La necesidad de que muchos puertorriqueños partan hacia los Estados Unidos: Perspectivas de aparentes oportunidades, aprendizaje y vivir experiencias diferentes

No hay mejor forma de aprender de la vida que pasando por experiencias, especialmente si son fuertes. El puertorriqueño, hasta el día de hoy, es criado con la perspectiva de que TODO en Estados Unidos, en general, es mejor que en Puerto Rico. Veremos en este artículo que la mejor forma de saber si es cierto o no eso, es efectivamente abandonando la isla, ya sea por un tiempo o permanentemente.

Estamos a las puertas del 2015, aproximadamente 10 años han pasado desde que el Internet entró en una etapa de necesidad en nuestras vidas y en el cual la tecnología fue empezando a crear un impacto tanto positivamente como negativamente, y desde entonces la situación económica y social en Estados Unidos va en deterioro. En diferentes períodos este deterioro se ha ido agudizando, como sucedió en el 2008 con la recesión y se espera que en el 2015 comience un nuevo período recesivo, porque a pesar de que los “expertos” económicos dicen que la economía ha mejorado, no te dicen todos los detalles sobre cómo en realidad la estabilidad en los trabajos murió hace años y ahora en Estados Unidos prácticamente no existen empleos estables. Los trabajos que se crean generalmente son de salario mínimo, tiempo parcial y temporales. Trabajos de tiempo completo con salarios adecuados con respecto al costo de vida y con potencial de llegar al retiro y una jubilación que garantice una pensión mensual estable, eso cada vez se acerca más y más a su fin. Ya he hablado en otros artículos con detalle sobre las consecuencias apocalípticas de la sobrepoblación junto con la sustitución de la tecnología sobre la mano de obra humana, pero parece ser que el nivel de intelecto en la isla no es el suficiente para comprender que las cosas en Estados Unidos NO SON COMO LUCEN especialmente por la imagen falsa dada por el Partido Nuevo Progresista.

Todavía a estas alturas, salen artículos en los periódicos que parecen de los años 90, de cómo en Estados Unidos hay oportunidades para todo el mundo, del sueño americano, de una calidad de vida superior y envidiable. Yo viví en Estados Unidos y por eso puedo hablar por experiencia propia lo falso que es el concepto de las oportunidades en el país. Por supuesto, quien se fue hace mucho, sobre todo antes del 2005, te hablará a base de su experiencia, en base a elementos obsoletos que hoy día no aplican. Ha habido uno que otro que tiene la grandísima suerte de encontrar algo estable y de buen salario, porque comparado con la isla, sí hay todavía más oportunidad de encontrar algo digno y estable, pero NO COMO EN LOS AÑOS 90.

Para que lo vean- hace tiempo el promedio de encontrar trabajo era de unos pocos meses, y mucha gente encontraba trabajo rápido. Hoy día en Estados Unidos es común que mucha gente pase más de un año sin encontrar trabajo. Y cuando encuentran, son trabajos que a veces están al borde de la quiebra, y duran solo unos meses antes de regresar al desempleo. Pero el sistema no se actualiza en favor de la ciudadanía; por eso en Estados Unidos es tan creciente la población indigente, y algunas personas se vuelven psicopáticas, en consecuencia de cómo allá es más difícil encontrar ayuda y son más fuertes a la hora de reforzar las políticas en contra de tener negocios subterráneos que ayuden a sustentar al desempleado; allá, al igual que en Puerto Rico, todo está regulado, resultando muy costoso el implantar una idea como establecer un negocio propio que, de ser aprobado, está sujeto todavía al riesgo de no tener éxito- un 90% de los negocios iniciales fracasan en “la tierra de las oportunidades”.

Ya del proceso de encontrar trabajo en Estados Unidos he hablado anteriormente. Al igual que pasa en Puerto Rico, en estos tiempos la inmensa mayoría de los trabajos se encuentran por medio de influencias, conocido mejor como pala en Puerto Rico, y networking en Estados Unidos. Es un proceso que es una burla al método obsoleto de prepararse años y estuzarse haciendo una carrera para luego encontrarte conque tienen que conocer gente de las empresas, caerles bien, en muchas ocasiones lamer ojo y oler el trasero y poseer cualidades físicas que te den ventaja, como ser una mujer linda o ser labioso; en Puerto Rico muchas veces se reduce a tener un amigo o familiar que te pueda ayudar. Este método es una “alternativa” o mejor dicho un remiendo al proceso estilo sorteo o lotería en el que se ha vuelto el proceso normal: como hay muchos más preparados que trabajos disponibles, “entras al sorteo” (aplicas) y la suerte te ayuda (claro, un buen resume, un buen expediente académico, experiencia, etc. ayudan a que aumenten tus probabilidades PERO NO LAS GARANTIZA) a ser elegido o elegida, y en la próxima fase del sorteo (la entrevista) es cuestión de contar con buena suerte. Si un familiar o pana de alguien en la compañía entra al sorteo, es casi seguro que no vas a ganar esta vez. Miremos el caso de Ricky Rosselló, quien obtuvo una plaza en el RCM cuando gente con más expertise habían aplicado. Y si piensas que esto no pasa en Estados Unidos, definitivamente estás engañado.

Ahora, lo que me perturba de los famosos “pitiyankees” que adoran y ensalzan a Estados Unidos tal que allá no pasa NADA malo, y en Puerto Rico TODO es malo. Por supuesto esto no lo hacen así tan obvio, pero lo demuestran cuando nunca publican sobre las masacres absurdas y comunes hechas por psicópatas en EU, pero no vacilan en publicar y hablar sobre todo lo malo que pasa en la isla. Esto es casi humano- fanatizarse. Pero cuando uno toma decisiones basadas en el fanatismo las consecuencias son malas, muy malas. Puerto Rico tiene muchos problemas serios y crasos y quien lo niegue está siendo ilusorio e ingenuo. Tenemos un problema grave de delincuencia, corrupción, relaciones humanas y seguridad. En proporción suceden más atracos y robos domiciliarios en Puerto Rico que en Estados Unidos. Es más probable recibir un tiro por una bala perdida en la isla que en la nación. Conseguir trabajo en la isla es más difícil como ya dije. Pero Estados Unidos también tiene lo suyo y voy a concentrarme en el aspecto del individualismo extremo, más común en Estados Unidos que en la isla; el problema de los psicópatas y la gran mentira del sueño americano.

INDIVIDUALISMO EXTREMO

De todas las razas, colores y culturas, Estados Unidos tiende a hacer que la mayoría de las personas sean individualistas, al punto que poco más de la mitad ni siquiera conoce a sus vecinos. Este problema se debe a que se inculca una mentalidad de “todo es dinero”, por lo tanto, literalmente, todo es dinero. Compartir, hablar, dialogar… El tema del dinero es recurrente en muchas conversaciones en Estados Unidos. Por cualquier tontería que pueda pasar te puedes exponer a una demanda. Por tanto, la gente se protege de problemas potenciales manteniéndose en sus casas y compartiendo solo con su familia. Claro, esto no significa que la gente no comparte y no hacen amistades. Pero se tiene siempre una actitud de “tengo que proteger mi pellejo” y si alguien presiente que quieres cachetearle (aunque no sea tu intención), buscará alejarse de tí. En Estados Unidos, mucha gente vive tan pendiente de su dinero que cualquier cosa que amenace con perderlo, lo alejará. Por eso las amistades no son tan efusivas y a veces con el tiempo, se desbandan. Aunque en Puerto Rico, en lugares como Guaynabo, San Juan y áreas con gente de mentalidad ultra-capitalista es común esto, todavía permanece una línea de mayor confianza, aunque como sabemos en ocasiones irse al otro extremo (ser muy metiche, chismoso, etc.) es igual de negativo.

PSICOPATÍA

Me da gracia cuando los residentes de Estados Unidos hablan de que Puerto Rico está perdido por el asunto de la criminalidad. Ciertamente han ocurrido eventos espeluznantes como lo ocurrido recientemente con la familia de Guaynabo, pero… Vamos a ser realistas: la inmensa mayoría de los asesinatos, más del 90%, son por asuntos de drogas, venganzas y pasional. Esto significa que en promedio de 700 asesinatos al año, solo 70 son muertes viciosas- y no quiero minimizar esto; 1 solo asesinato vicioso es suficiente para que se requiera buscar soluciones serias y contundentes al problema del crimen. Pero a lo que me refiero es que si usted no es infiel, no vende drogas, no trafica, no está envuelto en negocios o situaciones ilícitas, las probabilidades de morir viciosamente son de 70/3500000, aunque por supuesto esto es solo un promedio y no toma en cuenta por ejemplo que en el area oeste las probabilidades bajan aún más mientras que en el área metro aumentan, pero nunca a ese nivel escandaloso como que “hay que irse”.

En Estados Unidos, la tasa de asesinatos viciosos es casi igual, quizá un poco menor a la de Puerto Rico. Esto es simple- en Estados Unidos la mayoría de las ciudades solo tienen un mercado de drogas, por lo tanto, no hay competencia como en la isla de que cuatro gangas se pelean por el control y por ahí viene el festival de atentados y asesinatos. En lugares como Chicago, St. Louis, Detroit, Washington DC, Atlanta, Los Ángeles y Oakland, las tasas de asesinatos igualan en promedio a la de Puerto Rico porque son lugares infestados de grupos criminales, además en la ciudades es más común ver más problemas de índole social- más infidelidades, más pleitos, etc. Pero si hay algo en Estados Unidos que ocurre con mucha más recurrencia que en Puerto Rico, son los psicópatas. Varias preguntas que les hago:

¿Cuando fue la última masacre en la isla en una escuela o universidad?
¿Cuando fue la última matanza de niños en una escuela elemental?
¿Cuando fue la última matanza en un cine?
¿Cuando fue el último spree de tiros en alguna base militar aquí?
¿Cuando fue la última vez que vio un video de un muchacho frustrado porque no tenía novia donde decia que las iba a matar lenta y dolorosamente?
¿Cuando fue la última vez que vio a un extraño empujar a alguien a las rieles del Tren Urbano para que este le pasara por encima?

Exacto. Nunca. Lo más horrible que ha pasado en la isla (que son eventos horribles) fue la masacre en el municipio de Florida en el 2011 y el de la familia de Guaynabo hace dos semanas. Eventos extremadamente aislados, separados por años. Déjenme decirles que hay más de una veintena de municipios en la isla que reporta un promedio anual de 0-1 asesinatos al año. Y nunca ha ocurrido, en lo que se sepa de la historia de PR desde la masacre de Ponce, un evento como lo preguntado arriba. En Puerto Rico habrá problemas de salud mental, pero no al nivel de llegar a la total ausencia de conciencia que hace que la gente mate a lo tonto, como si lo hicieran por el mero hecho de matar, sin ningún motivo que, de tratarse por profesionales, puede tener solución.

LA GRAN MENTIRA DEL SUEÑO AMERICANO

Ya mencioné el aspecto de cómo no es tan simple el proceso de encontrar trabajo en Estados Unidos y de cómo se vive de manera predominantemente individualista, aparte de que no es un lugar libre de crímenes e incluso hay más casos en proporción a la población de Puerto Rico de psicópatas. Pero estos no son los únicos defectos de la “gran nación”.

Pero antes de mencionarlas ciertamente no es que odie o le tenga repulsión a Estados Unidos en cuanto a un “todo”. Estados Unidos tiene muchas cosas buenas, tiene gente buena y no todo el mundo vive individualisticamente. Como dije, aún es un poco menos difícil encontrar trabajo, y ofrece unas garantías cuasi-democráticas (Estados Unidos NO ES una democracia, pero a eso voy ya mismo) donde hay más libertad de expresión que en otros países.

La inmensa mayoría de las personas que defienden, “pitiyankísticamente”, a Estados Unidos son generalmente lo siguiente:

1. Personas que se enfocan solamente en lo positivo de Estados Unidos y lo negativo lo ignoran, obvian o justifican. Curiosamente son personas que no pueden barrer más el piso con sus lugares de origen porque no pueden. Son generalmente personas arrogantes y como describí anteriormente, miden todo en términos de dinero.

2. Personas “programadas” para pensar que Estados Unidos es lo último en la avenida. En lugar de educar a las personas en estilos de países como Suiza, Noruega, Dinamarca o Alemania, los “programadores” les hablan a estas personas de Cuba, Corea del Norte y Venezuela, mencionan únicamente los eventos negativos en países socialistas y los parcializan a favor del capitalismo. Esto es mucho más notorio en personas que trabajan para el gobierno federal o la milicia. Horita hablo de la oligarquía, que es el verdadero sistema que hay en la nación.

3. Personas que han tenido buena suerte en el país. Humanamente, es natural que la gente que le va bien concluyan que el sistema funciona, no se les hace fácil (o mejor dicho, no les interesa) pensar que el sistema le falla a otras personas; deciden culpar a las otras personas y utilizar estilos parecidos a las religiones para motivar a la gente: un “approach” basado en ilusiones y elementos sobrenaturales, para salir adelante.

Sea cual sea la razón de la “pitiyankización” de varias personas, la realidad es la realidad: el sueño americano es una mentira. Posiblemente hasta hace unos años sí existía, pero la razón de que ya no exista es simple: el sistema económico en Estados Unidos va en un camino irreversible hacia el colapso. ¿La razón? Estados Unidos no es una democracia. Al menos no ahora. Es un sistema oligáquico: donde tanto el gobierno federal y estatal en los estados y territorios como las grandes empresas (casi todas con intereses en el gobierno) tienen el control de la economía y el poder para determinar como se vive. La mayoría de las compañías en Estados Unidos se mueven única y exclusivamente por su interés; los intereses de los individuos no cuentan. Lo voy a explicar: una familia en Estados Unidos está mucho más propensa a estar separada que unida, ya que se espera que la prioridad de todo adulto en la gran nación sea su trabajo y no su familia. No todas las compañías son así, pero las más poderosas, las más fuertes sí lo son. De hecho: ¿saben cuál es el gran galardón de servir a tu trabajo más que a nada, haciendo que pierdas “quality time” con tu familia?Un lay-off por reestructuración (a.k.a. El retiro sale muy caro, mejor te boto y los beneficios son menos para tí y nosotros no perdemos tanto dinero). El gobierno no hace nada para evitar esta movida truquera, porque el gobierno se debe a los intereses de estas compañías. Sin estas, el gobierno no hace el dinero que hace.

Ahora vamos al aspecto de la opresión en Estados Unidos. En la forma del racismo, del fundamentalismo y otros elementos indeseables de la sociedad, Estados Unidos tiene uno de los sistemas más opresivos del mundo, no de balde tiene la población penal más grande del planeta (más que China, más que India). En Estados Unidos puedes ir preso o ser arrestado por la más mínima tontería. Incluso puedes ser amenazado de un arresto simplemente por comerte la luz (que está mal, pero hasta ahora es un delito menor que solo amerita multa) o speeding. Dependiendo de donde vives, el sistema es más opresivo y rudo en algunos lugares que en otros. Por mi experiencia, la región más opresiva se encuentra en la zona cercana a la capital. Ya han visto como la policía (y claro, no son todos) es extremadamente abusiva- cómo hacen cosas como agredir salvajemente a indocumentados, amenazar ciudadanos comunes y hasta matarlos. En casi todos los casos, ninguno va preso. Y al igual que en casi todo el mundo, los ricos suelen escapar de la justicia sin importar el delito cometido.

Estados Unidos está básicamente configurado para una cosa: hacer dinero. Pero al final, no estás ganando dinero para tí y para tu bienestar. El costo de vida en EU es altísimo, y los salarios mínimo son insuficientes para tener una vida digna. En el lado positivo, las autoridades en Estados Unidos son mucho más estrictas que en Puerto Rico y los criminales (de verdad) tienden a ser enjuiciciados más eficientemente, pero el sistema está lejos de ser uno en pro del pueblo. La economía en Estados Unidos es manejada por el 1% de la población; la clase media empobrece más y la pobre está cercana a caer en la miseria. Afortunadamente mientras vivía en Florida y Virginia, como yo era de los que paseaba por todos lados y no solo localmente o a lugares exclusivos (por lo general, bonitos, como Disney, South Beach, etc.) vi cosas que posiblemente casi ningún boricua en la gran nación ve: casitas pobres y trailers con gente pobre, que no tienen autos; en todo el centro de Florida, desde el norte de Gainesville hasta el pueblito de Immokalee en el condado de Collier, un trayecto de casi 300 millas; casi todo el centro de Florida, excepto algunas zonas cercanas a Orlando, es pobre. El norte de Florida junto con el sur de Georgia y Alabama: más pobreza. Claro que no estamos hablando de casas en estado de colapsar y gente desnuda y desnutrida, pero caen en el rango de pobreza. Deambulantes muy diferentes a los que vemos en la isla: gente que se ve limpia y hasta familias con niños. Nada de esto usted lo ve si se muda a Estados Unidos y lo único que hace es trabajar, dormir, y ver noticias de Puerto Rico porque no les interesa lo que pasa en su nuevo hogar. Les dire que en Puerto Rico, en proporción, se ve la misma pobreza que en Florida. En ninguno de los dos se ve la pobreza de África, por supuesto.

Pero este es el mensaje: si usted nunca ha vivido fuera de Puerto Rico, y ansía vivir en la gran nación por lo que ve en la TV, o por la ilustración con medias-verdades que le dicen los que se han mudado, de verdad debe irse. En serio, lo mejor es que experimente por usted mismo y claro, de acuerdo con su carácter, actitud y personalidad, decidir si es lo que soñaba o es una mentira o por lo menos una media-verdad. ¿Realmente es tan diferente, en términos de calidad de vida en general, a Puerto Rico?

Finalmente quiero terminar con el aspecto del clima. Sepa que absolutamente NADA en los Estados Unidos contiguos es igual al clima en Puerto Rico. NADA. El condado de Miami Dade y los cayos, en Florida, se parecen; pero la presencia de pantanales hacen que sea un poco diferente. Y este pedacito que no es ni el 0.01% de la totalidad de la nación no tiene los atributos que tiene la isla; no hay cuevas, ni acantilados, ni montañas en Miami Dade y los cayos. Todo lo demás es templado y mientras más al norte, mucho más la diferencia climática. Si usted no es amante de estar encerrado en la casa por días, palear y estar poniéndose un montón de trapos para salir, evite el norte de Estados Unidos. A menos que haga como yo que cuando vivi en Virginia me JARTÉ y empece a salir en shorts incluso una vez a 10 grados, solo con un abrigo de esos que se ponen rápido encima porque solo fui al supermercado.

Pero de verdad, si todo es malo en la isla, si esto no sirve, si esto apesta, váyase y disfrute la gran mentira del sueño americano. Pero si pasan los años y se cansa de la mentira, ojalá haya aprendido la lección: nunca se torne o vuelva en contra de su patria. Puerto Rico tiene muchos problemas, muy serios y si no cambiamos el enfoque vamos a terminar muy mal. ¿Pero sabe qué? Estados Unidos va en la misma dirección.

Si se tiene que ir porque no queda de otra, le recomiendo no se auto-engañe. Viva la realidad, dese cuenta de todo y no lo arrope, no lo justifique, no le busque las cinco patas al gato. Cuando vea algo mal en Estados Unidos es porque Estados Unidos no es perfecto. Si usted es negativo con la isla, y positivo con Estados Unidos, está siendo injusto y a decir verdad, no hace falta en la isla- por más talentoso que usted sea. Una persona talentosa que no tiene la motivación y el “espíritu” de ayudar en la isla y alla en Estados Unidos es todo peaches and cream, puede quedarse por allá. Y concluyo de la siguiente manera: conocí gente así, y son la gente más desagradable que pueda haber.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s