El problema de la psicología moderna

Sabemos que vivimos en un mundo cada vez más complicado, en el que es más difícil sobrevivir; como he discutido en otros artículos, hay un problema severo con la economía, las relaciones humanas y el sistema actual que nos obliga a depender de la suerte para poder vivir con tranquilidad. Todos estos asuntos han creado un problema severo en el comportamiento psicológico de los seres humanos.

Cuando estudiaba mi bachillerato en el Colegio en Mayagüez, hace 10 años, tomé como electiva socio-humanística el curso de psicología. Cuando yo era niño fui en par de ocasiones a un psicólogo clínico en Caguas, y aunque al principio si hacen unas pruebas cognoscitivas al final el tratamiento consistía de diálogos abiertos; ese tratamiento psicológico me ayudó mucho a poder desenvolverme cuando era joven. Por tanto, pensaba que la clase que tomé iba a ser más o menos dentro de la línea de lo que yo vi cuando tomé mi tratamiento. Sin embargo, me sorprendió que pareciera una clase de medicina combinada con biología.

Claro, la razón es porque el campo de la psicología es muy abarcador y mi tratamiento se basaba en una subdivisión de ese campo. Pero si he podido darme cuenta con el tiempo, que la psicología ha cambiado a ser algo mucho más estandarizado y sistemático, y aunque desconozco si ahora hay tratamientos a través de hablar y dialogar en algunas clínicas donde trabajen psicólogos, la verdad es que el enfoque que he podido ver es uno medicinal y preventivo en el nivel químico y no en el nivel emocional. A lo que me refiero es que ahora las personas que confrontan problemas de comportamiento y de actitud son tratadas de manera sistemática y medicinal, como si se tratara de chikungunya, fiebre o algún virus. Cuando personas muestra señales de problemas psicológicos, es tratada como si fuera exclusivamente un problema físico, y se resuelve todo con pastillas, medicinas y otros elementos que usan drogas recetadas; es como si los psicólogos no estuvieran dispuestos a hablar y dialogar con las personas con problemas para entonces buscar un solución más definitiva.

Esto es como el que decide auto-administrarse drogas, lícitas o ilícitas, para relajarse o estimularse. Aunque siempre la humanidad ha recurrido a buscar algún tipo de estimulante o relajante natural para desempeñar de manera positiva, la verdad es que hemos decidido que los problemas que nos agobian nos sigan afectando desde su raíz. Un ejemplo es cuando una persona está pasando por un proceso de divorcio, o es despedido de su trabajo; el comportamiento psicológico de la persona está en un proceso de alteración donde necesita ayuda. Pero nuestra sociedad, egoísta y prejuiciosa, no aporta a esa ayuda significativamente. Si bien hay amigos y familiares que puedan servir de ayuda en el proceso de curación por el evento triste, la verdad es que hay una inestabilidad que debe ser tratada de manera más contundente.

Ayer en mi Facebook expresé cómo el gobierno estadounidense no está reciprocando de manera adecuada y justa el servicio de los soldados que sirven en las zonas de guerra y aún en los adiestramientos y servicio militar en general. Hemos visto como muchos veteranos de guerra llegan destruidos emocional y psicológicamente, porque aunque para uno no pareciera tan importante, ver compañeros de servicio y civiles morir a veces de maneras trágicas, destruyen al ser humano por dentro y no importa cuán rígido y fuerte sea el entrenamiento, los seres humanos tienen sentimientos y aparte, no solo pasan por esos traumas, también son afectados ellos mismos- pierden partes del cuerpo, son maltratados psicológica y a veces física y sexualmente, dejan sus familias atrás y no pueden comunicarse con ellas por meses largos, no todos pueden llevarse sus familias- y lo menos que estas personas merecen si sobreviven a situaciones bélicas es un trato preferencial sobre la población civil por el servicio dado a la nación (esto aplica a otros países con milicia).
Hemos visto lo que ha pasado; veteranos deambulando, en la calle, sin trabajo, viviendo con otros, y a veces el dolor es tanto que se suicidan o se desequilibran y cometen actos como lo que hemos visto en casos como Fort Hood en Texas. De manera que la sociedad y el gobierno estadounidense sí tienen culpa de estos eventos tristes de gente desequilibrada que se cansan de tanta mentira que concluye es el servicio militar para la supuesta libertad de la sociedad americana. No solo merecen ser tratados con dignidad, recibiendo el derecho básico a vivienda y servicios incluyendo médico, sino que merecen el mejor tratamiento psicológico disponible y este no puede consistir solo de pastillas y medicamentos recetados. Estos son “controladores”, no solucionadores.

La verdad es que una de las mejores formas de poder mejorar psicológicamente es expresando y hablando desde lo más profundo de nuestra mente todo lo que nos afecta, agobia, preocupa o asusta. “Aguantar” no es un atributo que tienen todos los humanos. Queremos y pretendemos que todos sin importar nuestras personalidades aguantemos y traguemos como si estos problemas desaparecieran como por arte de magia. Se puede administrar tratamiento medicinal para ayudar en el proceso, pero no se puede reemplazar el hablar con medicinas. Si es por eso entonces la psicología como campo de estudio no es tan importante es cuestión de que la persona busque estimulantes y relajantes y así bajan sus problemas psicológicos y ya. No creo que esto sea una buena idea para mejorar nuestra sociedad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s