionaron el estilo con otros más ortodoxos hoy día no están “pegados” en nuestro país.

La gente le gusta este género porque se identifica con quienes lo cantan. Si tenemos una mayoría de personas que están viviendo de ayudas (sea por necesidad o pocavergüenza) es muy probable que lleven vidas complicadas, difíciles y viven día a día marcados por la gente que los juzga, por lo que prefieren una música que use el lenguaje al que ellos están acostumbrados y especialmente de cantantes que tienen mucho en común con ellos. Y en realidad no tienen que ser gente de la clase baja; sabemos que los problemas sociales ocurren en todas las esferas y aún gente que lo tienen todo crecen rebeldes en medio de una familia disfuncional, por lo que se identifican con este género de música.

El reggaeton no es lo que era a finales de los 90’s, afortunadamente. Pero si deseamos una sociedad que obligue a los cantantes del género a cambiar la temática o modificarla para que sea menos vulgar o mejor dicho, más ortodoxa, hay que empezar por mejorar nuestra realidad social en nuestros hogares y a nivel colectivo. Somos una sociedad que se ha vuelto muy agresiva, muy competitiva de manera negativa. Con muchos estereotipos sociales, prejuicios y fanatismo. Una sociedad así va a seguir amando las comedias de doble sentido, la vulgaridad y la música con temáticas agresivas. En cuanto al estilo del reggaeton, a mí no me gusta pero ya ahí es cuestión de gustos; lo que no es aceptable son muchas de sus líricas que simplemente son el reflejo de una sociedad agresiva y enferma. Y quiero reconocer de nuevo que ha mejorado pero aún falta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s