La pedofilia y la doble moral: cuando la victimaria es una mujer y la víctima un menor varón

La pedofilia es una enfermedad mental grave, como sabemos, en la que adultos sienten atracción sexual por menores de edad, el término refiriéndose más específicamente a niños prepubescentes pero que en términos legales y sociales aplica a los menores de edad hasta los 15 o 17 años dependiendo de la jurisdicción. Hay países, sin embargo, como en algunos donde se practica la religión musulmana, donde es común e incluso legal- y como es de esperar, la religión está envuelto en ello.

Vemos casi todas las semanas en las noticias de casos de pederastía, que NO se limitan a sacerdotes o líderes religiosos. Contrario a lo que se lee u oye, la pedofilia NO es en sí el acto criminal de violar o molestar sexualmente a niños o menores; el término para ésto es la pederastía. No todos los pedófilos atacan niños, simplemente sufren de la parafilia de sentirse sexualmente atraídos a éstos y cuando se descubre que lo son, se exhorta a las personas que tienen niños a mantenerse alejados de quienes sufren de esta enfermedad, ya que puede provocar que cometan el crimen de la pederastía.

Comúnmente vemos que la mayoría de los pedófilos son hombres, pero hay casos de mujeres que sufren de la enfermedad. Cuando sale la noticia de un hombre que comete actos lascivos contra un o una menor, los comentarios y reacciones de la gente normal es que es una persona enferma y/o que merecen ser ajusticiados, muchas veces hasta con la muerte. Ciertamente los crímenes contra los inocentes no deben ser tolerados y quien comete actos lascivos contra niños, animales o personas en general que NO CONSIENTEN un acto sexual deben ser procesados como corresponde. Dentro de lo que se ha estudiado, lamentablemente la enfermedad de la pedofilia no tiene cura y se ha encontrado que los cerebros de los pedófilos tienen deformaciones parecidos a lo que tienen los psicópatas.

Pero la razón de este artículo es denunciar algo que es aterrorizante: la doble moral con la que se mide esta enfermedad cuando el caso del atacante es el de una mujer adulta y la víctima un niño varón. ¿Cuál es el razonamiento detrás de que hayan personas que defiendan a una pedófila e insulten a un menor pero cuando sucede al revés no cesan los insultos y los deseos hacia el pedófilo a morir? Principalmente, la desinformación, la ignorancia, el machismo y la enfermedad mental sexual que padecen muchos hombres, pues ver a hombres crecidos- mayores de 25 años- diciéndole “maricón” al menor por “chotear” a la pedófila porque “el sueño de todo muchacho a esa edad es tirarse la maestra” es perturbador.

Y obviamente voy a usar el caso de ejemplo de la maestra arrestada en San Lorenzo por alegadamente llevar a un estudiante de escuela intermedia a un motel para sostener relaciones con él. Aparentemente según lo que se desprende de la noticia, la maestra sufre de pedofilia a niveles extremos ya que le dejaba notas al menor donde básicamente se sentía atraída a él. Los comentarios de los usuarios de las redes sociales ante esta noticia se resumen en

Insultar al menor- decirle pato, maricón, mariposón, etc.

Lamentar que no haya sucedido con ellos cuando eran estudiantes de escuela

Minimizar la culpabilidad de la adulta

Insinuar que a los 14 años se tiene capacidad de consentimiento

Crear bochinches de que el muchacho lo hizo para lucirse ante sus compañeros

Cabe señalar que por la foto la maestra es físicamente atractiva. Muy probablemente si se hubiese tratado de una mujer no muy atractiva o mayor (ella tiene 26 años al momento de su arresto), y ni hablar si hubiera sido invertido (maestro y niña) otros serían los comentarios. Muy probablemente no… SEGURAMENTE.

El sexismo es tan fuerte en la sociedad que ni los menores se salvan. Si usted cuando era joven se enamoró de su maestra y quería “tener sexo” con ella, usted debió madurar al llegar a la mayoría de edad especialmente si ahora tiene su mujer y entender que no importa quien es victimario y víctima, la pederastía no tiene justificación por ningún lado. Cada vez que usted expresa “envidia” a un acto de pederastía de una mujer a un menor, demuestra que tiene muy pocos valores, y que necesita ayuda profesional urgente. Entienda: un menor de 14 años quizás no es inocentón que todavía juega a esconder y a carritos Hot Wheels, pero NO ESTÁ CAPACITADO PARA CONSENTIR UNA RELACIÓN SEXUAL. No tiene los conocimientos, la experiencia de vida y el desarrollo apropiado para ello- quizás antes del sexo en su inmadurez hable como hablan muchos adolescentes inmaduros, pero después otro puede ser el sentimiento. Si usted es enemigo de la pederastía hombre-menor hembra pero aprueba la pederastía mujer-menor varón, usted está enfermo.

Los menores son el futuro de la sociedad y no se puede tolerar- independientemente de su sexo- que se le arrebate la oportunidad de crecer adecuadamente. Hombre que me lee: es hora que asuma la actitud de un hombre maduro y adulto: la pederastía es un crimen serio y no tiene excepciones en cuanto a su gravedad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s