Ateísmo, edad y “madurez”

En una sociedad cristiana tan fuerte como Puerto Rico, ser ateísta es, inconcebiblemente, difícil. Y claro, no es que uno se sienta mal por la postura que uno tiene; las conclusiones a las que uno ha llegado hacen que uno se sienta seguro de la posición tomada. Ejemplo: yo he concluído con suficientes argumentos “observacionales” que todas las religiones son inventos, ya sea para controlar las masas, explicar cosas que ahora mismo no tienen pruebas suficientes o no se pueden explicar bien, o simplemente como he podido concluir ultimamente, “Dios” es solo la personificación local de las religiones de la energía evolutiva del universo, el sol u otros elementos que tienen que ver con el cosmos. El problema de ser ateísta en la isla es lo básico: tener que lidiar con una sociedad que asume que TODOS somos cristianos.

Siempre he sido enfático en no igualar cristianismo a fundamentalismo, aunque observo que muchos ateos fallan en eso, al igual que los fundamentalistas entienden que ellos son los únicos verdaderos cristianos (o musulmanes o de cualquier otra religión). El fundamentalismo es la creencia de que la religión seguida es la UNICA verdadera, y no está sujeta a cuestionamiento, discusión o cualquier forma de diferencia opinión. O sea, para el fundamentalista cristiano, el cristianismo ES “LA” verdad: única, última e indebatible; y todo el universo está obligado a creer de esta forma so pena de castigo eterno en el infierno.

Mientras el cristiano moderado, aunque en su carácter personal puede pensar que el cristianismo es la verdad, en un sentido fundamentalista, no lo toma de una forma absoluta, sino exclusivamente individual; respeta las posturas ajenas y en ocasiones, muestra respeto por estas. Es este grupo de cristianos el que a veces lee que sí apoyan a los gays, no condenan a los que incurren en eutanasia, etc. Por eso no encuentro justo que se hable de “los cristianos” cuando se hable realmente de los fundamentalistas.

Ahora, en Puerto Rico el fundamentalismo es ruidoso, alborotoso y tajante, y por tanto, ser ateo se ve como ser un rebelde, alguien molesto con los cristianos o con Jehová, alguien que quiere hacer lo que le da la gana, sin leyes, sin controles. Por tanto, aunque en casi todos los casos esta es la noción estereotípica del ateo, esta noción es más fuerte en ateos jóvenes, sobre todo si son menores de edad.

Yo soy ateísta desde los 30 años, o sea hace poquito más de un año. Hasta los 26 fui cristiano practicante, y por mucho tiempo tuve una actitud fundamentalista. Obviamente el proceso de salirme de eso fue lento, trabajoso y difícil. No fue de la noche a la mañana, y no fue por “rebeldía”. Ya anteriormente he contado cual fue el proceso en mi caso, y si quieren saber más pueden buscar mis artículos de religión en mi blog. Yo no puedo volver a ser cristiano en ninguna circunstancia, porque yo no soy ateísta porque me da la gana. Soy ateísta porque es la “filosofía” que entiendo es la más coherente con la realidad universal. No soy ateo de estos que no hay dios y punto san se acabó, ya en otros posts abajo tuve un debate sobre eso. Tengo 31 años y es la conclusión que he llegado.

Pero la sociedad considera a una persona ateísta “inmadura” que cuando llega a cierta edad, como la que tengo, “recapacita” y vuelve al status quo. Como quien dice, se espera que el ateo aquí sea “temporal”. “Las situaciones dificiles de los jóvenes, las hormonas, eres ateo por rebeldia, pero después te darás cuenta” y ya cuando “te cases” o ” hagas tu vida”, lo normal es que vuelvas al cristianismo. Y este es el testimonio de muchos llamados “ex-ateos”. La diferencia entre este tipo de ateo y el ateísta como yo es que ellos si son rebeldes, sí son impulsados por la necesidad o curiosidad de retar el status quo. Yo simplemente me rehuso a creer que solo un grupito de personas en un universo tan grande estén bien y los demás esten mal. Me rehuso a creer que existe un Dios favoritista, selectivo, prejuicioso y dictatorial, que contesta las oraciones que quiere y las demás no. Que con la actitud típica del fundamentalista, es obvio que ellos por dentro no creen en Dios y lo que hacen es usar la religión para lucirse, lucrarse, etc.

A lo mejor estoy equivocado y es solo mi percepcion pero quizá un buen medidor de un ateísmo “rebelde” y un ateísmo “natural” es que el primero se basa mucho en la mofa constante e infructuosa hacia el contenido de la religión; es hasta cierto punto esperable que un cristiano piense que un ateo realmente está molesto con Dios y no necesariamente ha dejado de creer en dicha deidad cuando ataca a TODA la comunidad creyente, mientras que el ateo natural esta solo en contra de los elementos dañinos de las religiones, como lo es la dogmatización en contra de los derechos humanos, la homofobia, etc.

La mejor manera de debatir con un cristiano no es usando (de parte y parte) ataques personalistas, ni mofas hacia las ideas. Algunos dicen “no tenemos que respetar las ideas”… Bueno pues cuando se burlen de las ideas, no esperen convencer a los creyentes de su “error”. Un ateo va a afianzar y a fortalecer la creencia de un creyente si se burla de sus ideas, igual un fundamentalista va a afianzar y fortalecer la posición de un ateo si se mantiene firme en sus prejuicios y la actitud fanática hacia su religión.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s