El sentido de la vida; aspectos de la supervivencia

Es complicado definir el concepto del “propósito de la vida” o del sentido de la vida. En un grupo que participo en Facebook alguien lo preguntó y yo contesté: sobrevivir. Pienso firmemente que de acuerdo a como vemos el comportamiento del universo, incluyendo nuestro mundo, todo se define bajo ese precepto: la supervivencia. Comemos, dormimos, trabajamos, tenemos sexo, criamos nuestros hijos, incluso las personas creyentes en religiones y filosofías se reunen, todo, para sobrevivir; sobrevivir la vida, los problemas, los conflictos tanto físicos como emocionales y espirituales. No hay nada que no se derive de este precepto.

Pero como todo, los humanos no usamos todos un mismo modelo para la supervivencia, aunque hayan varios sistemas establecidos para intentar hacerlo de la manera menos sufrida (ya estos sistemas poco a poco se ha ido en favor de la supervivencia de unos pocos y no de todos). Políticamente tenemos sistemas como las democracias (concepto utópico humanamente imposible de libertad y derechos, pero aproximado), el socialismo, el capitalismo, la monarquía, las diferentes religiones, etc. Al final, todo se reduce a formas de sobrevivir, de acuerdo con la personalidad, carácter y cultura de cada persona; cada quien adopta una creencia que le satisface personalmente y eventualmente la defiende. Lo importante es defender la creencia con argumentos, cuando no hay, es simplemente presumible que el miedo es lo que ata a la persona a la creencia; esto es precisamente lo que pasa con los fanáticos de estos sistemas.

Sobrevivir significa eso mismo: vivir con el propósito de durar lo más posible y en algunos casos, dejar una semilla que será una continuación del legado del sobreviviente; inventar algo de renombre, fundar una empresa que dure siglos, o simplemente tener un hijo, todos se derivan de ese deseo. Prácticamente nadie quiere vivir pasando por una infinitesimal porción se la edad del universo sin dejar una huella.

Ahora, debido a que de niños simplemente no tenemos la capacidad de desarrollar un criterio propio, por nuestra naturaleza primate, los adultos se encargan de “programarnos” hacia ciertas ideas en lugar de hacer que poco a poco desarrollemos nuestras propias que nos hacen diferentes; por eso del “saber que es lo mejor para uno” y a veces el criar usando técnicas de miedo (incluyendo el dañino temor al infierno que critiqué en un artículo hace un tiempo) simplemente nos convertimos que es la mayoría de la sociedad a causa de esto: copias de otros; repetidoras de las ideas de las generaciones adultas y ancianas del presente, o como yo prefiero llamarle: esclavos del sistema. Cada sistema es diferente pero en Puerto Rico es: capitalista-democrático-cristiano. Cualquier alteración de estas tres se considera “rebelde”.

Se define rebelde a toda persona que se sale de estos preceptos, independientemente de que lo haga con o sin razón o causa; muchos esclavos del sistema consideran que no hay causa para estar opuesto a alguno de estos tres porque están programados como robots a creer que son la única forma correcta; es por eso que no importa cuantas veces falle el sistema, cualquier cosa diferente es peor. Todo esto esta nutrido por la fuerza más grande que existe en la humanidad, que no es el amor, sino el temor. La mayoría de los gobiernos se mantienen no porque el pueblo los aman, sino porque los temen o temen que de cambiarse empeore su estilo de vida. La mayoría de las parejas hoy día se temen, y las religiones ni hablar, el cristianismo y el islam, las dos religiones más grandes del mundo, son lo que son hoy por el miedo y el temor, y no por el dizque amor a Dios.

Si el sentido y propósito de la vida es sobrevivir desde el punto de vista fundamental, ¿se le puede dar un sentido al sobrevivir? Claro. Si la humanidad no se dejara llevar por el temor, si pudiésemos seguir nuestro propio criterio y manteniendo orden solamente en lo necesario, sobrevivir sería mucho más fácil. Pero lamentablemente hay personas malas que cuando buscan sobrevivir lo hacen haciendo daño; la mayoría de los seres humanos son egoístas porque simplemente piensan en su supervivencia individual. Miremos lo que está pasando con nuestra asquerosa y putrefacta política totalitaria y dictatorial: un hombre decidió cambiar de opinión a lo último ante el nuevo impuesto al petróleo, y ya por eso diferentes personalidades conocidas incluyendo Jay Fonseca buscaron lastimarlo usando un elemento personal: su aparente gusto por la pornografía. Como este elemento no fue muy útil ante los ojos del pueblo, el partido en el cual pertenece, usa el elemento del berrinche para actuar en su contra; “eres un traidor por favorecer al partido de oposición y por eso te vamos a destituir”. El sistema político tanto PPD como PNP no permite el uso del criterio propio a la hora de tomar decisiones (curiosamente eso es lo más importante), por tanto todos se ven forzados a ser copias de otros, y todos tienen que seguir sin cuestionamiento lo que dicta la base. Esto aplica a todos los demás sistemas, porque cada sistema busca sobrevivir y quienes los fundan usan un don de convencimiento que no todos poseen. Y si no convencen, usan el miedo como método de imponerse. Así es como las grandes religiones crecieron, no fue por ninguna “evangelización noble”. Las Cruzadas, la Inquisición y la Reconquista se basaron en exterminar gente, posiblemente millones entre todos, mientras “evangelizaban”. Nuestras creencias políticas y religiosas son lo que son por la programación mental de los adultos a los niños. Yo diría que cultivar ideas cojas en los niños y obligarlos a seguirlas no está bien y alimentarlas con temores es un abuso, y las consecuencias son análogas a abusar sexualmente o físicamente a éstos: corromperlos para siempre y tener una mayoría de adultos que no pueden razonar, entender y hasta pensar; ser “zombies” del sistema y forzar a los que sí nos atrevemos a cuestionar y dudar a no ser muy expresivos porque se nos cataloga de rebeldes y sediciosos.

Uno debe ser lo que uno por dentro cree que debe ser, mientras no afectemos a los demás. Ese debe ser el propósito de la supervivencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s