El concepto de Dios: ¿personificación del proceso evolutivo universal?

Antes de ir de lleno sobre está pregunta, tenemos que recordar cómo científicamente se ha aproximado que ha surgido el cosmos. Como saben, en algún momento poco más de 14,000,000,000 de años (14 billones), una singularidad donde se estaba concentrando toda la energía posible destelló en lo que se conoce como el Big Bang, que dio, en un proceso sumamente lento, el surgimiento de las estrellas que componen el universo observable.

Toda esta energía reunía todos los elementos conocidos (que ocurren naturalmente) en la tabla periódica, pero las cuales todas, TODAS, salen de un elemento parental: el hidrógeno. Este elemento forma todos los demás a través de fusión nuclear entre ellos, formando helio, litio, berilio, boro, carbono, nitrógeno, oxígeno, fluor y por ahí sigue, pero estos que son los de menos peso son los más recurrentes en el universo, formados adentro de estrellas como el sol o a través de supernovas, que se liberan como “polvo cósmico”. Este polvo se condensa y va formando planetas, estrellas, asteroides, cometas y todo tipo de cuerpos en el espacio, en procesos que toman millones de años. Aunque el Big Bang ocurrió hace 14 billones de años, nuestra Tierra solo tiene 4.6 billones, de manera que tomó poco más de 9 billones de años que el polvo suspendido en el espacio formara nuestro planeta, que empezó siendo un “mar” gaseoso que dio lugar después a un mar de magma donde se concentraban varios elementos, algunos los cuales suspendieron encima de esa mar y se solidificó en las capas que conocemos: corteza, manto y núcleo.

Como pueden ver, todo lo que vemos, somos y hacemos: orgánico e inorgánico, artificial y natural, TODO, se deriva del polvo suspendido en el espacio. ¿Verdad que esto les recuerda algo conocido de la biblia? El “polvo”…

Entonces vamos ahora al creacionismo bíblico: si miramos con detenimiento el rápido relato de la creación, aunque hay cosas que no parecen tener sentido como haber creado la luz en la Tierra antes que el sol, etc. se puede ver que hay un proceso muy parecido al de la evolución del universo, pero esta vez cambiando el elemento de la expansión desde el Big Bang, con la mano de Dios (en el cristianismo, Jehová, pero vamos a consideralo concepto genérico y no un concepto específico). De acuerdo al Génesis, los animales vinieron primero que el hombre, y en la evolución universal esto es totalmente cierto. Las bacterias surgieron del proceso de combinación de carbono con oxígeno, hidrógeno y otros elementos las cuales dieron origen a la vida. De estas se derivan TODOS LOS SERES VIVOS en el mundo, aunque fue un proceso casi simultáneo en la forma en que surgieron varias especies de animales y plantas. Los humanos vinieron de la evolución de los primates originales; el humano, el chimpancé, el bonobo, el orangután y el gorila, todos salen del mismo ancestro. Por tanto, los humanos vinieron bastante tarde en la formación de la Tierra. De hecho tuvo que pasar el ciclo entero de los dinosaurios para que surgiéramos después nosotros. Ya después del “resumen” con lenguaje bíblico del origen del mundo, todo lo demás es leyenda y no es ya relevante para lo que quiero mostrar.

Antiguas religiones, algunas las cuales forman parte de adaptaciones adoptadas por el cristianismo en la era de Constantino, servían ultimadamente al sol como la deidad máxima. Esto se debe a que aún cuando no habían los avances científicos que hay ahora, se sabía prácticamente que el sol rige nuestras vidas en todos los sentidos. Sin el sol, todo nuestro sistema solar desaparece (aunque no así el universo). Por lo tanto, hay una seria relación entre lo que conocemos como el concepto de Dios con las acciones presentes en el universo. Es como si simplemente cuando hablamos de Dios, hablamos de la energía del universo, la misma que surgió en el Big Bang y sigue cambiando el universo. La pregunta es, ¿cómo vamos de un Dios que no es mas que energía universal que no necesariamente tiene conciencia (no lo podemos saber) a un dios específico que actua exageradamente de forma humana? Aún si existiera Dios, en un sentido cuasi-panteísta, no tenemos aún ningún argumento que justifique la creencia en la perspectiva cristiana, musulmán, hinduísta y de otras religiones locales.

¿Es la energía universal algo “vivo”? La combinación de carbono con otros elementos dan vida orgánica, eso se sabe desde los principios químicos. El carbono originalmente surge de los supernovas, asi que, ¿son los supernovas eventos vivos? Si lo fueran, ¿sería entonces esto prueba inicial o una teoría muy fuerte de la existencia de una deidad genérica? Es esa energía expansiva un ser vivo al que podemos llamar Dios?

Como ven, la teoría de la deidad genérica de la cual he hablado en muchas veces no es tan descabellada o imposible; lo que sí estoy seguro es que si es efecto una deidad, definitivamente no es conciente como para considerarla omnisciente, pues el universo a pesar de ser técnicamente un caos, tiene cierto nivel de orden y leyes físicas que no permiten la magia y los eventos paranormales reclamados por los religiosos. En otras palabras, “podría” existir una energía “creadora” viva, y se le puede llamar Dios; pero no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver con Cristo, Alá, Jehová, Shiva, Zeus y otros dioses humanizados locales; las religiones siguen siendo inventos sin credibilidad científica y ultimamente basados en la fe y en la necesidad de creer en algo.

Me gustaría leer comentarios al respecto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s