¿Cómo invertimos el tiempo libre?

Voy a hablar de mí y después voy a dar algunas sugerencias y opiniones de cómo a veces invertimos el tiempo libre en cosas que nos pueden perjudicar o que nos hacen parte activa de un proceso de mejoramiento social o de un mal social que afecta a un pueblo.

Cuando se está en la etapa de la niñez y la adolescencia, es importante tratar de fomentar la práctica de cosas que nos pueden hacer un bien tanto en el presente como en el futuro. Ejemplos son el leer, escribir, practicar un deporte, artes marciales, meditación, hacer ejercicio, compartir con amigos en un jueguito de briscas, ajedrez, checkers, dominó o cualquier tipo de juego donde pongamos a trabajar la mente; ver programas educativos como documentales sobre la historia del mundo, la raza humana, el universo o de cualquier cosa que sea interesante. En mi caso, yo tengo varios pasatiempos aunque soy más de un estilo pasivo: leer, escribir, viajar, y en menor grado juego en consolas de Nintendo y PlayStation aunque no me considero un “gamer”, pues pueden pasar días y hasta semanas sin tocar un control de estas consolas. También de vez en cuando veo documentales y como a muchos me gusta la playa, el cine y otros tipos de entretenimiento como los bolos, laser tag etc. aunque a éstos voy con poca frecuencia. Suelo hacer algunas de estas actividades solo o acompañado; no soy de las personas que tengo que hacerlo todo en compañía de alguien.

Independientemente de como opere la persona- solo, acompañado o lo que sea, o que es lo que haga en su tiempo de ocio, es recomendable que este tiempo de ocio sea para algo productivo, tanto a nivel intelectual como emocional. Leer por ejemplo no es un fuerte muy común en los puertorriqueños y posiblemente otras razas latinas. Por ello, a veces nuestros temas de conversación se reducen a repetir lo que dicen otros; leer nos ayuda a desarrollar un criterio propio porque leemos diferentes ideas y tratamos de armonizar y relacionarlas para llegar a un punto neutral. Si leemos ya sea un buen libro, un buen periódico que tenga artículos de utilidad, no medios mediocres como Primera Hora o el Vocero; si vamos a foros en el internet donde personas de diferentes transfondos dan sus opiniones podemos darnos cuenta de muchas cosas de las cuales podemos nosotros después llegar a una conclusión y de ahí podemos pensar en soluciones si es que concluimos que algo tiene que mejorar.

Como estoy haciendo yo ahora mismo y he hecho ya en cerca de 90 entradas, escribir también resulta en poder expresar de forma mejor elaborada las ideas en cuanto a diferentes temas. En una situación social lo normal es conversar, pero cuando conversamos nuestras ideas están limitadas a cierto tiempo y a accidentes que cuando escribimos, son menores o inexistentes.

Otro pasatiempo mío y que recomiendo altamente a todos es pasear y conocer el mundo que nos rodea. Esto obviamente está limitado a factores como presupuesto, tiempo disponible, condiciones del tiempo y otros- pero es un poco triste ver que en esta isla que es un paraíso terrenal hay tantas personas que pudiendo hacerlo, no hacen turismo interno un fin de semana o en un día feriado. Entonces cuando uno ve comentarios o escucha gente decir que “Puerto Rico es aburrido”, “Esta isla cansa”, “Aquí lo único que hay es playa y más nada”, entonces vemos las consecuencias de no viajar BIEN. Hay personas que no les gusta manejar, y eso es algo que se respeta. Pero si no es de salir mucho, vea algún tipo de video o programa de televisión que se base en viajar.

Cada persona tiene sus gustos particulares y no se puede juzgar de mala a una persona por no tener ese gusto por la lectura, la escritura y el paseo; el asunto es que hay definitivamente un aspecto limitante a la hora de no desarrollar el intelecto. Por eso nuestro país tiene tanta gente con un nivel de ignorancia tan terrible en muchas cosas; es muy normal en un foro de Puerto Rico ver gente escribiendo disparates y estupideces a la hora de discutir sobre temas como el origen del universo, los derechos de los homosexuales o la eutanasia, temas de los cual he discutido tanto aquí en mi blog como en mi página de Facebook. El único libro (y no la leen completa tampoco) que lee la gente común es la biblia. Por lo tanto se usa un lenguaje religioso en tantos temas de conversación que uno aunque tiene que respetar el criterio de cada persona a veces desespera por dentro por el nivel de ignorancia tan grande: “tal cosa es pecado porque lo dice la biblia” o “esto es señal de los últimos tiempos según la biblia”. En temas como desastres naturales, fenómenos paranormales, eventos que parecen milagros, etc. en un tema de conversación común sale la religión. Muy pocas personas en Puerto Rico conocen lo que es, digamos, la catalepsia, la teoría de la evolución de Darwin o el Big Bang. Pocos conocen sobre los diferentes espectros sexuales, la diferencia que puede hacer el peso de una persona a la hora de sobrevivir una caída desde un punto muy alto y otros. No digo esto para caerle encima a la mentalidad religiosa, sino a que estas mentes se abran también a otros criterios y explicaciones.

Otra cosa que muchos hacemos en nuestro tiempo libre es escuchar música. Pero, ¿qué tipo de música escuchamos? Definitivamente hay una relación entre nuestro comportamiento emocional y el tipo de música que oimos. No tanto el género pero el estilo y sobre todo el contenido de lo que escuchamos nos puede delatar en ocasiones. Si escuchamos música que explícitamente llame a la violencia, a la degradación de la mujer, al sexo desenfrenado, al uso de alcohol y drogas, y otros similares, es normal que se piense que eso es lo que buscamos o aprobamos. Algunos dicen que “no hacemos eso que hablan las canciones” y en ocasiones es cierto pero solo cuando se tiene un nivel de madurez muy alto. En la juventud esto es muy poco probable, por eso ver a un menor de entre 14 y 17 años gozando del reggaeton puede ser preocupante. Esto también aplica a los tipos de programas de televisión, películas y videojuegos que se consumen. Para poder discriminar entre la realidad y la fantasia, lo ilegal y lo legal, lo inmoral y lo moral, se necesita de madurez, algo que no es muy fácil de encontrar en nuestra sociedad. La mayoría de la gente, por invertir su tiempo libre en cosas que no ayudan a desarrollar su intelecto, consume estos productos y lo que hace es perjudicarse más emocionalmente. Ver adultos imitando o copiando comportamientos deplorables es común, incluso inventan modas de estos.

Nuestra sociedad necesita educarse. Y educarse no significa solamente ir a la escuela o la universidad. Este tipo de educación nada tiene que ver con lo académico. Una persona puede ser super buena en su campo de trabajo y ser totalmente mediocre a la hora de hablar de diversos temas de índole intelectual. Ninguno de nosotros somos perfectamente intelectuales y en algunas cosas a veces ni nos conviene dar opiniones porque solo vamos a demostrar cuán falto de conocimiento y experiencia estamos en esas cosas. Pero nuestro deber es que aprendamos más y más y no conformarnos con ciertas cosas que incluso pueden estar erradas y vivir con eso. Una sociedad ignorante es mucho más propensa a ser abusada en cualquier forma. No desarrollar el intelecto tiene consecuencias nefastas que incluyen en lo demás; una sociedad ignorante es incapaz de poder hacer frente a gobiernos corruptos; sigue votando por la misma porquería, sigue tolerando los aumentos desmedidos, sigue asustándose por miedos tontos dirigidos por el sector fundamentalista, y nos volvemos más vulnerables al crimen, a la delincuencia y a los problemas de salud mental que nos afectan.

Hay que ser variado y diverso. En tu tiempo libre: lee, escribe, viaja, comparte con tus amistades de manera sana, si tienes pareja hagan cosas variadas; escucha buena música, elige mejores programas de televisión y radio; a veces es bueno reírse y ver cosas con el fin de divertirse, pero igual de importante es la diversión como la educación intelectual. Nos hace países más fuertes y ello se traduce en economías más fuertes, más estables. Con la educación intelectual acabamos con los prejuicios, con el discrimen y con la falta de criterio. Si puedes lee más sobre la evolución, aobre la historia reciente del mundo, sobre la psicología humana y compara eso con lo que acostumbras leer del libro sagrado de tu religión de preferencia si tienes alguna. Ve programas de Discovery, History y The Travel Channel o canales parecidos, aprende desde una perspectiva científica y no supersticiosa o religiosa; compara todo esto y llegas a tus propias conclusiones. ¿Te gustan los deportes? Juega. ¿Te gusta el “mind puzzle”? Invita amigos a jugar dominó, ajedrez o lo que te guste de este tipo de juegos. En mis primeros años de la infancia solíamos en mi familia extendida jugar mímicas. Si tienes hijos, enseñales a desarrollar el intelecto desde ya. Si ves que les gusta leer, aliméntale el amor a la lectura. nuestra sociedad puertorriqueña está demasiado enfocada en el vacilón y el vacilón solo es bueno en forma esporádica. Es muy lamentable ver tanta gente en la isla que no toma nada en serio. Todo es un vacilón, y por todo ser un vacilón, nuestra situación general no da nada de risa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s