¿Qué esperaba yo de los cristianos cuando era cristiano?

Como ya sabrán, soy agnóstico desde hace aproximadamente un año, pero dejé de ser cristiano poquito más, y aunque no dejé de ser cristiano específicamente por lo que describiré en este artículo, mi proceso de salida de la religión comenzó con esto que describiré.

Ahora que veo las cosas desde una perspectiva diferente, me doy cuenta de muchísimos errores que cometí en mi tiempo de cristiano en cuanto a mis expectativas con la comunidad de la cual formaba parte. Si bien es cierto que hay cristianos decentes y respetuosos, me temo que posiblemente no sean la mayoría en medio de una comunidad que se distingue por un discrimen en un nivel insoportable, arrogante y que sin duda contribuye enormemente a los males sociales de una sociedad. Uno va a los foros especialmente latinos, y cuando se trata de temas como derechos de los homosexuales, eutanasia, aborto, desastres naturales y otros, la comunidad cristiana se dedica básicamente, con pocas excepciones, a juzgar, a condenar, a criticar de forma negativa sin nada constructivo que decir, a declarar situaciones que sencillamente en adultos es algo como si fuera un desquicie mental severo. Si no me creen vayan a Facebook a las páginas de noticiarios latinos, y verán. Y que quede claro que no somos los únicos que tenemos una actitud que da mucho que desear.

Pero bien, ¿qué yo esperaba de los cristianos? En mi tiempo de cristiano traté por todos los medios de ser del agrado de la comunidad cristiana regular, sin mucho éxito. Esperaba de ellos una comprensión bastante fuerte de mi persona. Que cuando cometiera errores en lugar de criticarme me dieran la mano. Esperaba mayor comprensión, que me perdonaran si hacía algo malo y que me ofrecieran una amistad relativamente incondicional y donde el amor de Dios nos uniera tal que me hubiese gustado salir con dichas amistades a disfrutar sanamente. En aquel entonces estaba buscando alternativas al modo secular de disfrute de la gente que es salir a cualquier sitio y darse par de palos. Esperaba que en el momento de expresar una idea se debatiera con respeto y amor así como lo comendaba la figura de Jesús. Definitivamente no esperaba nada de avaricia, orgullo o características negativas de parte de estas personas que supuestamente tratan de ser como Jesús.

Cuando iba a la iglesia, esperaba compañerismo, camaradería, comprensión y compasión. Siempre hablaban del “mundo” como un lugar hostil (y lo es) pero me daba la impresión de que en la iglesia la gente tenía un poco más de conciencia y de capacidad para ser más honestos, más humanos en el sentido de la comprensión y compasión. Mi primera mala experiencia que puedo recordar en la iglesia fue una gran decepción porque cuando la maestra bíblica tropezó con mi pie sin querer, y le pedí disculpa obviamente lo esperado era que ella me dijera “no te preocupes”, en lugar de la mirada mala que me dio y después decirme con odio en sus ojos “le voy a decir a tus padres sobre esto”. También cuando saludé una vez a la asistente de una pastora de una de las iglesias que fui y me salió con “silencio que estoy escuchando” de una manera tosca, arrogante y seca. No voy a decir que toda la gente de las iglesias eran o son así, pero dependiendo de las circunstancias era bastante normal y usual ver a feligreses actuando de manera contraria a lo esperado.

En la medida que crecía, me daba cuenta de muchas cosas, pero aún creía que los cristianos eran personas modelos a seguir por los supuestos valores que aprenden de la religión. Pero en los retiros, era muy difícil desarrollar química con los jóvenes cristianos. Mis estándares y valores eran muy “altos” y esperaba que en una conversación con jóvenes cristianos no salieron temas “mundanos”, pero sucedía y me sentía rezagado y alienado. Mientras, seguía mirando al mundo secular como un mundo “malvado” e insistía en que el mundo cristiano era lo mejor. Por eso seguía incluso buscando una novia que fuera cristiana, y no admitía o toleraba pensar en una novia no creyente.

Ya adulto, los incidentes con los cristianos continuaron en picada, incluyendo un incidente con algunos integrantes de mi familia extendida quienes después de toda una vida alabándome por mi moralidad y valores, por una diferencia se tornaron hostiles e incluso me bloquearon de las redes sociales; otros dejaron de hablarme de manera súbita, incluyendo una integrante que era una de las más apegadas y un día sin ton ni son me sacó de Facebook y la vez que la vi en persona me despreció de una manera chocante.

Por diversas experiencias de la vida, finalmente me atreví a finales de 2013 a dar un paso que no fue fácil pero era necesario: cuestionar la existencia del dios cristiano y desde entonces, aunque de nuevo no quiero generalizar, me he percatado que el cristianismo está infestado de personas de muy baja reputación que se quieren tapar con el manto de la santidad de Cristo para ocultar su naturaleza de vertedero y alcantarilla infestada de ratas.

Si antes me llevaba mal con los fundamentalistas, ahora los detesto, y no me da ningún tipo de reparo en exponerlos y revelar la clase de personas que son. Para mí están casi al nivel de los asesinos y violadores, porque con sus actitudes y acciones contribuyen casi igual que estos a los males sociales. Miren ahora mismo los comentarios que persisten entre esta gente sobre la comunidad homosexual, sobre las mujeres que abortan (y yo no soy muy fan del aborto pero no juzgo a quienes lo hacen de asesinas), de personas como Brittany Maynard que optan por la eutanasia porque no tienen ninguna intención de sufrir con una enfermedad que comoquiera los llevan a la muerte sin remedio. Es asqueroso ver como estos estafadores y mentirosos se expresan: “se va a ir al infierno por cobarde”, “mujer de poca fe”, “el diablo la tiene ciega”… Cosas que de niño escuchaba pero no me causaban el asco y repugnancia que me causan ahora porque estaba totalmente ciego y engañado con estas personas. Su libro les dice que no juzguen, pero lo hacen y con descaro se justifican.

Mis incidentes con estos farsantes me han creado algo de mala fama en las páginas puertorriqueñas de periódicos en la isla, y de hecho me banearon en una de ellas, porque esta isla responde a los intereses de estos farsantes ya sea porque muchos tienen algún tipo de vínculo con el gobierno o porque el fundamentalismo es tan severo que aún el estado funciona como si fuera una iglesia. Primera Hora, un medio diseñado para la gente cafre y maleducada, puede dejar los comentarios de gente homofóbica y discriminatoria pero los míos los impide porque saben que mi punto de vista hace a muchas personas pensar y meditar.

Mi única crítica a los cristianos moderados- algunos con los cuales aún me llevo- es no hacer mucho para tratar de impedir que el sector fundamentalista sea la que lleve la voz representando a toda la comunidad cristiana. Los líderes máximos del cristianismo en Puerto Rico, TODOS son fundamentalistas y escoria: Wanda Rolón, Jorge Raschke, Ricky Torres, Rodolfo Font, Aníbal Heredia, Ricky Rosado, Miguel Sánchez Ávila, Omar Lugo y otros. Estas personas con sus ponencias junto al cardenal de la Iglesia Católica en PR que es otro fundamentalista tienen a PR en un marasmo social insostenible; todo se quiere resolver orando y no se quiere actuar; uno ve los comentarios de los religiosos y es como si uno leyera a una niño de 6 años apasionado con los cuentos de hadas. No hay razocinio, no hay cerebro. Tratar de razonar con un burro es más fácil que con estas personas.

El sector fundamentalista en Puerto Rico está llena de odio en su corazón, son personas con problemas a nivel emocional y mental. Se alimentan del morbo, sueñan con el terror, ven diablos por dondequiera. Y concluyo diciendo lo que he dicho anteriormente: es urgente que las autoridades de la salud a nivel mundial consideren el fundamentalismo religioso como un problema de salud mental al apar con la esquizofrenia.

Advertisements

2 thoughts on “¿Qué esperaba yo de los cristianos cuando era cristiano?

  1. me encanto tu artículo, es breve y conciso, sinceramente yo deje de ser un cristiano tan exclusivista y le di paso al universalismo sin verdad absoluta es decir, nadie esta en la verdad de sus religiones, las religiones estan ahí fundadas por hombres y en realidad no tengo idea que hayan venido de un Dios, no necesariamente uno debe pasarse al judaísmo es estúpido para mi, son solo justificaciones, no tienen base alguna, es imposible que en un cielo este nadamas evangelicos o catolicos o metodista a mi me cuesta entender semejante cosa, osea un catolico que esta dando su vida su confianza su obras no va estar en un cielo donde esta el evangelico? y así es como las religiones se matan unas a otras con ‘verdades infalible’ me considero un agnóstico teista o deista aun creo en algo mas grande que nosotros pero no estoy seguro de como es, y prefiero aceptar a todas las religiones por igual aun cuando sea 5% cristiano en terminos filosofico, si no el destino me llevara a ser agnostico, me resulta irracional eso del infierno, y apelacion al miedo no es propio de gente con amor, puerto rico debería liberarse que mal que la religión este en clnjunto con el estado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s