¿Somos los humanos morbosos por naturaleza?

Desde hace algún tiempo en mi página personal de Facebook he estado compartiendo artículos y noticias de índole positivo, aunque no he dejado de compartir otros asuntos que son de importancia y relevancia como lo es la crisis social en nuestros países, noticias lamentables sobre la economía y realidades que pues, no son del todo positivas. Y la realidad es que son más los comentarios y reacciones a mis posteos neutrales y negativos que los positivos.

También podemos observar la tendencia a la atracción por lo negativo en las páginas de los medios periodísticos y de comunicaciones. Aquellas noticias que hablan de asesinatos, masacres, violaciones, robos, peleas, conflictos y corrupción entre otros asuntos negativos generan más vistas y reacciones que las noticias de avances en la medicina, ciencia y simplemente buenas acciones como lo es por ejemplo- donaciones a hospitales de niños enfermos, actos de caridad a la tercera edad o gestos nobles de personas famosas y no famosas.

En noticias de farándula por lo menos en lo que respecta a personas como Ricky Martin, por ejemplo, no importa si la noticia es positiva, se generan muchos comentarios homofóbicos. En general personas que no son del agrado del público por diferentes razones no se salvan de críticas como “hipócrita” o “buscón(buscona)” aún si se trata de noticias positivas sobre ellos. Y no solo eso… el morbo del humano se puede detectar cuando videos y fotos de situaciones indeseables son vistos por millones de personas, y salvo por videos de animalitos y bebés jugando, cuando otro video tierno o positivo genera pocas vistas.

Hace poco el Nuevo Día publicó un artículo sobre cómo ayudar a los niños a apreciar la lectura. Puerto Rico es un país con alto porcentaje de personas que no leen, que prefieren oir opiniones bien prejuiciadas sobre temas complejos y creerlas antes de rebuscar y educarse para justificar o descartar sus conclusiones sobre dichos temas. Por tanto, es crucial que las futuras generaciones hagan la diferencia en cuanto al aspecto de la lectura, pero dicho artículo, compartido en su página de Facebook, apenas generó poco menos de 100 likes y no más de cinco comentarios. Sin embargo, en noticias sobre Maripily, Jennifer López, y en fin en artículos de chismes, los likes sobrepasan los mil y los comentarios pueden llegar a un promedio de 200. Por supuesto, no todos los comentarios son para alabar la noticia, pero lo que se quiere medir es que las noticias positivas no generan el suficiente interés para por lo menos poner una reacción de like, love, wow o ha ha (nuevos íconos en Facebook), y eso hace que los medios decidan eventualmente abstenerse de compartir artículos positivos y solo concentarse en muertes, sangre, infidelidad, divorcios, crímenes y problemas- porque esto atrae a la gente.

¿Por qué la gente se siente atraída a lo negativo? ¿En realidad lo positivo aburre? ¿Ver un programa que muestre la hermosura de nuestro país o que muestre todos los encantos geológicos y la variedad gastronómica es más aburrido que ver a comediantes haciendo chistes de doble sentido? ¿Es mas divertido ir a una barra a beber hasta jenderse mejor que ir a una buena obra de teatro? No digo que de vez en cuando uno se entretenga o divierta y por supuesto que los adultos cuando quieren divertirse pues prefieren acompañar un buen momento con alguna bebida alcohólica, o de vez en cuando ir a un stand-up donde no se permiten menores, o escuchar música cuya lírica objetifique y sexualize a la mujer- independientemente que no sea de mi agrado- sea la forma para algunos, pero cuando se trata de lo único que se hace fuera de los horarios de trabajo y descanso, la sociedad entonces no le queda de otra más que decaer, como ha estado pasando en Puerto Rico y otros países.

Puerto Rico en particular ha caído en un punto donde el pueblo no toma en serio los problemas sociales que nos consumen. Todo se toma a vacilón, y se pierde la seriedad de los asuntos que amenazan el futuro de las generaciones jóvenes. Y cuando vemos que pasa algo malo a veces se piensa que la solución es irse a Estados Unidos (lugar en el que la salud mental social está peor que en la isla). Todo se ha estado limitando a verse en términos de dólares y centavos, las familias se dispersan, el individualismo aumenta y lo negativo nos consume. Llegamos al punto donde, cuando se expone una noticia positiva sobre la isla, la actitud de muchos es minimizar eso, criticar, buscarle lo negativo, mientras que pasa lo contrario cuando pasa algo negativo en Estados Unidos- se buscar justificar, se pretende ignorar y se mantiene una mentalidad indigna que dice mucho de nosotros como pueblo. Cuando se comparten artículos de victorias de jóvenes en competencias intelectuales o académicas, deportivas, científicas, etc. los comentarios no pasan de 50 en promedio mientras que una masacre o chisme sin relevancia como quién es el nuevo novio de Ricky Martin genera cientos.

Aún en el sector religioso este afán por lo negativo se puede notar en la obsesión de muchos con el infierno, el juicio eterno, el diablo, el castigo para la isla, en lugar de fomentar lo positivo de los mensajes cristianos (independientemente estemos o no de acuerdo con las religiones).

Cuando yo era más joven solía criticar mucho, y muchos me decían “te quejas mucho”, “eres muy negativo”, “tienes que ser más positivo”. Cuando trato de serlo, noto que la gente me trata como si fuera una persona aburrida. ¿Qué es lo que realmente quiere el ser humano? ¿Por qué no decide si quiere enfocarse en lo positivo o lo negativo?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s