Puerto Rico con 2 millones de habitantes: El balance perfecto para recomenzar la economía y estabilizar el país

Mucho se habla de que la isla se está vaciando y que eso es un problema; que la situación de nuestra isla está tan mala que aquí no hay futuro; la salud, la educación y otros servicios se encuentran en momentos críticos y la percepción social es que ya no hay remedio y que hay que irse de la isla a buscar mejor calidad de vida (por supuesto, a Estados Unidos). Estaba acabando de leer los comentarios en un post de Jay Fonseca (de ayer 29 de diciembre, 2014) y como en muchos artículos de este tipo de casi todos los medios, la mayoría de los comentarios de la gente en la isla es de queja, de barrer el piso con la isla, “esto no sirve”, barbaridades tales como “EU es mejor que PR en todo”, “no veo la hora en que me voy de esta mierda”, “allá es estar como en un sueño”… cosas que no tienen nombre. Esto habiendo vivido allá y habiendo visto cosas, que si las relato todas podría escribir un libro y no un artículo: racismo, crimen, gente en la calle (deambulando), y aún de regreso en la isla sigo viendo noticias de allá y veo como el país está lejos de ser el gran paraíso que los pitiyankees creen que es.

Pero ya de esto hablé en otros artículos. Aquí voy a mencionar como podríamos desarrollar la isla con una población de 2 millones, asumiendo que la totalidad de la población pitiyankee actual en la isla es de 1.5 millones (la población actual es de 3.5 millones). Vamos a asumir el escenario de un PR en el cual todos los pitiyankees por fin se fueron a su paraíso estadounidense y queda la población que está de contenta a conforme con lo que hay.

Turismo y agricultura

No importa cómo este la isla en lo social y económico, afortunadamente ésta goza de unas características climáticas y geográficas que, por los próximos 100,000 años (a menos que pase algo con el mundo de forma extrema), garantizan que ésta será muy atractiva para dos sectores de las cuales, con dos millones de personas se puede vivir espectacularmente bien: el turismo y la agricultura. A pesar de su tamaño la isla cuenta con varias regiones fértiles en el sur y partes del norte y algunos alimentos pueden ser cultivados en las montañas donde hace un poco de menos calor. La ganadería, avicultura y la industria pecuaria son tres que pueden ser desarrolladas al máximo junto con la siembra. La isla tiene los suficientes recursos para alimentar a 2 millones de personas e incluso el costo de vida podría bajar porque es menos consumo; o sea menos demanda; se puede producir más comida para estas dos millones de personas, y la razón de desarrollo se puede hacer mayor que el consumo. Y asumiendo que estas dos millones de personas estén abiertas a una fórmula política que permita el libre comercio con otros países, se puede seguir exportando e importando lo cual junto a la agricultura local garantizaría recursos suficientes para esta cantidad de personas y las contribuciones y costo de vida pueden bajar significativamente.

Con dos millones de personas se pueden eliminar edificios y proyectos que no van a estar habitados y re-sembrar en estos para que haya aún más espacio para la agricultura, aunque habría que ver como el suelo retoma su calidad luego de ser modificado para propósitos de construcción.

Otro fuerte que tiene la isla es el potencial turístico. Actualmente el turismo está orientado a un solo grupo de personas: americanos ricos. Claro que hay alguna que otra persona de otro grupo que aprovecha pero por lo general el costo es muy alto y no hay un enfoque internacional. Con menos habitantes significa que hay más espacio para que los turistas puedan conocer la isla y vean más naturaleza si se optara por destruir todo lo construido y que ya no está habitado por la salida de los pitiyankees; se pueden arreglar las rutas principales actuales; hacer un estudio de barrios y pueblos que no estén ya poblados para convertirlos en lugares turísticos y agrícolas. Puerto Rico actualmente tiene una densidad de carreteras muy grande, pero muchas de éstas son solo bitumol sobre tierra y quizás es fácil destruirlas y devolver terrenos a la naturaleza.

Para que el turismo aumente, como dije se deben arreglar las rutas principales actuales, incluyendo una reconstrucción total en segmentos destrozados como por ejemplo la PR-30 entre Las Piedras y Humacao y la PR-10 entre Ponce y Adjuntas. Se pueden construir rutas panorámicas y arreglar las existentes que provean vistas que son atractivas para el turismo, tanto interno como externo. Con pocos habitantes se puede modernizar el aeropuerto de Aguadilla y construir una autopista que la conecte a la PR-2, la cual puede convertirse en un expreso entre Hatillo y Mayagüez y se puede promocionar el oeste de Puerto Rico a lugares internacionales para atraer personas de lugares como Sudamérica, Canadá y Europa (en adición a Estados Unidos) para turismo. Además si los pitiyankees logran prosperar en su paraíso y generan dinero pueden ir de visita y aprovechar la nueva isla aunque me temo que quieran después regresar y volver a dañar la isla con su mentalidad mediocre.

¿Cuál sería el modelo que yo haría? Los siguientes puntos son los más turísticos en mi opinión personal:

  1. Toro Verde y Toro Negro entre Villalba, Orocovis, Jayuya y Ciales
  2. El Viejo San Juan (se quedaría tal como está por su valor histórico)
  3. La vista del Mar Caribe en Yabucoa
  4. Los pueblos de la montaña
  5. Parguera en Lajas
  6. Los acantilados en Cabo Rojo
  7. Las cuevas del norte de la isla
  8. El Bosque Seco en Guánica
  9. Fajardo
  10. Vieques y Culebra (especialmente las playas)
  11. Rincón e Isabela (surfing)

Por tanto éstas serían las zonas en las que enfocaría el turismo para propósitos internacionales. Muchas estructuras que ya no estén habitadas que afeen las vistas que éstas puedan tapar se pueden eliminar y en su lugar se pondrían miradores y terrazas especiales como hay en algunas zonas escénicas en otros países.

Menos municipios

Aunque para propósitos realísticos es difícil que se pueda redirigir la población en la isla si quedaran solo 2 millones para que haya más terreno para la agricultura y el turismo, es obvio que muchos barrios e incluso pueblos como Maricao y Las Marías quizá, pierdan toda su población. Estas zonas pueden entonces ser reincorporadas a otros municipios cercanos y sería hasta más práctico bajar significativamente el número de alcaldías tal que aparte del dinero generado por la agricultura y el turismo, hay un ahorro en las finanzas del gobierno. Con la agricultura y turismo bien desarrollados la cantidad de dinero generada en la isla con un descenso en la población como la teorizada en este artículo puede ser igual o aún mayor porque con menos gente quizás muchas compañías extranjeras opten por irse y con menos gente se podría impulsar el desarrollo de negocios y empresas locales y el dinero se genera y queda aquí. Aunque obviamente si la economía mejora muchas empresas de afuera podrían interesarse en la isla y podría incluso causar un aumento en la población que puede crear el mismo desbalance que hay ahora.

En definitiva, si la población de puertorriqueños desciende hay que aceptar que podría darse el caso (no muy positivo, y para eso tendríamos que ver la historia de Hawaii) de que la isla se vea repoblándose con población estadounidense que traigan sus costumbres capitalistas-oligarquistas y conviertan a Puerto Rico en lo que es actualmente la República Dominicana (dominada por el gobierno y las empresas extranjeras). En el momento que la isla quede sin la población pitiyankee sería el momento perfecto para pedir una fórmula soberanista fuerte (en mi opinión preferiría la independencia).

Sería ideal que la población se mantuviera en los 2 millones y los turistas simplemente vengan y visiten, generen dinero pero se devuelvan a sus países de origen. Enfocaría las oportunidades de empleo (aparte del turismo y la agricultura que obviamente cubrirían la isla entera) en tres áreas urbanas: San Juan, Ponce y Mayagüez, tal que la población se redistribuya alrededor de estas zonas y dejemos parte de los demás en un estilo “virgen” y listo para la siembra y proyectos turísticos. ¡Quién sabe pudiésemos tener un parque como Disney en la isla! Aunque claro, si esto ocurre, pasaría lo que está pasando en Orlando, que ya tiene casi 3 millones de habitantes en su área metropolitana.

En realidad no es que la isla no tenga espacio para 3 millones. Tiene quizás hasta para 100 millones… miremos a Japón, con casi 125 millones casi todos en la isla de Honshu que es más pequeña que Cuba, y miren como está de desarrollado. Pero es vital salir de toda la población pitiyankee y que nos quedemos con una mentalidad positiva-realista y optimista para el desarrollo debido de la isla. Mientras tengamos una gran cantidad de gente que solo mira a través de los ojos de Estados Unidos y que solo piensen en que hay que irse a EU, nuestra isla no podrá echar para adelante. Lo mejor e ideal es que todos se fueran y quede una cantidad de gente que faciliten el redesarrollo y replanificación de la isla; con menos gente bajan los tapones y se pueden cerrar carreteras mientras son re-construidas; digamos que con 2 millones de personas podemos cerrar temporalmente la 30 y que la PR-183 y PR-198/189 sirvan de desvío y cuando la PR-30 esté rediseñada estas otras si no tienen relevancia porque sus estructuras alrededor ya no tienen gente pueden ser eliminadas y toda la zona alrededor de la 30 puede ser devuelta a la agricultura.

Menos crimen, menos competencia por la droga, menos problemas sociales

Entre la población pitiyankee hay muchas personas que no son productivas. La mentalidad pitiyankee no es exclusiva de puertorriqueños arrogantes con mentalidad superficial y materialista; la realidad es que si disminuye la población entonces ya PR no sería atractivo para el narcotráfico; por tanto si hay menos trasiego de drogas y muchos criminales se mudan a Estados Unidos la isla verá un descenso en la criminalidad lo cual ayudaría al turismo enormemente.

Menos fundamentalismo

Si de algo me he podido dar cuenta es que muchos pitiyankees son fundamentalistas. Ya muchos, como Otoniel Font y su padre, se han ubicado en Texas y Florida para seguir chupando allá de la forma que chupaban en la isla. Claro, se van detrás de los que les daban sus donaciones (i.e. ofrendas) y si toda la población pitiyankee se va, entre ellos un porciento grande de fanáticos religiosos, ya estos impostores y estafadores no tendrán beneficio alguno aquí y moverán sus quioscos (i.e. iglesias) en Estados Unidos, quedando aquí menos y posiblemente con líderes religiosos que son más responsables y respetuosos y no están para sacarle billete a los demás. Posiblemente el nivel de religiosidad fanaticista baje y eso es buenísimo para propósitos de lograr mucho en cuanto a derechos humanos.

Si se implantaran todas las ideas que he ofrecido en otros artículos incluyendo el nuevo modelo académico, el sistema de gobierno modificado para que sea más monitoreado por el pueblo y otros, la isla se volvería en lo que hoy día Irlanda, que tiene 4.5 millones de habitantes y un área poco más de 9 veces más grande que la isla: si hacemos un razón de población sobre área de Irlanda, esta es de 54; Puerto Rico con 2 millones y un área de 9,104 km2 tiene una razón aún más alta con 220; si Irlanda ha podido prosperar con menos población/área que lo que tendría Puerto Rico con 2 millones, e Irlanda NO tiene los elementos turísticos y agrícolas que tiene PR (aunque obviamente ofrece cosas que nuestra isla no tiene también), ¿por qué pensar que Puerto Rico se va a hundir si se van todos los pitiyankees para Estados Unidos?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s