Los farsantes de los “evangelios de la properidad”

Me veo precisado a escribir a este artículo que es más bien una reacción al artículo escrito en El Calce sobre la pastora “apóstol”, Wanda Rolón- de quien ya he hablado anteriormente y hasta le dediqué un video en mi canal de YouTube.

En dicho artículo, alguien que escribió usando la figura de Dios (Jehová), le indicó a Wanda lo que ya sabemos: que es una farsante y una estafadora, al igual que todos los auto-proclamados apóstoles, muchos conocidos a nivel internacional como Joel Osteen, Kenneth Copeland, Benny Hinn, Cash Luna y de Puerto Rico esta señora, Rodolfo Font, su hijo Otoniel, Miguel Sánchez Ávila- los “evangelistas de la prosperidad”.

Y no cabe duda que una mirada exhaustiva a estos charlatanes de la fe rápidamente muestra que todos tienen en común el amor y la pasión por las riquezas materiales. Prácticamente todos poseen autos de marcas prestigiosas como Mercedes, BMW o Audi; algunos tienen hasta aviones privados o incluso aeropuertos propios; viven en mansiones o en casas localizadas en urbanizaciones o complejos de clase alta. Ninguno, aparentemente, tiene un trabajo adicional aparte de ser pastores de sus iglesias de miles de seguidores- y no, no todos los seguidores son pobres- especialmente los “evangelistas de la prosperidad” de Estados Unidos- pero ciertamente casi todos viven en un nivel inferior al de estos estafadores.

Vamos a establecer el siguiente punto: la prosperidad económica depende de dos y solo dos factores: el esfuerzo y/o la suerte. De nuevo vemos la suerte en la ecuación porque la suerte está en todo en el cosmos. No necesariamente se necesita un gran esfuerzo para poder obtener riquezas- una persona que solo tiene dos dólares en efectivo puede ir a una gasolinera, jugar el Power Ball y pegarse y convertirse en un segundo en una de las personas más ricas del país donde reside; si usted cuenta “esfuerzo” el ir a una gasolinera y comprar un boleto, esa es su prerogativa pero sin duda la suerte fue la principal fuerza que determinó que esa persona se volviera millonaria. Por supuesto, comprar un boleto de la lotería es solo una manera en que la suerte puede dictar si una persona obtendrá prosperidad económica. Esa persona que jugó bien puede ser creyente de una religión o no ser creyente; de manera que si suponemos que no es creyente, esa persona no necesita de la predicación de los estafadores de los evangelios de la prosperidad para, efectivamente, prosperar.

Los estafadores de los evangelios de la prosperidad usan otros medios para prosperar- pero contrario al de una persona que se pega en la lotería, o cualquier otro modo de prosperar por suerte como por ejemplo Justin Bieber quien se hizo famoso después de subir videos a YouTube u otras personas que suben videos o escriben artículos que se hacen famosos de forma inusual y eso les deja después mucho dinero, todo de forma legal y con muy poco esfuerzo comparado al “trabajo” de la suerte, ellos usan modos inmorales y malvados para sus propósitos. Primero, mienten. Usando un lenguaje que enamora, estos charlatanes se montan frente a un púlpito y hablan de todo lo grandioso que Jehová hará en las vidas de las personas, pero a cambio deben demostrar que tienen fe y confían en su representante- nada más y nada menos que el estafador que está hablando- y deben diezmar. Y contrario a las iglesias humildes donde la congregación dona cantidades de dinero que van desde centavos a no más de 10 dólares, estos estafadores piden sumas cuantiosas de dinero- algunos ni siquiera aceptan menos cantidad. Ahora, les pregunto- estas megaiglesias conocidas, ¿se oye hablar de ellos cuando surgen tragedias como reciente en Nepal, o las que han habido en el pasado? ¿Se sabe si donan dinero a entidades como la Cruz Roja o el Hospital St. Jude en Memphis, Tennessee? Algunos dirán que “cuando algo se hace de corazón no se tiene que decir”. Claro… cuando uno dona uno no debe fanfarronear que lo hizo para que digan “ay que buena es esta persona, que generosa” pero da la casualidad que estas iglesias tienen muy mala reputación fuera de su entorno fundamentalista y conviene que demuestren que usan el dinero adecuadamente, por eso creo que si hacen obras de caridad, deben revelarlo y así sacan de dudas a quien cuestiona el uso de los diezmos- pero no lo hacen y entonces ¿qué uno ve?

Si buscan en el Internet información de todos estos estafadores, como mencioné, todos viven de forma opulenta. Todos. Y todos tienen una característica que los hacen ver aún peor- su desfachatez y cinismo al hablar. Si tu vas a sus páginas de Facebook y les comentas el por qué estás en desacuerdo con sus estilos, te suspenden de sus páginas (te banean). Y si un medio a nivel ya de comunicaciones los expone, rápido contestan diciendo que esos medios buscan perjudicarlos y los “amenazan” e insultan diciendo que representan al diablo.

Estos estafadores necesitan mantener su imagen limpia ante los seguidores ignorantes que los defienden porque ya han sido exitosamente engañados- personas vulnerables, muchos con crisis en sus vidas y cuyo refugio es escuchar los engaños y mentiras de quienes siguen. De Rodolfo Font por ejemplo se conoce su transfondo donde se habla de mujerieguez, adulterio y estafa cuando vivía en Puerto Rico. Se involucró con una amiga íntima de su ex-esposa y esta mujer (la amante) a su vez que tenía una familia propia, los abandona para irse con este rufián de mala muerte para Estados Unidos. Y ahora ambos, que llegaron totalmente desconocidos a dicho país en tiempos donde no existía Facebook y que la Internet todavía no tenía la influencia que tiene ahora, engañaron a la comunidad hispana en Houston, Texas, donde tienen su nuevo quiosco y usan el mismo estilo de estafa y mentiras que usaba este mequetrefe en Carolina, Puerto Rico.

Sabemos la realidad: todo es aleatorio en el cosmos- TODO, incluyendo nuestra vida y nuestra naturaleza. No existe una ecuación garantizadora de la prosperidad. Miles de personas tienen todo lo necesario para prosperar económicamente y circunstancias aleatorias no se lo permiten; otros, como puse en el ejemplo del jugador de lotería, prosperan sin mayores esfuerzos- sin estudiar, sin trabajar, sin nada. Nadie va a prosperar por creerles las mentiras a estos charlatanes. Cada vez que uno de estos te dice “créele a Dios” cuando te pide dinero, lo que esta diciéndote en realidad es “Necesito que me des dinero para seguir viviendo como un rey, no tengo trabajo, no tengo talentos reales, por eso necesito que me mantengas”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s