¿Por qué el incesto y la zoofilia son inmorales y no la poligamia y la homosexualidad?

Esta semana se está corriendo un proyecto en el cual se quiere reducir las penas por los delitos de escalamiento, incesto, bestialismo (zoofilia) y adulterio. Sabemos muy bien los aspectos de indecencia e inmoralidad en los escalamientos o robos y en el adulterio por lo cual de estos no voy a escribir.

Algunas personas liberales y libres pensadores se preguntarán: ¿que tiene de malo el incesto si ambas partes consintiesen? Normalmente, personas como yo no tiene problemas con la homosexualidad, la poligamia y con el concubinato siempre y cuando sean consentidos en todas sus partes; son adultos y no hay riesgos realmente visibles para la sociedad. ¿Por qué no el incesto?

Primero: hay dos tipos de incesto: el primero es uno delicado en el que ocurre algo parecido al aborto. Supongamos (y esto lo saco de un relato que vi una vez en la televisión) que una madre entrega un hijo recien nacido a un orfanato, y no sabe más de él. El hijo crece con otra familia, nunca se entera que es adoptado o se entera pero no le interesa buscar a su madre biológica, y un día conoce a una mujer mayor, divorciada o viuda, ambos se enamoran y deciden tener relaciones, y no es hasta después que alguien o algo causa que se enteren que son madre e hijo. Este caso que vi (y que a veces sale como dramatización en diversos programas sobre noticias que no son comunes) terminó en que a pesar de saber la verdad, siguieron con su relación y hasta tuvieron familia. Sabemos que en una relación incestuosa los riesgos de engendrar un hijo con problemas mentales o de algún tipo de disfuncionalidad son más altos que en una relación común. Yo en lo personal no voy a juzgar este tipo de situación porque hay unos elementos delicados que no se pueden tomar a la ligera. Ni lo apruebo ni lo despruebo: es su asunto, allá los que hagan esto en este caso en particular.

Ahora tenemos el caso de miembros de una familia, digamos padres e hijos. Definitivamente en ninguna parte del mundo, en ninguna cultura, en ninguna filosofía es normal que un hijo se enamore de una madre que lo ha criado desde bebé hasta su adultez. Como se dice en inglés, es “creepy”. Lo mismo entre hermanos, y en casos de familias extendidas aunque muchas veces las leyes son menos fuertes pero sigue habiendo un grado de “asco” entre tíos y sobrinos o primos. En este caso, sencillamente el incesto no es algo normal ni tiene sentido. Pero supongamos que hay consentimiento… ¿Debemos respetar esto como en el caso de la poligamia, homosexualidad o concubinato?

La cárcel no es un lugar para tratar a personas con problemas de atracción incestuosa. Vivimos en una sociedad donde por cualquier tipo de delito se va a la cárcel y sabemos lo que hay en las cárceles. Pero si veo el incesto en el segundo caso como un definitivo e inequívoco desorden mental. Por lo general cuando dos personas (familia o no familia) se conocen de toda la vida lo que se desarrolla es el amor fraternal o filial; el amor romántico (si existe porque saben que tengo mis dudas de la existencia de este tipo de amor) se da generalmente en personas que se conocen en muy poco tiempo, por el elemento del “misterio” y la “novedad” de saber que alguien te quiere sin tener algun tipo de relación previa extendida. Claro algunos me dirán “y los amigos que se conocen desde la infancia y se enamoran”… No es lo mismo, porque aún si se conocen de toda la vida no están todo el tiempo juntos y a veces hay lapsos de tiempo en que están separados y cuando se reencuentran es casi como si se re-conocieran. No así en el caso de hermanos, padres e hijos o primos. El incesto en el primer caso puede provocar problemas psicológicos muy serios por elemento de descubrir la verdad después de incurrir en una relación, pero si los sentimientos ya están desarrollados, no se puede culpar cualquier decisión que se tome. Posiblemente hay casos donde se termina la relación porque ambos realizan que tienen un parentesco. Cabe señalar que el incesto no tiene que ver con la sangre; entre hermanastros, padrastros e hijastros, tíos políticos etc. todo esto aplica. La biología no dictamina nada en lo moral.

Ahora vamos a la zoofilia; otro aspecto que algunas personas en el mundo no ven cómo puede ser inmoral y en muchos países no es penalizado como otros desórdenes mentales como el incesto y la pedofilia. Algunos pensaran, ¿qué tiene de malo la zoofilia si se matan animales para consumo? En lo personal, yo entiendo que la cadena alimenticia de nuestro mundo justifica el consumo de animales y nosotros los humanos no somos excepción; si entramos en una fosa de un león hambriento, el león no nos va a pedir permiso para comernos. Lo mismo un tiburón, un coyote o una serpiente. Los humanos somos animales, y aunque creo que algunos métodos de cazar animales no son los más morales, nuestra realidad humana como primates nos mueve a comer otros animales asi como otros animales nos comen a nosotros si entramos en su territorio. Ahora, la zoofilia no tiene ningún propósito en la naturaleza. Un humano teniendo relaciones con una yegua, que a veces vemos este tipo de noticias y aunque cause gracia en realidad es un problema de desorden mental crónico, no produce ningún beneficio natural. Además no es normal que un humano sienta atracción sexual por otro animal, volvemos a lo mismo del incesto tipo 2. Y en muchos de estos casos, los animales no consienten ni corresponden por lo cual el acto es tan cruel como un caso de pedofilia (sacando fuera la hebofilia, que es cuando adolescentes menores de edad tienen relaciones con adultos, muchos los cuales son consentidos pero son ilegales por motivos complejos que no son parte de la discusión de este artículo). Por tanto, hay dos tipos de zoofilia una la cual debe ser considera un desorden mental igual que el incesto tipo 2, y el otro un crimen que debe ser penado por ley. No es lo mismo matar un animal para consumo (el cual practicamente nunca incluye las mascotas) que violar a un animal.

Por lo tanto, en lo personal mi conclusión sobre estos cuatro tipo de delitos son como siguen:

Incesto tipo 1: requiere ayuda psicológica voluntaria y no se puede juzgar la decisión de las partes, aunque no estoy de acuerdo con el incesto como concepto asi como no estoy de acuerdo con el aborto como concepto

Incesto tipo 2: desorden mental en el que se debe obligar a las partes a ser internadas para tratamiento psiquiátrico

Zoofilia “consentida”: desorden mental

Zoofilia “no consentida”: crimen. Al apar con el maltrato animal de otro tipo como envenenar o matar simplemente porque “no me gusta el animal”.

Ahora vamos a discutir el aspecto hipocrítico de los derechos de los animales. Normalmente cuando vemos cucarachas, mosquitos, alacranes, gongolís y hormigas bravas (fire ants) las matamos y no constituye ningún tipo de delito. Nosotros no sabemos a ciencia cierta si sufren y tienen algún tipo de inteligencia en el que sienten sufrimiento. La realidad es que todos los animales tenemos en común el aspecto de la supervivencia. Es un principio darwiniano: el mas fuerte sobrevive. Aqui entra el aspecto de la intención. En un caso de zoofilia, hay una intención de lastimar a un animal para gratificación propia; en el caso de matar insectos porque nos pueden picar o matar ellos a nosotros, o porque necesitamos alimentarnos, hay un elemento de supervivencia. El aspecto de la moralidad en la convivencia entre los animales es un tópico delicadísima y que merece más investigación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s