La devastadora influencia de la religión en la sociedad: cómo nos volvimos una humanidad que discrimina en base a supersticiones e ideas fundamentadas en creencias fantasiosas

En varios de mis artículos he discutido ya sobre la religión y cómo se ve desde puntos tanto negativo y positivo, pero ahora quiero escribir sobre su influencia a través de la historia. ¿De dónde salieron las religiones? ¿Por qué se puede concluir que ha sido devastadora la creencia en alguna religión para la humanidad en todo el planeta?

En las noticias en este año 2014 lo más que hemos oído es sobre el avance peligroso de un movimiento terrorista conocido como Estado Islámico. El Islam tiene un número grande de grupos extremistas que con tal de imponer la religión más machista del planeta usan elementos de amenaza dondequiera que van. Aunque afortunadamente en muchas partes del mundo el Islam se mantiene en un nivel moderado, en países como Siria, Irak, Irán, Arabia Saudita y toda esa llamada región del levante el Islam está ya como una religión sólida que al igual que el cristianismo, intenta calar más allá de las fronteras del llamado dominio islámico que va desde el oeste del África hasta Indonesia.

Pero el Estado Islámico no es el primer grupo extremista religioso en crear un impacto negativo tan grande en la humanidad- de hecho, el que ahora en el 2014 sea que estamos empezando a conocer ciertas cosas con los ojos de la ciencia es porque la iglesia cristiana se encargó de usar métodos tan horrendos como los que está usando ahora el Estado Islámico para controlar a la sociedad y evitar que esta adquiera el conocimiento necesario para que este mundo deje de ser dominado por unos pocos a través de religiones. Este es el principal problema del concepto de la religión: combinar el hecho de la necesidad del ser humano de creer en sus más profundas fantasías con el deseo de poder de algunas personas que se aprovechen de esa ingenuidad. La religión ha sido desarrollada y modificada para ajustarse a las necesidades de las personas que quieren sentirse con el poder de influenciar y mandar a otros.

Tanto el cristianismo como el islam y todas las religiones de naturaleza fantasiosa usan los elementos del temor para controlar a las masas. En el proceso de desarrollar un mecanismo de control de las masas, las diferentes religiones se han ido en una línea discriminatoria y donde unos pocos sean quienes tienen el “don” de vivir dignamente.

Vamos a notar que tanto el islam como el cristianismo son religiones machistas. El islam es más machista, pero no significa que el cristianismo no lo sea. Y de una manera más discreta y sosegada sigue promoviendo la aparente y fraudulenta superioridad de las hembras modificadas con cromosomas Y sobre las hembras originales/auténticas (es decir, de los hombres sobre las mujeres). Ambas religiones insisten de manera feroz e insistente que la mujer como sea debe servir al hombre y aunque poco a poco se ganen derechos igualitarios entre ambos géneros, sigue viéndose un machismo muy fuerte y todo porque la gente, por servir a sus ideas que no tienen ninguna base lógica y sí fantasiosa, prefiere seguir en lo mismo y no evolucionar.

Oí hoy el discurso de la actriz Emma Watson (conocida por su papel de Hermione Granger en la saga de Harry Potter) en las Naciones Unidas en Uruguay sobre cómo NINGÚN país alcanza la igualdad de géneros. Ni siquiera el Reino Unido de donde ella es y que es un país relativamente liberal en comparación con la mayoría de los países del mundo. ¿Cómo es posible, pensaba yo mientras la oía, que la humanidad se tarde tanto en aceptar que las mujeres tienen la misma capacidad que los hombres en absolutamente todo? Pueden ser igual de fuertes, igual de decididas, con la misma capacidad empresarial, no hay absolutamente nada que el hombre hace que la mujer no pueda hacer; las religiones son las que se han encargado de establecer los estereotipos que persisten hoy día de que la mujer es el ser frágil que hay que proteger y el hombre es el que manda y el que es tosco y hace el trabajo duro. Todo sale de la misma bazofia: la creencia de que la mujer vino después del hombre.

Las religiones se nutren de fantasías internas de los seres humanos que les instalan de niños; de conceptos que los alejan de la realidad cruel de la vida y los hacen creen en elementos cenicientescos y blanca nievescos. A las niñas se les instruye que eventualmente se convertirán en las esposas de sus maridos cuando sean adultos y las madres de sus hijos; se espera de ellas “pureza” a nivel físico para guardarse para algo así como un príncipe azul. A lo niños se les enfatiza el concepto de la fortaleza mental, a aguantar el llanto, a trabajar como mulas y a mantener a las mujeres eventualmente. Así es como enseñan el cristianismo y el islam; el hombre es el afortunado que tiene el sartén por el mango y las mujeres simplemente tienen que obedecerle al final. De hecho, prácticamente todas las religiones tienen este concepto machista.

Y como esto es algo de milenios muchas mujeres lo aceptan y lo defienden. Hoy día es común la creencia de que el hombre siempre tiene que tomar la iniciativa a la hora de buscar una relación. Se espera culturalmente que supla a la mujer y aún si esta puede ser independiente, trata de que dependa de él y así le demuestre su amor.

Y no solo las religiones tienen una enorme influencia en el machismo, que a su vez es un instrumento para alcanzar la aparente superioridad masculina, sino que también promueve el clasismo y racismo. El islam básicamente tiene a los árabes como el pueblo escogido por Alá, mientras que el judaísmo tiene a los israelíes y el cristianismo al pueblo que acepte a la figura de Cristo. Cada una de estas religiones se sub-dividen entre sí para que sean grupos aún más específicos los que sean los elegidos de la deidad imaginaria a la que sirven. Al final, es obvio lo que se puede concluir; cada grupo quiere ser superior a nivel absoluto, y por ahí viene todo el historial de guerra que ha existido y sigue existiendo. Las religiones simplemente despiertan la naturaleza egocentrista de las personas, para que éstas se sientan que son los más especiales y los favoritos de la esencia universal. Por ideas de que son pueblos escogidos han destruido otros pueblos y forzado sus ridículas religiones a donde quiera que van, como hicieron en América cuando aquí en Puerto Rico servían a Yukiyú y en otros lugares servían a otras deidades que no tenían nada que ver con el dios abrahámico y quién es tan imaginario como éstos otros.

Estamos en una sociedad donde se desarrolla un pánico a cuestionar las religiones, dependiendo de cada lugar geográfico y el nivel de extremismo. Afortunadamente el cristianismo ha ido “mejorando” comparando a cómo era en la Edad Oscura pero aún tenemos a un área del mundo con 1 billón y par de millones que siguen una religión donde la mujer ni siquiera puede mostrar su boca, donde tiene que taparse y sufrir calores insoportables sólo por interpretaciones estúpidas de un libro escrito para controlar las masas igual que pasa con el cristianismo. Es increíble saber que uno vive en un mundo donde los seres aparentemente inteligentes, que han sido capaces de desarrollar una tecnología impresionante, también sean tan fantasiosos y se logre dominar billones de personas a través del miedo, del terror y de la ignorancia.

Hoy día, los que no creemos en ninguna de estas fantasías tenemos que mantenernos muchas veces callados, aguantar que estos grupos que creen en disparates influencien en el estado y mantengan el machismo, los prejuicios, los clasismos, la homofobia y otras formas de discrimen con tal de servir a sus intereses personales. Si escribimos todo nuestro sentir en redes sociales nos exponemos a ser reportados, castigados, a que nos borren, a que terminemos en la calle y hasta que nos maten, porque algunas familias y gobiernos no toleran a los ateos y agnósticos. Todo por una deidad que no ha probado existir y que simplemente no existe; el dios cristiano y el dios islámico son simplemente inventos para manipular a la gente más ingenua y fantasiosa para poder controlarlos y tenerlos en una especie de hipnosis. Mientras, el mundo se nos sigue saliendo de control, sigue la paz mundial cada vez más lejos, el desempleo y los males sociales aumentan, porque esperamos la solución de la magia y del poder de la hada madrina de Muy Muy Lejano para salvarnos de los problemas que nosotros creamos por nuestras fantasías.

La humanidad solamente podrá avanzar cuando descubra que el bien lo tiene que hacer para satisfacerse a ella misma, en colectivo. ¿Es eso posible?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s